Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Corea del Norte
Un hambre dantesca castiga a Corea del Norte, que reanuda su programa nuclear
Carmen Alcalde

Sin apenas ayuda internacional y con la población sufriendo su quinto año consecutivo de hambruna, al régimen de Kim Jong II sólo le faltaba una cosa para aislarse todavía más del resto del mundo: reanudar a principios de año, ante las dudas de si alguna vez lo había suspendido, su programa nuclear.
Satélites de Estados Unidos y Japón detectaron una instalación nuclear escondida bajo tierra norcoreana, además de cinco lanzaderas de misiles balísticos de largo alcance.

Corea del Norte, que posee la bomba atómica, se había comprometido a suspender su programa de armas nucleares a cambio de la colaboración de Estados Unidos en la construcción de un reactor de uso civil, así como el envio de ayuda financiera y humanitaria.

Finalmente, y ante las advertencias y amenazas de Estados Unidos, el Gobierno de Pyongyang decide, a finales de septiembre, volver a buscar un posible acuerdo con Estados Unidos y congela el lanzamiento experimental de sus misiles.

La actitud de Kim Jong II, que sucedió a su padre, Kim II Sung, en 1994, tiene preocupados a Japón y Corea del Sur, los dos vecinos hacia los que el severo régimen comunista muestra mayor hostilidad.

Y es que la oscura y despótica personalidad del líder norcoreano “reina” con mano de hierro sobre el país. Kim concentra en su persona los principales poderes del Estado: el férreo control de las Fuerzas Armadas (más de un millón de hombres) y del partido único, el Partido de los Trabajadores. Lo más preocupante, sin embargo, es su tendencia a fomentar el terrorismo, principalmente contra objetivos surcoreanos, según revelan disidentes ex miembros de los servicios secretos norcoreanos.

Mientras Kim Jong II y sus ministros nadan en la abundancia, la población norcoreana se muere literalmente de hambre.

A finales de 1998, UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), publicaron el primer estudio científico de la falta de alimentos que sufre Corea del Norte. El 60% de los niños menores de siete años estaban “atrofiados” física o mentalmente debido a la desnutrición, que data de mucho antes de la crisis. Con sus granjas aún afectadas por desastres naturales y décadas de administración deficiente, se espera que Corea del Norte afronte cada año hasta el 2001 una insuficiencia de un millón de toneladas de alimentos.

Así, por cuarto año consecutivo y aunque las cosechas hayan mejorado un poco, Corea del Norte necesitará ayuda internacional para sobrevivir a la falta de alimentos y la consecuente desnutrición de la población, según el PMA, que solicita una ayuda internacional de 40.000 millones de pesetas.

En opinión de los expertos extranjeros, la dantesca hambruna norcoreana no obedece ya a causas naturales, sino estructurales, que han creado una dependencia crónica de la ayuda humanitaria internacional.

Las ONG estiman que, desde las inundaciones de 1995, el número de muertos podría alcanzar los tres millones de personas.

Cronología año   1999

3 de enero: Corea del Norte despliega misiles de medio alcance como medida de fuerza intimidatoria ante sus vecinos asiáticos, especialmente Japón.

13 de enero: satélites de EE.UU. y Japón detectan una instalación nuclear escondida bajo tierra en Corea del Norte. El dictador Kim Jong II exige 300 millones de dólares por permitir una inspección.

16 de febrero: Corea del Norte gasta 90 millones de dólares (más de 13.000 millones de pesetas) en los actos de celebración de los 57 años de su máximo líder, Kim Jong II

4 de abril: Corea del Norte consuma 750 ejecuciones entre 1995 y 1998, en el marco de una campaña contra el incremento de la criminalidad que se produjo después de la crisis económica.

17 de mayo: El hambre causa más de 220.000 muertos, según cifras del Gobierno norcoreano.

16 de junio: Seúl hunde dos buques de guerra norcoreanos en el mar Amarillo.

29 de julio: Estados Unidos promete sancionar a Corea del Norte si realiza el lanzamiento experimental de un misil de largo alcance.

25 de septiembre: Corea del Norte congela los lanzamientos experimentales de misiles mientras continúen las negociaciones con EE.UU. sobre desarme.


Periodismo Internacional © 2018 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull