Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Egipto
Egipto consolida su papel mediador en Oriente Próximo
Mario Fort

En el terreno de la política internacional Egipto se ha confirmado como la potencia mediadora en Oriente Próximo. La cumbre de Sharm El Sheik del mes de octubre, pocos días después de que hubiese estallado la “intifada” de Al Aqsa, consolidó el papel de mediador regional que representa Egipto en todo el proceso de paz palestino-israelí.

El país que preside Hosni Mubarak es el socio árabe privilegiado de los Estados Unidos, beneficiándose de 2000 millones de dólares en calidad de ayuda financiera asignada cada año por el gobierno americano. Sin embargo, en el interior del país, se oyen voces discordantes con respecto a la política de Mubarak en relación a Israel. En cuanto a política interior cabe destacar principalmente dos hechos. Por un lado, el cierre del periódico al-Shaab, órgano del Partido del Trabajo y cobertura política formal de la Cofradía de los Hermanos Musulmanes, en abril del 2000 después de varias acusaciones por difamación y, en concreto, después de repetidos ataques contra el ministro de Cultura egipcio, Faruk Hosni, por reeditar a un escritor sirio considerado blasfemo. Y por otro, el éxito electoral obtenido por los candidatos respaldados por los Hermanos Musulamanes en las legislativas de noviembre del 2000.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull