Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Panamá
Concluye casi un siglo de presencia militar norteamericana en Panamá
Asunción Rosselló

y Panamá representaron el 4 % del PIB; por tanto, los 10.000 panameños que dependían directa o indirectamente de esos ingresos manifiestan su nostalgia por los años de auge. Así pues, la salida de los norteamericanos del Canal afectará inevitablemente a la economía de una parte importante de los panameños que vivían directa o indirectamente de los soldados americanos.

En el plano económico hay que destacar que las bases estadounidenses le reportaban a Panamá unos 300 millones de dólares al año y suponían cerca de 5.000 empleos . En concreto, en 1999 las ganancias que aportó el canal a este año fiscal son de 568 millones de dólares (91.000 millones de pesetas) en el peaje cobrado a los barcos que lo transitan, a razón de 36 diarios. El Canal es cruzado por un 4 % del comercio mundial, del cual un 16 % es latinoamericano y el 15 % estadounidense. Como parte del Tratado de Neutralidad del Canal que firmó Panamá y que sigue vigente, hay una cláusula mediante la cual EE.UU se reserva el derecho de defender el libre acceso al canal e intervenir militarmente si considera que peligra el funcionamiento del Canal, algo que en estos momentos de júbilo todos descartan. Por su parte, un gran número de gobiernos latinoamericanos, desde los más críticos a los más férreos partidarios de Washington, ven el traspaso de la soberanía del Canal uno de los actos más positivos de Estados Unidos en los últimos decenios.

El segundo acontecimiento que ha marcado la vida de los panameños durante los últimos doce meses fueron las elecciones presidenciales que se celebraron el pasado dos de mayo. En contra de todo pronóstico, fue Mireya Moscoso (53 años), viuda del difunto caudillo conservador Arnulfo Arias, tres veces presidente y tres veces derrocado por Torrijos durante la década de los setenta, quien salió vencedora de estos últimos comicios. La nueva presidenta de Panamá tomó posesión de su cargo el pasado uno de septiembre con la asistencia de su Alteza Real el Príncipe Felipe de Asturias .

Moscoso sorprendió con su éxito electoral a propios y extraños. Según indican los analistas, esta mujer supo cristalizar el descontento de los panameños causado por las medidas neoliberales del Gobierno de Ernesto Pérez Balladares (1994 –1999) y los escándalos de corrupción que salpicaron su Administración. Cabe destacar que Moscoso ha heredado un país con un alto nivel de pobreza, que afecta al 40 % de una población de 2,7 millones de habitantes. Por lo que ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull