Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Canadá
Chrétien logra su tercer mandato gracias al inesperado giro del Quebec
Rosa Bergés

El primer ministro canadiense, el liberal Jean Chrétien, dio la sorpresa en las elecciones anticipadas del pasado 27 de noviembre. Chrétien consiguió su tercer mandato consecutivo con mayoría absoluta, no visto en el país desde hace más de medio siglo, y lo hizo con una mayoría acrecentada de 173 escaños en una Cámara de los Comunes de 301. El líder del Partido Liberal se la jugaba en estos comicios, convocados a falta de un año y medio para finalizar su legislatura, sin ningún motivo político aparente para el país.

Canadá, país federal

Golpe al nacionalismo

Jean Chrétien tomó la decisión de avanzar los comicios a finales de agosto, coincidiendo con el retorno de las vacaciones veraniegas, delante la creciente popularidad del líder conservador Stockwell Day, de la Alianza Canadiense. El Partido Liberal había ganado puntos y el primer ministro tuvo que convencer a los miembros de su propia formación para llevar al partido a una consulta prematura.

Lo que todo el mundo preveía era ir a las urnas la próxima primavera, cuando se cumplirían los cuatro años del mandato desde la victoria en 1997. Pero Chrétien, de 66 años, prefirió no darle tiempo a Day a prepararse una campaña efectiva y, como indican los resultados de las elecciones, la jugada le salió bien. Los liberales, que consiguieron 155 escaños en las elecciones de 1997 (incrementadas a 161 por elecciones par-ciales y deserciones de otros parlamentarios), obtuvieron 173 actas en una Càmara de 301 diputados.

Cuando el 20 de enero Bill Clinton traspase sus poderes como presidente de Estados Unidos a George W. Bush, Chrétien, que llegó al poder en 1993, pasará a ser el decano de los líderes de los países industrializados, aupado en un tercer mandato consecutivo que no logró ni su gran mentor, el recientemente fallecido Pierre Elliot Trudeau.

A principios de año, la Alianza Canadiense surgió de las cenizas del entonces Partido Reformista con la intención de unificar el voto de derechas del país, dividido entre ellos y el Partido Conservador, que había gobernado hasta la llegada de Chrétien al poder, y lanzarse así al poder para el año 2002.

El Partido Reformista cambió de nombre y eligió a un nuevo líder, Stockwell Day, más joven y más dinámico, para intentar salir de las provincias occidentales canadienses, feudo tradicional del partido. El telegénico Day, de 50 años, antiguo predicador evangélico y defensor del creacionismo, ofreció al país un programa conservador basado en el recorte fiscal y la reducción de la intervención del Gobierno.

La Alianza Canadiense, fracasó en su intento de convertirse en la alternativa, pero sus resultados en estas elecciones sólo reafirman la división entre el centro y el oeste conservador y la socialdemocracia de las provincias atlánticas.

La Alianza ha pasado de 58 a 66 diputados, un ascenso que no enmascara la derrota. Day escogió la provincia de Alberta para empezar su campaña, con la promesa de convertir a su partido en una fuerza política alternativa y, sobre todo, con la pretensión de entrar con vigor en Ontario, el corazón político y económico del país. De los 103 escaños de Ontario, Chrétien obtuvo 100, y la Alianza, dos.

Los otros tres partidos que competían obtuvieron también resultados decepcionantes. El Bloque Quebequés perdió siete escaños y se quedó con 37; el Nuevo Partido Demócrata, de tendencia izquierdista, bajó a 13, y los Conservadores Progresistas lograron 12, justo en el límite para estar en los Comunes.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull