Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Filipinas
A pesar de la inestabilidad política, la recuperación económica sigue adelante
Carles Navarro

La vida política en Filipinas vino marcada, en las primeras tres cuartas partes del año, por las revueltas y atentados del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI). Su objetivo es establecer un Estado islámico en Filipinas, concretamente en la isla de Mindanao. El FMLI cree que la lucha armada es el único camino que les puede llevar a consolidar sus pretensiones en un país en el que el noventa por ciento de la población es de creencia cristiana. Ellos pretenden obtener un territorio islámico reconocido por el Estado filipino y, para ello, proponen la isla de Mindanao, porque es donde se concentra la mayor parte de la población islámica.

El conflicto de religiones y el dominio cristiano

Entre sus actos más sonados a lo largo del pasado año destacan los constantes atentados en la zona sur del país, donde colocaron varias bombas en algunos autobuses de la compañía Super Five Express. Los motivos, aunque no quedaron claros, podrían deberse a que un autocar de esta empresa atropelló al hijo de un comandante de la guerrilla rebelde a principios del año. Éste acabó perdiendo la vida.

Además del FMLI, la otra guerrilla islámica, Abu Sayyaf, protagonizó los secuestros de turistas occidentales. El principal objetivo de estos secuestros es la recompensa económica, aunque también utilizaban a los secuestrados como escudos humanos ante los posibles ataques aéreos del Ejército. El presidente libio, Muammar Gaddadfi, aprovechó los hechos para intervenir en pro de la paz y de ese modo conseguir una cuota de buena voluntad internacional por haber persuadido la organización rebelde para que liberaran a seis rehenes que llegaron a Libia a finales de agosto. Desde abril, la guerrilla Abu Sayyaf liberó a todos menos a uno de sus rehenes capturados en Sipadan y retenidos en la isla de Jolo, en el sur de Filipinas. Algunas versiones indicaron que Libia podría haber pagado un millón de dólares por la liberación de cada secuestrado, pero el Gobierno libio insistió en desmentir eso ya que, según el país gobernado por Gaddafi desde hace más de tres décadas, se comprometió a ayudar a la región con varios proyectos de cooperación y desarrollo.

En el mes de septiembre, el presidente filipino, Joseph Estrada, autorizó el ataque del Ejército en la isla de Jolo para la liberación de los rehenes, ya que las negociaciones entre su Gobierno y Abu Sayyaf se encontraban en un momento de mucha fragilidad. En esos ataques aéreos a las bases de Abu Sayyaf hubo numerosos muertos y heridos, en su mayoría civiles. A finales del mes de octubre, el Ejército logró rescatar a tres de los últimos cinco secuestrados que quedaban, aunque todavía estaban en manos rebeldes un norteamericano y un filipino.

Moción de censura al presidente

Pero los dolores de cabeza del presidente Estrada no se acabarían ahí, ya que la vicepresidenta y ministra de Asuntos Sociales, Gloria Macapagal Arroyo, dimitió para liderar un grupo que denunció a Estrada por corrupción. Arroyo y el grupo opositor, que acabaron llevando al presidente Joseph Estrada a juicio ante la Cámara Alta del país en el mes de diciembre, acusaron a Estrada de obtener dinero de una importante empresa ...

Cronología año   2000

25 de febrero. Mueren 21 personas y otras 50 sufrieron heridas cuando una bomba estalló en un autobús que iba a bordo de un transbordador. Al mismo tiempo, estalló otra bomba en un autobús de la misma compañía. No se le atribuyeron los actos a nadie, pero se piensa en extremistas musulmanes.

23 de abril. El grupo Abu Sayyaf filipino toma 21 rehenes en un balneario turístico de Malasia.

3 de mayo. Rescatan a 15 rehenes en la isla de Basilán, aunque en la operación mueren cuatro. Los 27 rehenes de la isla de Basilán, 22 de ellos menores, formaban parte de un grupo de 50 que fueron secuestrados en marzo por los guerrilleros de Abu Sayyaf para ser utilizadas como escudos humanos. Los rebeldes ya habían liberado a 21 y decapitado a dos. Este grupo es el más pequeño de los dos (el otro es el Frente Moro de Liberación Islámica) que luchan por la consecución de un estado musulmán. En una isla de Malasia tienen retenidos a 21 personas más desde el 23 de abril. Amenazan con decapitar a los rehenes si el ejercito no se repliega.

20 de agosto: rebeldes filipinos liberan a 4 rehenes, pero todavía mantienen a 24, entre los cuales 12 son turistas que están secuestrados desde el 23 de abril. Los secuestradores los dejaron libres después de cobrar un rescate.

29 de agosto. Llegan a Libia seis rehenes liberados después de la intervención de Gaddafi. El líder libio seguirá las negociaciones para persuadir al grupo Abu Sayyaf para que libere a los 18 restantes. Mientras tanto, los rebeldes secuestraban a otro ciudadano norteamericano. Los guerrilleros creen que se trata de un miembro de la CIA.

15 de septiembre: Las fuerzas de seguridad filipinas lanzan un ataque aéreo en las colinas de Jolo, donde los rebeldes mantienen cautivos a 19 rehenes extranjeros y filipinos, sin conocerse en qué condición se encontraban los rehenes. El consenso para lanzar un ataque aumentó con el secuestro de tres personas más cuatro días antes en un balneario. Estrada declaró que “ya basta” y que no está dispuesto a tolerar más secuestros. De los 15 millones de dólares que ya se han pagado en anteriores negociaciones, diez provienen de Líbia.

12 de octubre. La vicepresidenta Arroyo dimite como ministra de Asuntos Sociales tras el escándalo de sobornos que ha afectado a algunos de los miembros del Gobierno, entre los cuales está Estrada.

17 de octubre. Arroyo lidera la formación de un grupo que denuncia a Estrada. Según ella, pretenden devolver la sobriedad, estabilidad y progreso al país. Corazón Aquino se suma a liderar el núcleo de presión que también incluye un sector de financieros y empresarios importantes, y la Iglesia católica.

18 de octubre. Estrada se niega a renunciar. Sus oponentes lo tienen difícil porque el presidente cuenta con la mayoría en el Congreso.

25 de octubre. El Ejército rescata a los tres rehenes malasios. Mientras, en la capital del país, más de 10.000 filipinos salieron a las calles para pedir la dimisión del presidente.

27 de octubre. Los problemas políticos de Filipinas están influyendo a la baja en los mercados de valores asiáticos. Taipei, Tokio y Hong Kong perdieron entre el 3% y el 5% desde el pasado 18 de octubre.

20 de noviembre. El Senado de Filipinas abre formalmente el juicio político contra el presidente Joseph Estrada, horas después de que Estrada perdiera un aliado clave, el senador oficialista y líder de la mayoría senatorial, Francisco Tatad.

31 de octubre. Estrada quiere entablar conversaciones como último intento para no comparecer ante el Senado, pero Arroyo y Aquino dicen que lo que tiene que hacer es renunciar.

2 de diciembre. Estrada comparece ante la Cámara Alta.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull