Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
China
China asegura su ingreso en la OMC tras el acuerdo alcanzado con EEUU
Rafel Martinez

Desde que en 1949 Mao Tse Tung proclamara en Tianamen la República Popular China, esta gran nación del Asia oriental se ha visto inmersa en un continuo proceso de búsqueda de identidad. Por ello, el Partido Comunista Chino (PCCh) se ha servido de 1999, y de la expectación desatada por la celebración de sus cincuenta años en el poder, para proyectar al mundo “el milagro chino”. Pekín se siente hoy deseoso de representarse a sí mismo en el papel de gran potencia mundial.

Es evidente que China, siendo un país en vías de desarrollo, posee enormes posibilidades, y dispone de los recursos necesarios para poder llegar a ser una potencia mundial de primer orden. Según los informes que ya en 1985 presentó el Banco Mundial, se afirmaba que China, con un crecimiento del PIB que se sitúa, entre 1987 y 1997, alrededor del 12% anual, iba camino de convertirse hacia el 2020 en la primera economía mundial. No olvidemos además que es el país más poblado del mundo, con 1.255 millones de habitantes, por lo que dispone de una fuente inagotable de mano de obra. No obstante, y teniendo en cuenta el peso específico hoy de China, son muchas las condiciones que deben darse para ser una gran potencia. Ya no solo desde el plano económico, sino también político y militar.

Las directrices marcadas por el PCCh a principios de 1999 acentuaban la apertura reformista de estos dos últimos decenios. La 50ª Sesión Inaugural del Parlamento Chino comenzaba con las palabras del primer ministro, Zhu Rongji, en las que aseguraba estar decidido a continuar con las medidas económicas adoptadas desde 1979 por su antecesor, Deng Xiaoping. Un mes más tarde, concretamente el 13 de mayo, la Asamblea Nacional China modificaba la Constitución para incluir, por primera vez, la propiedad privada como base del desarrollo económico de su país. Sin duda, una resolución histórica que marca un punto de inflexión en el desarrollo de la sociedad china en general. Por tanto, es evidente que el PCCh ha corroborado durante esta última etapa de su historia un sistema de economía de libre mercado, conservando la estructura política de partido único.

China abre su mercado

Tras trece años de permanecer en la antesala, China parece estar dispuesta a conseguir su plaza como miembro de pleno derecho de lo que hoy se conoce como Organización Mundial del Comercio (OMC), lo que requiere el visto bueno de todos y cada uno de los miembros de esta organización y, en especial, el norteamericano. En noviembre -días antes de la cumbre de la OMC en Seattle-, se formalizaba un acuerdo comercial histórico entre Washington y Pekín para abrir el mercado chino a la exportación de productos norteamericanos. Con ello, Norteamérica concedía su respaldo definitivo a China. Meses antes -tras la visita oficial a Estados Unidos del primer ministro chino Zhu Rongji-, China acercaba ya sus posiciones y suprimía la prohibición de importaciones norteamericanas de cítricos y trigo. Aceptaba, a su ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull