Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Kazajstán
Kazajstán inicia las relaciones con China, pero evita desmarcarse de Rusia
Jordi Mumbrú

Desde que Kazajstán consiguió independizarse de la URSS, en el año 1991, ha ido acercando sus posiciones con China. Durante 1999, su relación dio un gran paso adelante después de que el presidente chino, Jiang Zemin, y su homólogo kazako, Nursultan Nazarbaiev, retomaran el ambicioso proyecto de construir un oleoducto de 3.000 kilómetros para transportar petróleo entre ambos países. Esta espectacular construcción se pactó en el año 1997, pero un año más tarde quedó congelada.

Otro ejemplo de la mejora en las relaciones entre estos dos países -–que comparten una frontera de 1.700 kilómetros– se produjo en el mes de noviembre, cuando firmaron un acuerdo para coordinar esfuerzos y combatir el extremismo religioso, el terrorismo, el tráfico de armas y de drogas, la inmigración ilegal y otras problemas compartidos, como la existencia de impulsos secesionistas.

Este movimiento independentista, que tanto preocupa a China, está liderado por la etnia uigur, un grupo de lengua turca y religión islámica situado en la provincia china de Xinjiang. En Kazajstán también viven miles de uigures que apoyan desde el otro lado de la frontera la revuelta islámica contraria al dominio de Pekín.

La independencia de Xinjiang representaría un grave problema para China, puesto que esta región posee grandes reservas minerales y petroleras. China mantiene en la zona una importante presencia militar y periódicamente protagoniza masivas campañas de colonización con la etnia Han –que es mayoritaria en todo el país y lo domina política, cultural y económicamente– para homogeneizar la provincia respecto al resto de la nación.



La reelección de Nazarbaiev

Nursultan Nazarbaiev fue reeligido como presidente de Kazajstán en las elecciones celebradas el día 10 de enero de 1999. Nazarbaiev, que ha renovado su mandato por siete años más (antes era de cinco años), consiguió el 80% de los votos. Estas elecciones, que la Organización para la Seguridad y la Cooperación de Europa (OSCE) ya anunció que no reconocería, se convocaron por sorpresa, sin dar tiempo para preparar la campaña a la oposición, cuyo principal candidato, el antiguo primer ministro Kajegueldin, se vio apartado por una pequeña falta administrativa. Tras la victoria de Narzabaiev, el Parlamento abolió el límite de dos mandatos y el umbral del 50% de participación para validar el escrutinio, además de anular el límite de edad de los candidatos, fijado anteriormente en 65 años. Estas medidas tienen como objetivo permitir al presidente ampliar su mandato más allá del año 2006.

Nazarbaiev, de 58 años, ya mandaba en esta república ex soviética antes de que se independizara de la URSS, en 1991. Las primeras elecciones del nuevo país las ganó, como único candidato, con el 98,7% de los votos; en el año 1995, convocó un referéndum en el que obtuvo un 95,5% de los votos, que le permitió alargar su mandato hasta el año 2000. Kazajstán, situado entre Rusia y China, en Asia Central, es ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull