Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Paraguay
Paraguay cierra otro año de crisis política marcado por un nuevo golpe de Estado
Mireia Coma

Paraguay se ha visto otro año inmerso en una grave crisis política que ha puesto en entredicho la eficacia del Gobierno del Partido Colorado (PC), liderado por Luis Ángel González Macchi. Los problemas para el Gobierno de Macchi ya empezaron a principios de año, cuando al pasado 6 de febrero, en una convención extraordinaria, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) decidió abandonar el gobierno de unidad nacional –integrado por el PC, PLRA y el Partido Encuentrista (PEN)– que se constituyó en el mes de marzo de 1999, tras el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña y de la dimisión del entonces presidente del Gobierno, Raúl Cubas.

Lino Oviedo: el fantasma de Paraguay

Entre las razones que obligaron a los liberales a volver a las filas de la oposición, situación que ocupan desde hace más de medio siglo, figuran la pérdida de credibilidad del Gobierno de González Macchi porque, según los liberales, no supo marcar un objetivo claro para solucionar los problemas económicos y sociales que afectaban al país, no demostraba una voluntad de acabar con la corrupción, y, sobre todo, porque el PC no cumplió la promesa de dar a los liberales la vicepresidencia del Gobierno una vez se hubiera constituido el gobierno de unidad. Ante esta situación los liberales vieron cómo la euforia que había provocado “la esperanza de marzo del 99” se había esfumado y la única solución que creyeron viable para acabar con un gobierno que en reiteradas ocasiones había demostrado ser sectario -sólo beneficiaba al sector que controla el PC, el sector argañista– corrupto y fuertemente influenciado por el ex dictador Stroessner –no fue casualidad que el 21 de febrero rompiera el silencio y anunciara que quería abandonar México, donde hace 11 años que se encuentra exiliado, para volver a Paraguay–, era trabajar para el país desde la oposición.

Con la salida de los liberales, al Gobierno de Macchi se le presentaba una situación difícil, porque aparte de perder la mayoría en la Cámara de Diputados –con lo cual los liberales podían poner obstáculos a muchos de sus proyectos de ley– las encuestas no le eran nada favorables, puesto que la mayoría de la población desaprobaba su gestión al frente del Gobierno. De esta manera, Macchi veía cómo se incrementaba la inestabilidad que rodeaba a su Gobierno, inestabilidad que ya se hizo presente el mismo día que cogió las riendas del país. Muchos ciudadanos no vieron con buenos ojos su manera de acceder al Gobierno en marzo de 1999, desde su cargo de titular del Congreso y por una simple resolución de la Corte Suprema tras la renuncia del entonces presidente oviedista Raúl Cubas –de hecho, lo que desaprobaba buena parte de la población era que Macchi no hubiera asumido la presidencia sólo de manera provisional y que no hubiera fijado una fecha para que los paraguayos, democráticamente a través de unas elecciones, pudieran escoger al presidente de su país–. Además, Macchi experimentaba un fuerte rechazo social que en los últimos meses se había exteriorizado a diario por las calles de Asunción, con las marchas de los trabajadores públicos, obreros y campesinos opuestos a las privatizaciones que impulsaba y a la ...

Cronología año   2000

31 de enero. El gabinete económico aprueba un proyecto de ley de emergencia que concede al Ejecutivo facultades excepcionales para reformar o privatizar las empresas públicas por decreto. El documento autoriza al presidente a intervenir en las empresas estatales, anular contratas de trabajo y capitalizar o vender las empresas en un tiempo récord.

6 de febrero. El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) decide, en una convención extraordinaria, abandonar el Gobierno de unidad nacional –integrado por el Partido Colorado, el PLRA y el Partido Encuentrista– constituido el mes de marzo del año 1999, tras el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña. Con esta decisión, todos aquellos miembros liberales que ocupan cargos de confianza nombrados por el presidente de la República tendrán que abandonarlos.

9 de abril. El Partido Colorado celebra elecciones internas para escoger al candidato a vicepresidente para las elecciones del mes de agosto. Félix Argaña gana las elecciones por 209.565 votos, seguido por Enrique Riera con 62.433 votos y Diógenes Martínez con 27.340 votos. La participación fue del 37%.

1 de mayo. Julio César Franco “Yoyito” gana las elecciones internas del PRLA para escoger candidato a la vicepresidencia. Con una baja participación, sólo el 20% del electorado, estas elecciones sirven para consolidar el liderazgo de “Yoyito” dentro del liberalismo paraguayo.

18 de mayo. Se produce un intento frustrado de golpe de Estado contra el presidente de la República. Un grupo de militares, policías y civiles leales al ex comandante del Ejército Lino Oviedo ocuparon durante algunas horas el Primer Cuerpo del Ejército, la Comandancia de la Policía Nacional y la sede de las Fuerzas de Operaciones de la Policía Especializada. El intento fue dominado por el Ejército y fueron detenidas 20 personas.

30 de mayo. El presidente González Macchi pone fin al estado de excepción. Durante estos días el Ejecutivo ha ordenado la detención de personas que posiblemente participaron en el intento de golpe de Estado. En este sentido, oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas han sido detenidos y se encuentran recluidos en diferentes dependencias militares y policiales oficiales. También han sido privados de su libertad numerosos civiles, incluidos parlamentarios y periodistas. Desde la vigencia del estado de excepción han sido denunciadas desapariciones y abusos.

8 de junio. El abogado Osvaldo Peña Álvarez, defensor de Luis Rojas, acusado del asesinato de Argaña, denuncia en la Corte Suprema argentina al cónsul de Buenos Aires, Rolando Goiburú, al ministro de Defensa, Nelson Argaña, al juez Jorge Bogarín y al abogado de la familia Argaña, Oscar Latorre, por asociación criminal. Peña Alvarez ha acompañado su denuncia con una cinta en la cual hay grabada una conversación donde Goirubú ofrece a Rojas una gran cantidad de dinero para que acepte la extradición y se declare culpable de los hechos.

11 de junio. El ex general Lino César Oviedo es detenido en la ciudad brasileña de Foz de Yguazú. Paraguay inicia los trámites para pedir la extradición de Oviedo.

2 de agosto. Los seguidores del ex general Lino Oviedo deciden votar a Julio César Franco, de la Lista 12, en las elecciones vicepresidenciales que se celebrarán el próximo 13 de agosto.

13 de agosto. “Yoyito” Franco gana las elecciones para vicepresidente de la República. El candidato del PLRA obtiene un 47,77 por ciento de los votos, seguido por el colorado Félix Argaña con un 46 por ciento del total de los votos.

17 de septiembre. Los presuntos asesinos del vicepresidente Luis María Argaña, Luis Alberto Rojas y Fidencio Vega Barrios, se escapan de la Central de Policía Federal bonarense.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull