Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Uzbekistán
Karimov vuelve a ser reelegido por una aplastante mayoría absoluta
Jordi Mumbrú

Tras nueve años en el poder, Islam Karimov renovó por cuatro años su cargo de presidente de la república ex soviética de Uzbekistán (que consiguió la independencia en 1991, aunque, en principio, apostó por el comunismo). El reelegido presidente, de 61 años, consiguió el 91,9% de los votos, contra el 4,17% de su único adversario, Abduljafiz Dzhalálov, quien ya anunció, antes de las elecciones, que votaría por su oponente. Ante las anomalías electorales –que en Asia Central son bastante normales– el Departamento de Estado norteamericano advirtió que ponía en entredicho que Karimov hubiera ofrecido a los electores una verdadera opción de voto.

Karimov, que ganó sus primeras elecciones en 1992, consiguió mediante un referéndum, celebrado tres años después, prolongar su poder hasta 2000. El presidente, que en principio se opuso a la fragmentación de la URSS, decidió emprender una campaña contra el “colonialismo” ruso, cambió el nombre del Partido Comunista, así como el de plazas y calles que tuvieran reminiscencias de su pasado soviético. En febrero de 1999, Tashkent anunció su salida de la Alianza de Seguridad Regional, apadrinada por Rusia, y su abandono del sistema de seguridad colectiva de la CEI (Comunidad de Estados Independientes), firmado en 1992. El único tratado que les queda con Rusia es un acuerdo bilateral de cooperación firmado en 1994. Sin embargo, y pese a los encendidos discursos contra Rusia, actualmente su dependencia es evidente. Rusia apoya el Gobierno conservador y autoritario del país y, a cambio, obtiene garantías respecto a la tutela de las minorías rusas.

La falsa democracia de Karimov prohibió, en el año 1993, el Partido Nacionalista ERK y el Partido Radical BIRLIK (formado por islamistas), e inició una dura campaña de represión con los seguidores de ambas formaciones. Ante todos estos abusos de poder, el 16 de febrero de 1999, estallaron ocho explosivos situados cerca de la residencia del presidente con un resultado de 15 muertos y 128 heridos. El Gobierno denunció a los islamistas radicales, pero las detenciones que se sucedieron afectaron también a los medios nacionalistas laicos, como al hermano del disidente en el exilio Ahamed Saleh, jefe del partido ERK. No obstante, debido a la sofisticación del atentado, pensaron que podía haber sido organizado por cómplices en el aparato del Estado. Karimov amenazó a todos aquellos que querían “desestabilizar el orden del país” y tomó importantes medidas de seguridad, aunque no llegó a proclamar la ley marcial.

Uzbekistán tiene una extensión un poco inferior a la del Estado español y está situado en el sur de Kazajstán y al norte de Turkmenistán y de Afganistán. A pesar de haber sido la mayor república de la URSS productora de algodón, y de ser un país muy rico en petróleo, gas natural y oro, Uzbekistán está inmerso en una profunda crisis provocada en gran parte por la corrupción de la oligarquía del país. Y es que de todas las repúblicas ex soviéticas, Uzbekistán fue la que optó por una renovación más moderada después de obtener la independencia, y ahora, nueve años después, el poder y la corrupción continúan ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull