Anuario 1998

Alemania
Argelia
Argentina
Birmania
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Dinamarca
Ecuador
España
Francia
Gran Bretaña
India
Irlanda
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Mauritania
Nigeria
Paraguay
Perú
Portugal
Sáhara Occidental
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Venezuela
Bolivia
La pobreza del país se refleja en las protestas de cocaleros, obreros y campesinos
Mar Ferrando

El primer año de gobierno del presidente Hugo Bánzer (Acción Democrática Nacionalista, de derechas), en el poder desde agosto de 1997, ha estado marcado por las protestas y manifestaciones del movimiento obrero, campesino y del profesorado que reivindicaban una mejora en las condiciones salariales y laborales y, sobre todo, el incremento del salario mínimo. Bánzer, sin embargo, no accedió a iniciar el diálogo hasta agosto. El plan de erradicación del cultivo de coca y la lucha contra el narcotráfico, impulsada por Estados Unidos, también han provocado enfrentamientos continuos, durante todo 1998, entre los cocaleros y la policía y el Ejército.

Bánzer: de dictador a demócrata

Estas movilizaciones sociales son una muestra de la situación económica que vive la población en Bolivia, un país que ha sufrido un proceso de emigración masiva hacia las ciudades. Este movimiento de población no ha hecho más que aumentar las bolsas de pobreza en las zonas urbanas, donde sobreviven merced a la economía sumergida.

Aun cuando Bolivia es un país rico en recursos naturales (estaño, cobre, gas, petróleo y cultivos agrarios) la corrupción de los gobiernos anteriores, la privatización a favor de compañías extranjeras de las empresas y el cierre de las minas a inicios de los 90 han provocado que los beneficios de estos productos no se queden en el país. Cuando menos, gran parte del dinero que ha conseguido el Gobierno a través de las privatizaciones no se ha invertido en el desarrollo del país y este es, precisamente, el motivo de la protesta de los campesinos y de la COB (Central Obrera Boliviana). Aun así, este año, ha proseguido la construcción del gasoducto, que llega hasta Brasil, y que se prevé que será un gran beneficio para el país.

Los cocaleros del Chapare

En Bolivia todavía quedan cerca de 40.000 hectáreas de cultivo de la hoja de coca, en la zona del Chapare, que el Gobierno de Hugo Bánzer quiere erradicar antes de 2002. Pero el presidente topa con la oposición de los cocaleros. En abril, la Federación de Sindicatos de Productores de hoja de coca, de la zona del Chapare, se enfrentó con la policía y el Ejército cuando querían cortar la carretera que une Cochabamba con Santa Cruz y además solicitaron la liberación de líder, Alejo Véliz. Meses más tarde, en agosto, un millar de cocaleros efectuaron la denominada Marcha para la vida, soberanía, territorio y coca que concluyó en La Paz, el 3 de septiembre. En la zona del Chapare, donde viven 60.000 familias del cultivo, el 95% de toda la coca cultivada está destinada a la producción de cocaína y los ingresos de los cultivadores de coca son dos veces superiores a los procedentes de las demás cosechas. En la zona de los Yungas, el cultivo de hoja de coca es legal y se utiliza como medicina, pero también en muchos rituales tradicionales de los pueblos indígenas: aymaras (que habitan la región del lago Titicaca) y quechuas (extendidos por toda América andina y descendientes de los indígenas del imperio incaico).

(Texto traducido del catalán y revisado por Juan Salvador Martínez)

Cronología año   1998

1 de abril. Desde el 1 de abril hay huelga general en Bolivia. La Central Obrera Boliviana, la COB, maestros rurales y campesinos se manifiestan contra el Gobierno.

9 de abril. La Federación de Sindicatos de Productores de hoja de coca, de la zona del Chapare, se enfrenta con la policía y el Ejército cuando querían cortar la carretera que une Cochabamba con Santa Cruz. El movimiento de campesinos y obreros también pide que liberen a su líder, Alejo Véliz.

3 de agosto. El presidente Hugo Bánzer expulsa de la coalición de gobierno al partido popular Condepa, que preside Remedios Loza. Sin este apoyo parlamentario, el Gobierno de Bánzer se queda con minoría.

2 de septiembre. Mil cocaleros llegan a la capital, La Paz, después de tres semanas de marcha (bajo el lema Marcha para la vida, soberanía, territorio y coca) desde varias ciudades para exigir que el Gobierno revise sus planes de erradicación de todas las plantaciones ilegales de coca para el año 2002.


Periodismo Internacional © 2018 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull