Anuario 1998

Alemania
Argelia
Argentina
Birmania
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Dinamarca
Ecuador
España
Francia
Gran Bretaña
India
Irlanda
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Mauritania
Nigeria
Paraguay
Perú
Portugal
Sáhara Occidental
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Venezuela
Brasil
El electorado brasileño y la comunidad internacional renuevan su confianza en Cardoso para que saque al país de la crisis
Mar Ferrando

Brasil es un país con un gran potencial económico y graves problemas sociales. Por un lado, se considera la primera potencia sudamericana (y la octava mundial), y por otro, tiene una gran parte de la población (32 millones) sumida en la más absoluta pobreza. La distancia entre la escasa población que disfruta de una situación de bienestar y la que se encuentra sumergida en la miseria es cada vez más patente y, sin embargo, todos los países del hemisferio sudamericano están constantemente pendientes de lo que ocurre en este enorme país amazónico.

Los niños de la calle

Los sin tierra

Este año, la atención hacia el país ha sido constante. La crisis asiática y, sobre todo, la crisis financiera rusa que se desencadenó durante el mes de agosto han hecho temblar los sistemas económicos de muchos países, entre los que está Brasil. El Gobierno de Cardoso ha tenido que tomar medidas para evitar devaluar el real, aunque siempre bajo la atenta mirada y orientación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial.

A medianos de este año, Brasil empezó a padecer una gran fuga de capital que fue en incremento durante el mes de septiembre, en el que llegó a 1.700 millones de dólares. Esta fuga ha ido acompañada por la continua caída de la bolsa.

Durante todo el año, los mercados financieros, el Gobierno brasileño y las empresas internacionales que han invertido en este país han esperado, impacientemente, la resolución de las elecciones presidenciales de octubre. Se esperaba conocer el resultado de los comicios para empezar a aplicar medidas y negociar con el Banco Internacional y con el FMI los créditos de ayuda, que pueden ascender, aproximadamente, a cinco billones de pesetas. Con la reelección de Cardoso, la primera ayuda del FMI no se hizo esperar y el 15 de diciembre se hizo efectivo el primer paquete de ayuda.



Las elecciones presidenciales

Las encuestas previas a las elecciones presidenciales no pronosticaban grandes cambios. De una parte se presentaba como candidato por el PSDB (Partido de la Socialdemocracia Brasileña) el hasta ahora presidente y candidato favorito de la población (según las encuestas), Fernando Henrique Cardoso. La situación económica del país le dibujaba como la persona más indicada para superar la crisis y es, en principio, la persona que más confianza ofrecía a los votantes. La comunidad internacional también tenía depositadas sus esperanzas en el actual presidente, que ya supo afrontar una crisis en 1994.

Por otra lado, como representante de los partidos de izquierda —el Partido de los Trabajadores (PT) y Partido Democrático Laborista (PDL)— se presentó Luiz Ignacio (Lula) da Silva. Finalmente, Fernando Henrique Cardoso (PSDB), salió escogido con un 53% de los votos escrutados, confirmando así las esperanzas de la mayoría del pueblo brasileño y de la comunidad internacional.



El intento de salvar el real

Cardoso presentó un plan de ajuste económico para salir de la crisis y conseguir la ayuda de 7,6 billones de pesetas del FMI. De hecho, Cardoso definió la austeridad ...

Cronología año   1998

9 de mayo. El ministro de Justicia, Renau Colheiros, anuncia una orden de arresto para 15 líderes del Movimiento Sin Tierra (MST) acusados de iniciar los saqueos de supermercados y almacenes del norte del país. La Iglesia católica, miembros del Partido del Trabajadores (PT) y el MST se movilizan para luchar contra la orden judicial.

13 de mayo. Los líderes de los principales partidos de izquierda de Brasil confirman su alianza nacional para presentarse, en las elecciones de octubre, junto a la candidatura del dirigente del Partido Trabajador, Luiz Ignacio (Lula) da Silva, que será candidato a la presidencia. El presidente del Partido Democrático Laborista (PDT), Leon Brizola, sería el vicepresidente.

17 de agosto. La crisis financiera rusa llega a los países latinoamericanos.

29 de agosto. El Gobierno del país elimina impuestos para evitar la fuga de capitales. Las bolsas de la zona frenan su caída.

4 de octubre. Sale reelegido Fernando Henrique Cardoso, del PSDB, con un 53% de los votos en las elecciones generales de Brasil. El gran derrotado es el candidato del Partido de los Trabajadores de izquierdas, Luiz Inacio da Silva. El presidente electo se enfrenta a la crisis económica que atraviesa el país.

20 de octubre. Plan de ajuste económico para conseguir ayudas internacionales del FMI. Se quiere reducir el déficit con un crecimiento cero el próximo año tras la adopción de varias medidas: a través de una reducción de gastos del Gobierno federal y de los diferentes Estados del país; una reforma sanitaria; un nuevo impuesto sobre las grandes fortunas; aumento del 0'3% de la cuota por cada operación financiera y creación de impuestos de consumo del combustible.

25 d’octubre. Elección de los gobernadores: PSDB, gana en 14 estados; El PT en tres; el SB en uno y el PPB en uno.

23-26 de noviembre. V Encuentro del Movimento Nacional de Meninos y Meninas de la Rúa en Brasilia para reivindicar ante el Gobierno que se respeten los derechos de los niños.

15 de diciembre. El FMI entrega la primera cantidad del paquete total de ayuda internacional


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull