Anuario 1998

Alemania
Argelia
Argentina
Birmania
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Dinamarca
Ecuador
España
Francia
Gran Bretaña
India
Irlanda
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Mauritania
Nigeria
Paraguay
Perú
Portugal
Sáhara Occidental
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Venezuela
Tailandia
Tailandia continúa inmersa en la crisis económica
Meritxell Roca

Desde hace treinta años, Asia del sur es una de las zonas de más crecimiento económico. El impulso de los últimos años se basa en la estimulación de las exportaciones por parte de los inversores nacionales y extranjeros, en la abundante mano de obra barata (y sobreexplotada), en la intervención sistemática del Estado (que hace subvenciones generosas para fomentar la exportación) y en la eliminación de cualquier signo de resistencia sindical.

El 3 de marzo del 1997, la Bolsa de Bangkok tuvo que cerrar ante la posibilidad de un crac inminente; era el inicio de la denominada crisis asiática. Una crisis económica y social que afecta a la gran mayoría de los países del sudeste asiático, incluido Japón; fue la crisis de unos tigres asiáticos que se quedaban sin zarpas.

Tampoco ha empezado con buen pie en Tailandia el año 1998 porque el rápido crecimiento económico ha comportado una gran inestabilidad política y social. En marzo, el Gobierno de Chuan Leekpai tuvo que superar una moción de censura a los cuatro meses de ser escogido y, a principios de año, el Gobierno tailandés expulsó a una gran cantidad de trabajadores ilegales procedentes de países vecinos, con el consecuente empeoramiento de las relaciones diplomáticas entre Tailandia y Birmania. La población es consciente de este estancamiento, tal y como lo demuestra la manifestación organizada, en el mes de enero, por los trabajadores del ramo automovilístico. En este caso, se reclamaba la descongelación inmediata de los sueldos.

Actualmente el problema central de este país es el riesgo de haber tocado fondo, de ver que el ciclo económico creciente se ha acabado y que la crisis se ha generalizado. Este cambio se debe básicamente a cuatro factores: el gran movimiento de capital sin una base empresarial, es decir, la especulación; la inestabilidad política de la mayoría de países de Indochina; el excesivo nivel de deuda con el extranjero por los créditos a corto plazo (menos de un año), y el pánico colectivo a que se hagan públicos los datos oficiales del endeudamiento.

A estos factores, hay que añadir la dependencia de Tailandia de tres mercados mundiales: Japón, Estados Unidos y la Unión Europea. La economía europea se ha ralentizado y algunos países del norte son reticentes a la penetración de productos asiáticos. Todos estos hechos, al fin y al cabo, hacen difícil la consolidación de la política de exportación de los países de Asia del sur. Con respecto a la Asociación de Países del Sudeste Asiático, la ASEAN, las multinacionales controlan mayoritariamente la economía de los países miembros, y surgen conflictos entre los objetivos gubernamentales (salir de la crisis) y los empresariales (maximizar el rendimiento).

La crisis financiera, sin embargo, no se manifiesta en todas partes igual. El capital extranjero, por ejemplo, sigue entrando en China, mientras que Hong Kong permanece equilibrado y Tailandia tiene una deuda externa que no para de aumentar (más de 50.000 millones de dólares). El Gobierno de Chuan Leekpai, el quinto en menos de dos años, tiene previsto continuar la política de apertura económica iniciada por sus antecesores, y la estabilidad política da confianza a los inversores. Ahora bien, Chuan tendrá que dotar el país de programas de infraestructura si quiere que Tailandia salga de la crisis y continúe siendo el paraíso de las inversiones.

(Texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)

Cronología año   1998

9 de enero. Tailandia y Malasia anuncian la expulsión de trabajadores ilegales. Por el momento, se han expulsado 6.000 birmanos y el permiso de trabajo de 100.000 más no será renovado.

21 de enero. Más de 50 detenidos tras enfrentamientos en Bangkok entre obreros del ramo automovilístico y la policía porque las empresas tienen los sueldos congelados.

27 de enero. El FMI anuncia una evaluación de la situación financiera para decidir sobre las ayudas que concederá. Si se pone en marcha el plan de ayuda previsto, se destinarán 17,2 millardos de dólares en la zona.

21 de marzo. Por 208 votos a 177, el Parlamento rehúsa la moción de censura contra el Partido Demócrata de Chuan Leekpai, partido gobernante desde hace cuatro meses, considerado seguidor de la política del FMI.

25 de abril. Aumenta considerablemente la presencia de refugiados khmers (pertenecientes al movimiento revolucionario camboyano) en la zona fronteriza con Camboya.

2 de mayo. El Gobierno autoriza a entre 20.000 y 30.000 khmers rojos a refugiarse provisionalmente en su territorio. Estos huyen de los constantes enfrentamientos con el Ejército camboyano.

21 de mayo. La oposición bloquea la ratificación de decretos financieros que permitan la emisión de 5 millardos de dólares y el descenso de las tasas de interés. El objetivo es intentar hacer frente a la crisis económica.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull