Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Corea del Sur
Corea del Sur promete introducir reformas económicas para mantener su crecimiento
Carmen Alcalde

trabajadores de puestos “bajos”, el 83% fueron mujeres, aunque sólo el 13% de esos puestos eran ocupados por ellas.

La raíz de este problema, sin embargo, es mucho más profunda. Pocas mujeres surcoreanas trabajan (el paro femenino creció en 1998 un 3%, mientras que el masculino descendió un 1%), y las que lo hacen no acostumbran a tener contratos fijos, ni alcanzan puestos directivos. Según un ejecutivo de un chaebol, “harán falta diez años” para que las mujeres ocupen un puesto destacado en el sistema productivo surcoreano.

Como consecuencia de la situación general, durante el mes de abril del 99, se han producido graves incidentes entre policías y manifestantes por los despidos en las empresas públicas. Centenares de estudiantes de extrema izquierda, trabajadores y sindicalistas exigían al Gobierno el cese de las reestructuraciones industriales. Los sindicatos convocaron manifestaciones masivas y huelgas que, finalmente, no llegaron a mostrar toda la fuerza que pretendían.

El presidente surcoreano, Kim Dae Jung, ha reiterado en numerosas ocasiones su voluntad de frenar la oleada de despidos, que ha sembrado una lógica alarma en la sociedad.

El estilo de trabajo coreano está marcado por unas pautas diferentes a las acostumbradas en la mayoría de países occidentales: los empleados sólo tienen un día de descanso, el domingo, y una semana de vacaciones en todo el año. Fruto de este ritmo, han conseguido dejar de ser un país productor de tecnología barata para convertirse en una potencia con recursos propios. Por lo tanto, son capaces de situarse al mismo nivel que empresas norteamericanas o japonesas.

Corea del Sur ha conseguido lo que algunos califican de milagro. En 1999, el producto interior bruto ha pasado de una recesión del 7% en el tercer trimestre de 1998 a un crecimiento que ronda el 10%, un cambio de sentido que demuestra la capacidad de recuperación de este país.

En tan solo medio siglo, y saliendo de una cruda guerra civil, Corea del Sur ha pasado de una economía agraria casi medieval a un sistema industrial de mercado que la ha colocado en los primeros puestos de las naciones asiáticas, sólo superada por Japón. Todo esto, además, en un país que se encuentra dividido y amenazado por el régimen comunista de Corea del Norte, que le obliga a destinar una buena parte de su PIB a defensa, y que ha tenido que hacer una profunda transición hacia la democracia.

La problemas económicos sufridos por Corea en el 97 fueron causados por tres crisis que, para desgracia de los surcoreanos, llegaron cogidas de la mano: una monetaria externa, una financiera interna y otra estructural que ha hecho plantearse el modelo de desarrollo surcoreano, durante años mirado como un ejemplo de despegue económico.

Para hacerse una idea de lo grave que llegó a ser el estado económico del país, sólo hay ver que el FMI, junto con otros organismos, tuvieron que intervenir con carácter de urgencia e inyectar fondos a toda prisa.

Este año en cambio, el Gobierno surcoreano ha registrado una inflación incluso más baja de la que esperaba. Dos factores: el descenso de los precios en los artículos importados y la fortaleza del won frente al dólar se han encargado de acallar temores e inducir al optimismo general.

Página anterior

Cronología año   1999

11 de febrero: Los bancos comerciales de Corea del Sur declaran una pérdida de 14’48 billones de wones (12.300 millones de dólares) en 1998.

23 de febrero: Corea del Sur amnistía a casi 9.000 personas, entre ellas, al preso político más antiguo del mundo. Se trata del ex soldado norcoreano Wu Yong Gak, de 71 años, que llevaba 41 en prisión.

26 de abril: Se producen graves incidentes en Corea del Sur por los despidos en las empresas públicas. Enfrentamientos entre policías y manifestantes.

27 de abril: Los sindicatos ponen fin a la ola de huelgas en Corea del Sur. El Gobierno de Seúl había amenazado con utilizar la fuerza contra los huelguistas e incluso con despedirles si no ponían fin a la protesta.

16 de junio: Siete marineros de Corea del Sur resultan heridos en un enfrentamiento con buques norcoreanos en aguas del Mar Amarillo.

1 de julio: La fortaleza del won mantiene la inflación coreana bajo mínimos. Hasta mayo, los precios de las importaciones cayeron un 23’2%.

4 de julio: El Gobierno surcoreano anuncia la privatización de 11 grandes grupos industriales.

10 de agosto: Corea del Sur acelera el pago de la deuda al FMI. En 1998 le reembolsó más de 7.700 millones de pesetas.

31 de octubre: 57 muertos y 71 heridos en la ciudad de Inchon, Corea del Sur, al incendiarse un bar lleno de estudiantes. El local no tenía salidas de emergencia.


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies