Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Birmania
La OMS sitúa a Birmania como penúltimo país del mundo en calidad sanitaria
J. Salvador Martínez

Hace medio siglo Birmania era el país con los mejores servicios civiles y el mayor índice de alfabetización del sudeste asiático. Gozaba de una excelente salud, pero ahora es uno de los países más pobres, menos desarrollado y peor gobernado del mundo. La OMS, Organización Mundial de la Salud, lo ha situado el segundo por la cola en calidad sanitaria en una lista de 191 países; sólo Sierra Leona está por debajo. La mayor parte de la población vive con menos de un dólar cada día, 4 de 10 niños están malnutridos y el Gobierno gasta 28 céntimos al año por niño en escuelas públicas, según la ONU y el Banco Mundial.

Una lucha desigual

La Junta Militar que controla Birmania desde 1988 trata de afirmar su poder con medidas que lo concentran en sus manos. En los últimos 12 años han doblado el tamaño de sus fuerzas armadas, de 180.000 a 400.000 soldados, y han subido los salarios militares hasta un 500%, de manera que triplican el percibido por un trabajador civil (los analistas birmanos consideran que este crecimiento coincide con la disminución de presupuestos dedicados a la educación y la sanidad).

El apoyo de la mayoría budista, que consideran necesario, lo consiguen reformando viejas pagodas y construyendo otras nuevas. Por último, hay una fuerte represión de sus oponentes políticos. En septiembre ordenaron de nuevo el arresto domiciliario de la líder del LND, Liga Nacional para la Democracia, Aung San Suu Kyi.

En los últimos cinco años, la Junta ha obligado a decenas de miles de personas, que ofrecían resistencia contra el régimen, a dejar las ciudades e instalarse en barrios marginales situados en las afueras. Según la embajada americana, hay 1.400 prisioneros políticos, a los que en las cárceles no se les permite ni leer ni escribir. Han cerrado la mayor parte de las universidades situadas en la ciudad y envían a los estudiantes a “campus” rurales. Los sindicatos y las asociaciones cívicas privadas están prohibidos, los periodistas extranjeros no pueden entrar en el país, y el uso de Internet, enviar correo electrónico o invitar a un extranjero a casa no está permitido. Todas las publicaciones están censuradas, el Estado controla todos los diarios y la televisión. La dictadura militar, que no tiene intención de programar elecciones, renombró el país en 1990, Myanmar por Birmania, y la capital, Yangon por Rangún, así como otras ciudades, pueblos y santuarios religiosos.

Veto internacional

En 1997, los generales intentaron suavizar su imagen abriendo el país a las inversiones extranjeras y consiguieron entrar en la ANSEA (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), organización económica creada en 1967. Sin embargo, los países extranjeros se muestran desconfiados ante la gestión económica de la Junta Militar, que trata de controlar todos los estamentos del país dificultando las operaciones, y han retirado parte de sus inversiones sumiendo a Birmania en una grave crisis económica. En Estados Unidos hay “lobbys” que están presionado a Washington para que levante el veto al país asiático, aunque el Gobierno de Clinton no parece muy interesado. Australia ha ...

Cronología año   2000

25 de enero. Un grupo de rebeldes birmanos (Ejército de Dios) mantiene como rehenes a cientos de pacientes de un hospital de Tailandia. Los rebeldes piden asilo y asistencia médica para refugiados birmanos.

13 de marzo. Los rebeldes birmanos son asesinados por comandos de operaciones militares tailandeses. El Gobierno tailandés asume la operación.

24 de abril. Cientos de cintas, CD y documentos censurados son quemados en público en Rangún.

23 de agosto. La Junta Militar birmana impone un arresto domiciliario a la líder del LND, Liga Nacional para la Democracia, Aung San Suu Kyi.

22 de septiembre. La secretaria de Estado de Estados Unidos, Madelaine Albright, considera que el trato que recibe Aung San Suu Kyi es inaceptable y viola los derechos humanos fundamentales.

14 de diciembre. Ministros de Exteriores de la Union Europea piden que Birmania sea expulsada de la ANSEA, en una reunión con sus homónimos asiáticos que pertenecen a la Asociación.

18 de diciembre. La Junta Militar que dirige Birmania señala que liberará a Suu Kyi “a su debido tiempo”, y que están dispuestos a aceptar que un equipo de la Unión Europea asista para dirigir el diálogo con la líder de la oposición.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull