Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Uruguay
Uruguay encuentra una solución al problema de los desaparecidos durante la dictadura
Mireia Coma

Uruguay cierra el año con la satisfacción de haber encontrado, por primera vez en su historia, una solución al tema de los desaparecidos durante la dictadura militar (1973-1985), periodo conocido como El proceso. Tal y como ya enunció en su discurso de investidura, el presidente “colorado” Jorge Batlle trabajó incansablemente por conseguir acuerdos que aseguraran la armonía de los uruguayos y sellasen para siempre la paz entre ellos. El primer paso que hizo Batlle respecto a este tema fue formar una Comisión por la Paz, encargada de recoger todas las denuncias sobre desaparecidos e investigar uno por uno los casos presentados.

A la hora de crear esta comisión, Batlle trabajó conjuntamente con la coalición de izquierdas Frente Amplio-Encuentro Progresista (FA-EP), liderada por Tabaré Vázquez. Este hecho reflejaba la voluntad de Batlle de establecer nuevas relaciones con la oposición, que durante quince años había sido arrinconada por el Gobierno –pese a que Batlle no concedió al FA-EP participación en el Gobierno, por primera vez desde la recuperación de la democracia en 1985, oposición y Gobierno establecieron unas reglas de juego que se presentaron como las más abiertas en los últimos 15 años.

La Comisión, que empezó a hacer las gestiones pertinentes a principios del mes de septiembre, estuvo constituida por seis personas: Nicolás Cotugno, arzobispo de Montevideo; Carlos Ramela, asesor presidencial de Jorge Batlle; Gonzalo Fernández, emisario de Tabaré Vázquez; Claudio William, ex vicepresidente del Consejo Directivo Central (CODICEN); Luis Pérez Aguirre, persona de confianza de la agrupación Familiares Desaparecidos; y José D’Elía, presidente honorario de la agrupación sindical Convención Nacional y Plenario Intersindical de Trabajadores (PIT-CNT). De esta manera, Batlle no quería buscar a los culpables de las desapariciones, sino cumplir el artículo cuatro de la ley “de Caducidad”, la cual habilita la investigación administrativa de las desapariciones.

De todos modos, aquí no se acababa la voluntad de esclarecimiento de Batlle sobre este tema, porque una vez se hubieran investigado los casos presentados en la comisión, aproximadamente a finales de año, este tenía previsto anunciar otras soluciones, como por ejemplo la posibilidad de llegar a un acuerdo con la FA-EP para crear una ley que declarara muertos a los desaparecidos, compensar a los familiares afectados y, como jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA), asumir la responsabilidad de todos los desaparecidos. Este último punto fue el más polémico, puesto que las Fuerzas Armadas se negaban a pedir perdón por todas las atrocidades cometidas durante la dictadura militar porque creían que a quien atañía hacerlo era al presidente del Gobierno, puesto que, según las FF.AA., actuaron de acuerdo a una decisión política. Estas declaraciones, pronunciadas por los comandantes en jefe del Ejército y de la Armada Nacional, Luis Geymonat y Francisco Pazoz, respectivamente, y apoyadas por el propio ministro de Defensa, el batllista Luis Brezo, crearon un clima de inestabilidad –al cual se le tiene que sumar las pegas y reticencias ...

Cronología año   2000

17 de enero. El presidente Jorge Batlle no concede al partido de izquierda Encuentro Progresista, liderado por Tabaré Vázquez, participación en el Gobierno, pero por primera vez desde la recuperación institucional de 1985, oposición y Gobierno establecen reglas de juego que se presentan como las más abiertas de los últimos 15 años. Batlle y Vázquez nombrarán a dos representantes, que mantendrán vínculos permanentes, a través de los cuales el Gobierno informará a la izquierda sobre las iniciativas parlamentarias antes de que estas lleguen al Palacio Legislativo.

7 de febrero. El Partido Nacional acepta ocupar cinco ministerios, pero dos de sus sectores, el Movimiento Nacional de Rocha (MNR) y Nueva Fuerza Nacional (NFN), se oponen. De esta manera, el sector mayoritario dentro del Partido Nacional, el Herrerismo, ocupará cuatro carteras (Industria, Vivienda, Educación y Cultura y Deportes) y el diputado Álvaro Alonso, de Desafío Nacional, la de Trabajo, si el MNR y el NFN mantienen su actitud de no integrar ningún ministerio del Gobierno.

8 de febrero. El MNR, que en un principio se oponía a ocupar ningún ministerio del Gobierno, finalmente decide formar parte del acuerdo ministerial entre el Partido Colorado y el Partido Nacional. Por este motivo, Sergio Abreu asumirá la cartera de Industria.

27 de marzo. Empiezan las primeras negociaciones para resolver el tema de los desaparecidos. Batlle y el líder de la oposición, Tabaré Vázquez, se reúnen para plantear soluciones a este tema. En este sentido, el presidente de la República ha propuesto a la oposición tres vías: una ley que declare la muerte de las víctimas, el reconocimiento oficial de los hechos y la indemnización a las personas afectadas. Además, Batlle también quiere crear una comisión, con el nombre de Comisión por la paz, que se ocupe de trabajar sobre este tema.

5 de abril. Las Fuerzas Armadas apoyan que el presidente asuma la responsabilidad en aras del Estado por la desaparición de personas durante la dictadura militar (1973-1985). Pero a la vez afirman que, desde el año 1971, las Fuerzas Armadas actuaron en la lucha contra el Movimiento de Liberación Nacional (MLN) como consecuencia de una decisión política, y por lo tanto, es el Estado quien tiene que responsabilizarse de los hechos.

6 de abril. Jorge Batlle ordena arrestar al general Manuel Fernández por declarar que las Fuerzas Armadas tendrán que volver a enfrentarse contra la izquierda. Este hecho significa una señal de firmeza contra aquellos que pongan obstáculos a la voluntad del presidente de solucionar el tema de los desaparecidos.

14 de abril. Durante el acto de conmemoración del Día de los Caídos en Defensa de las Instituciones Democráticas, el comandante del Ejército, Luis Geymonat, afirma que los militares no tienen que pedir perdón por las acciones llevadas a cabo durante la dictadura militar.

15 de mayo. La recuperación del Partido Nacional, que ganó en 13 departamentos; el triunfo del Partido Colorado en el departamento de Canelones; y la abrumadora victoria del Encuentro Progresista en Montevideo, que le permitió mantenerse como la fuerza más votada del país, son los datos más relevantes de las primeras elecciones municipales separadas de las nacionales.

6 de junio. El presidente de la República confirma que la mujer sometida a exámenes de ADN es la nieta del escritor argentino Juan Gelman.

25 de julio. Batlle consigue crear la Comisión por la Paz. Esta comisión será la encargada de trabajar durante dos meses para intentar buscar el máximo de información sobre las personas desaparecidas y poder, de esta manera, localizar los lugares donde se encuentran.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull