Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Nicaragua
Los sandinistas vuelven al primer plano de la política nicaragüense
Luis Concepción

La amplia victoria del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en las elecciones municipales, celebradas el 5 de noviembre, ha puesto bajo la bandera rojinegra (el color del sandinismo) las principales alcaldías de la nación centroamericana (León, Matagalpa y San Carlos).

Pero lo que es más importante: el candidato del FSLN, Herty Lewites, se ha impuesto en la capital, Managua (ha obtenido un 56% de los votos), seguido muy de lejos por el hombre del Partido Liberal, Wilfrido Navarro, quien logró el 24 por ciento de las papeletas. La victoria en Managua es considerada por todos los partidos políticos de este país como el trampolín directo para ganar las elecciones presidenciales del próximo año.
Pacto impopular
Los sandinistas han vivido un año marcado por el impopular pacto que el Frente Sandinista firmó en agosto de 1999 con el partido que gobierna Nicaragua, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC). Producto de este pacto, el Gobierno de Arnaldo Alemán y la principal fuerza opositora, el FSLN, se repartieron puestos en diversas instituciones del Estado como el Consejo Supremo Electoral y la Corte Suprema de Justicia.
Daniel Ortega, líder del FSLN, se esfuerza para convencer a los grupos disidentes sandinistas para que se presenten a las elecciones como un único bloque, bajo los colores del Frente Sandinista. Según la prensa nicaragüense Ortega consigue cumplir este objetivo.
Sin embargo, todavía quedan en Nicaragua reducidos grupos de militantes que continúan rechazando el pacto libero-sandinista. El factor que más ha unificado a los detractores del pacto es la aprobación de unas reformas de la Constitución, planeada por el FSLN y el PLC, para borrar literalmente un párrafo del artículo número 173 que invalida automáticamente las posibilidades del candidato conservador Pedro Solórzano para presentarse a la alcaldía de Managua. La Constitución de 1995 establece que para poder ser electo alcalde se requiere haber residido en el país los dos últimos años antes de las elecciones. La moción aprobada con los votos de los diputados liberales y los sandinistas en la Asamblea Nacional substituye los dos años por cuatro.
Pedro Solórzano no cumple este requisito, condición que ahora bloquea su candidatura. Cuando estas reformas se llevaron a cabo todas las encuestas le señalaban como el favorito de cara a las municipales. Estas maniobras han hecho que muchos militantes sandinistas se hallan sentido estafados ideológicamente.
Los enfrentamientos con Honduras
Las relaciones entre Nicaragua y su vecino, Honduras, han ido de mal en peor desde que, en noviembre de 1999, Tegucigalpa ratificara con Colombia un tratado de límites en el mar Caribe (tratado Ramírez-López) que despoja a Nicaragua de 130.000 km cuadrados de mar territorial. El Gobierno de Arnaldo Alemán decidió entonces aplicar un impuesto del 35 por ciento a todos los productos de importación hondureños.
Colombia y Honduras sostienen que el acuerdo "Ramírez-López" otorga a sus países áreas que históricamente les corresponden y que Nicaragua aceptó en un tratado firmado en 1928. En el transcurso del año Nicaragua y Honduras solicitaron la intervención de la Organización de Estados Americanos (institución que aglutina a todos los países latinoamericanos) para evitar futuros conflictos bélicos entre estos países.
De momento, ya se ha conseguido la creación de una zona de exclusión militar en la frontera que separa a los dos países, aunque el gobierno de Alemán cree que la solución al conflicto llegará de otro modo.
Nicaragua ha acudido al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya (Holanda), y tendrá que esperar entre dos y cuatro años hasta que los magistrados den su veredicto. La pobreza y la mala gestión económica y social del Gobierno liberal liderado por Arnaldo Alemán van cerrando las puertas de la cooperación internacional.

Cronología año   2000

19 de enero. Diputados liberales y sandinistas aprueban una serie de reformas constitucionales que bloquean la candidatura del conservador, Pedro Solórzano, a la principal plaza de las elecciones municipales: Managua. El artículo 173 de la Constitución de Nicaragua de 1995 establece que para poder ser elegido alcalde el candidato tiene que haber residido en el país los dos años anteriores a la elección, salvo excepciones. Los diputados del PLC y el FSLN aprueban en la Asamblea Nacional la substitución de los dos años por cuatro obligatorios, condición que no cumplía Solórzano.

5 de marzo. En 1999 Honduras firma con Colombia el tratado Ramírez-López mediante el cual Tegucigalpa se queda con 130.000 km de agua territorial de Nicaragua. Las relaciones diplomáticas y comerciales entre los dos países empeoran, lo que obliga a los ejércitos a preparase ante una posible guerra. En menos de una semana, en el golfo de Fonseca, ha habido dos enfrentamientos armados entre patrulleros navales de ambas naciones

21 de julio. La Unión Europea suspende parte de la ayuda que destina a los países de la región centroamericana que fueron devastados en 1998 por el huracán Mitch. Estas medidas perjudicarán, sobre todo, a Nicaragua y Honduras, los dos países más afectados por el desastre natural. Los fondos (4 millones de dólares) se desvían hacia Kosovo.

5 de noviembre. Elecciones municipales. El Frente Sandinista rompe con todas las predicciones y gana en la mayoría de municipios del país y se consolida como la primera fuerza política de Nicaragua, situación óptima para afrontar las elecciones presidenciales del próximo año.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull