Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Corea del Sur
Corea del Sur promete introducir reformas económicas para mantener su crecimiento
Carmen Alcalde

Tras haber rozado la bancarrota hace tan solo dos años, la economía de Corea del Sur afronta el año 2000 con una reactivación asombrosa. Las exportaciones baten récords y el ritmo de crecimiento ronda el 10%. Para alcanzar su sueño de convertirse en una potencia económica en el siglo XXI todavía queda mucho por hacer, pero las reformas iniciadas por el Gobierno del país han hecho renacer las esperanzas.
Tan solo un temor: ante la proximidad de las elecciones generales, en abril del 2000, los analistas se plantean si las imprescindibles reformas del sistema económico van a llevarse a cabo o se frenarán ante la cita electoral. Conseguir que este boom sea duradero depende de ello.

Corea del Sur: la historia ascendente

Uno de los asuntos que el Gobierno surcoreano deberá superar es la reestructuración de los grandes conglomerados (chaebol) y la confirmación de la apertura a la inversión extranjera.

Los chaebols son enormes conglomerados presentes en todos los sectores de la producción, para los que trabajan la mayoría de surcoreanos y que facturan varias decenas de billones de pesetas al año. Entre ellos, destacan especialmente Hyundai, Daewoo, Samsung, LG y SK.

El problema de los chaebols deriva de los préstamos indiscriminados que los gobiernos coreanos fueron concediendo a estos conglomerados, en manos de un grupo reducido de familias. La situación permitía un acceso fácil al dinero, haciendo posible una extensión sin control. Como resultado, una deuda imposible de pagar amenazó con la quiebra en cadena de todo el país. La situación se ha ido salvando con préstamos de los bancos que, a su vez, se han endeudado con entidades extranjeras.

Ahora en Seúl se habla de los “chaebol de segunda generación”. Estos pretenden ser más pequeños, más operativos, más democráticos y más transparentes, pero, de momento, siguen siendo igual de poderosos.

La operación ha sido impulsada por el presidente surcoreano, Kim Dae Jung, presionado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el préstamo de 60.000 millones de dólares que concedió a Corea del Sur, en diciembre de 1998, a cambio de una reestructuración. El Gobierno ha exigido a los chaebol, principalmente, introducir una mayor transparencia en la gestión y facilitar la entrada de capital extranjero. El objetivo: ganar competitividad y ayudar a pagar la deuda.

Además, en este contexto de crecimiento explosivo, vuelve a preocupar la inflación, principalmente por las elevadas demandas salariales de los sindicatos, que quieren compensar los sacrificios realizados en los dos últimos años.

Y es que, uno de los problemas más preocupantes del país es el desempleo. A diferencia de los países europeos, en Corea del Sur no hay subsidio de paro y la recesión económica derivada de la crisis del 97 ha sacudido a las empresas. Decenas de miles de trabajadores, sobretodo de industrias pesadas, han sido despedidos y otros han visto sus salarios congelados. La tasa de paro alcanzó en marzo el 8’1%, mientras que en 1997 rondaba el 2%.

Y como ocurre demasiado a menudo, las víctimas más afectadas son las mujeres. Ellas son las primeras en ser despedidas. Cuando nueve entidades bancarias decidieron despedir a 4.400 ...

Cronología año   1999

11 de febrero: Los bancos comerciales de Corea del Sur declaran una pérdida de 14’48 billones de wones (12.300 millones de dólares) en 1998.

23 de febrero: Corea del Sur amnistía a casi 9.000 personas, entre ellas, al preso político más antiguo del mundo. Se trata del ex soldado norcoreano Wu Yong Gak, de 71 años, que llevaba 41 en prisión.

26 de abril: Se producen graves incidentes en Corea del Sur por los despidos en las empresas públicas. Enfrentamientos entre policías y manifestantes.

27 de abril: Los sindicatos ponen fin a la ola de huelgas en Corea del Sur. El Gobierno de Seúl había amenazado con utilizar la fuerza contra los huelguistas e incluso con despedirles si no ponían fin a la protesta.

16 de junio: Siete marineros de Corea del Sur resultan heridos en un enfrentamiento con buques norcoreanos en aguas del Mar Amarillo.

1 de julio: La fortaleza del won mantiene la inflación coreana bajo mínimos. Hasta mayo, los precios de las importaciones cayeron un 23’2%.

4 de julio: El Gobierno surcoreano anuncia la privatización de 11 grandes grupos industriales.

10 de agosto: Corea del Sur acelera el pago de la deuda al FMI. En 1998 le reembolsó más de 7.700 millones de pesetas.

31 de octubre: 57 muertos y 71 heridos en la ciudad de Inchon, Corea del Sur, al incendiarse un bar lleno de estudiantes. El local no tenía salidas de emergencia.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull