Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Argentina
De la Rúa dilapida el capital de confianza puesto en sus manos por los argentinos
Mireia Coma

Argentina cierra el año sin haber superado la recesión económica que arrastra desde hace dos años. Pese a los esfuerzos del Gobierno de Fernando De la Rúa, en tan sólo un año no ha sido posible solucionar los graves problemas económicos que el ex presidente Carlos Menem dejó como herencia de sus diez años de mandato. Menem (1989-1999), que quería pasar a la historia como el presidente que trajo a Argentina la estabilidad económica desde su peculiar aplicación de las teorías neoliberales, dejó en manos de De la Rúa un país con un déficit fiscal de más de 15.000 millones de dólares, un producto interior bruto (PIB) que tan sólo había crecido un 0'85% –en comparación, Brasil creció un 4%, Chile un 5,6% y México un 6%; de hecho Argentina es el segundo país que menos crece de América Latina después de Ecuador– y que tenía que pagar 12.000 millones de dólares por intereses de la deuda pública –1.600 millones más de los que se pagaban el año pasado–. Por otra parte, el paro siguió creciendo hasta el 15,4%, hecho que incrementó la incidencia de la economía sumergida y el trabajo precario en negro.

Precisamente para combatir el paro, se formó en las pasadas elecciones presidenciales del 24 de octubre de 1999 la Alianza, una coalición –formada por miembros del Partido Radical, de la Unión Cívica Radical (UCR) y el partido de centro-izquierda del Frente del País Solidario (Frepaso)– que, con el objetivo de acabar con los diez años del mandato de Menem, creó un proyecto de reforma laboral que tenía como principal propósito crear puestos de trabajo.

La reforma laboral que impulsaba el Gobierno proponía, entre otros puntos, la extensión de uno a seis meses del periodo de prueba en las empresas, la renovación cada dos años de los convenios colectivos de trabajo para poner fin a la cláusula conocida como "ultractividad" (renovación automática de los convenios) y que descentralizaba la negociación de los convenios colectivos, de manera que pasaban de negociarse por la rama de actividad a hacerlo por empresa.

Este último punto significaba un recorte del poder de los sindicatos, muy importantes en Argentina, puesto que perdían representatividad ante los trabajadores al delegar las negociaciones a las comisiones internas de las empresas. Este era el motivo principal por el cual los sindicatos se oponían a la reforma laboral, que tampoco tenía el apoyo del Partido Justicialista –peronista–, puesto que sostenían que la defensa de los trabajadores era un emblema peronista que no estaban dispuestos a perder y creían que la reforma que impulsaba el Gobierno aumentaba la precariedad laboral. De hecho, aparte de crear puestos de trabajo, la reforma laboral tenía como trasfondo eliminar paulatinamente el poder de los sindicatos, puesto que estos tienen una gran fuerza en Argentina y además, al ser ideológicamente muy afines a las doctrinas peronistas, ponían muchos obstáculos a los proyectos del Gobierno.



Acuerdo por la reforma laboral

Para llegar a un consenso y ratificar su proyecto de ley, la Alianza tuvo que negociar en reiteradas ocasiones tanto con los justicialistas como con los sindicatos, e incluir algunas modificaciones en el proyecto inicial. Finalmente, el 26 de abril, la reforma laboral fue aprobada. Sin embargo, quedaban cuatro meses de tensas disputas además de la escisión, el 23 de febrero, de la Central Sindicalista GCT en dos ramas: la GCT moderada, bajo el liderazgo de Rodolfo Daer, la cual, tras las modificaciones, aprobó la reforma que impulsaba el Gobierno, y la GCT disidente con Hugo Moyano al frente, y que se oponía ...

Cronología año   2000

16 enero. El Gobierno envía al Congreso el proyecto de reforma laboral, que rechaza la agrupación sindicalista peronista GCT y los legisladores del Partido Justicialista (PJ).

11 febrero. El Gobierno consigue que el PJ y la central sindicalista CGT dejen pasar el proyecto oficial de la reforma laboral a la Comisión de Legislación Laboral, pero la CGT convoca una huelga parcial para el 24 de febrero, cuando la reforma sea debatida en la Cámara de Diputados.

24 marzo. Pese al rechazo de la mayoría de la oposición, la Alianza aprueba el proyecto de ley de emergencia económica del Estado. Un día después, el Gobierno consigue cumplir los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional sobre el déficit fiscal para el primer trimestre del año.

26 abril. La Cámara de Diputados aprueba la reforma laboral.

10 mayo. El candidato de la Alianza, Aníbal Ibarra, es proclamado ganador de las elecciones municipales y, por lo tanto, será el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, puesto que su principal adversario, el justicialista Domingo Cavallo, ha renunciado a presentarse a una segunda vuelta.

8 agosto. Crece en el Senado la polémica que acusa algunos senadores de recibir compensaciones económicas para hacer posible que se aprobara la ley de reforma laboral.

25 agosto. Empieza la investigación por la denuncia de sobornos en la Cámara Alta. El vicepresidente del Gobierno, Carlos "Chacho" Álvarez, junto con 20 senadores más, será el primero en declarar.

28 agosto. Se celebra en México una audiencia contra el ex capitán Ricardo Miguel Cavallo, considerado el máximo represor de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), detenido el jueves 24 de agosto cuando quería escapar de México. Cavallo podría ser extraditado a España, puesto que es uno de los 200 militares argentinos imputados por el juez Baltasar Garzón acusados de participar en el genocidio durante la dictadura.

2 septiembre. La Alianza y el PJ votan a favor del desafuero de ocho senadores sospechosos de haber participado en los sobornos para aprobar la reforma laboral.

5 septiembre. El líder del Partido Radical, Raúl Galván, renuncia a su cargo como consecuencia de la crisis del Senado. Galván abandona su cargo presionado por el Gobierno para que ayude a superar la crisis política.

13 septiembre. El senador Mario Losada es elegido presidente de la Unión Cívica Radical (UCR). Losada sustituye a Raúl Galván, que había renunciado a su cargo días antes.

6 octubre. El vicepresidente del Gobierno, Carlos "Chacho" Álvarez presenta su dimisión porque no está de acuerdo con la manera como el Gobierno está resolviendo el presunto soborno en el Senado para aprobar la ley de reforma laboral. Además, "Chacho" exige la dimisión del jefe del SIDE (Servicio de Inteligencia argentino), Fernando Santibáñez, porque todo hace penar que es uno de los máximos responsables de la crisis del Senado.

21 octubre. El jefe del Servicio de Inteligencia argentino (SIDE), Fernando Santibáñez, dimite de su cargo.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull