Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Alemania
Kohl se ve envuelto en numerosos escándalos durante el primer y problemático año del presidente Schroeder
Isidor Torres

este panorama, el 13 de junio la CDU barrió al SPD por dieciocho puntos de diferencia en las elecciones europeas, resultados que se repitieron en las elecciones regionales de Sarre, Turingia, Sajonia y Berlín. En Renania del Norte-Westfalia, donde siempre había ganado el SPD, se necesitó una segunda vuelta para desempatar, pero al final los socialdemócratas pudieron salvar este feudo. Así, cuando el 24 de septiembre de 1999 se cumplía un año de la victoria de Schroeder sobre Kohl, el nuevo canciller se encontraba en el nivel más bajo de popularidad desde su elección como presidente.
Además del poco éxito de los proyectos impulsados por Schroeder, Alemania tampoco consiguió imponer su presidencia en el seno de la Unión Europea. Su principal objetivo, reorganizar la aportación de los Estados al presupuesto comunitario no acabó como deseaba. Gerard Schroeder había manifestado que Alemania tenía la intención de rebajar sus aportaciones económicas a la Unión Europea (son el 60% del presupuesto) para no cargar con buena parte del coste de la ampliación de la Unión hacia el Este. Pero las reuniones cumbre celebradas en Berlín aplazaron para otra ocasión este deseo alemán de pagar menos. La agenda 2000 se cerró con Alemania como protagonista por haber sido el país que más presupuesto cedió y no como el que más ganó.
Pero no todo fueron decepciones en este primer año de legislatura. El pacto con los Verdes permitió a los socialdemócratas alemanes controlar el Bundestag (Càmara Alta) y el Bundesrat (Cámara Baja), hecho que a su vez permitió a la nueva coalición regular el Bundesversammlung (organismo representado por las dos cámaras) para investir a Johannes Rae como presidente de la República Federal de Alemania, el veintitrés de mayo de 1999.
Igualmente, el año 1999 fue también el de su capital por dos razones. La primera de ellas porque se conmemoró el décimo aniversario de la caída del muro de Berlín. La segunda razón fue que Berlín, desde el uno de julio, pasó a ser el nuevo centro de la vida política del país. El símbolo de este cambio de etapa es el Reichstag, edificio que ha vuelto a ser la sede del Parlamento alemán.
Dada la situación, Schroeder no podía imaginar un final más feliz para un año tan problemático. El 17 de noviembre se conocieron las irregularidades de blanqueo de dinero y de financiación ilegal del CDU que preside Kohl. Una semana después, el 24 de noviembre, Schroeder consiguió su primera gran ovación al finalizar la fiesta de celebración de su primer año de gobierno.
Por otra parte, Schroeder consiguió evitar que la constructora Holzmann quebrara y salvó miles de puestos de trabajo. El canciller recibió elogios desde todos los grupos parlamentarios alemanes por esta acción.
Este éxito no llegó solo y, tras el congreso del SPD, Schroeder salió confirmado como presidente del partido por amplía mayoría de manera que el partido socialdemócrata recobró la unidad perdida desde la dimisión de Oskar Lafontaine.
(texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies