Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Arabia Saudí
El príncipe heredero Abdelaziz refuerza su poder en medio de la crisis económica
Xavier Tedó

Fahd, de 77 años y 125 kilos de peso, padece de diabetes, sobrepeso y ha sido intervenido quirúrgicamente en diferentes ocasiones durante este año. La última se produjo en junio, cuando los médicos saudíes le extrajeron un coágulo en el ojo izquierdo. Esta operación le obligó a guardar reposo y a pasar casi dos meses y medio de convalecencia en Marbella, donde dejó más de 12.000 millones de pesetas en gastos. El deterioro de la salud del monarca saudí, agravado desde 1998, y sus largos periodos de ausencia en la Corte, han permitido al príncipe heredero, Abdalah Ben Abdelaziz, reforzar su autoridad con la adopción de medidas austeras. Además, se ha otorgado responsabilidades internacionales al hacer visitas a extranjero, en las que ha invitado a las grandes potencias occidentales a iniciar "una colaboración económica estratégica", y a los Estados del Magreb a "reconstruir el mundo árabe".

El 21 de agosto, la muerte del príncipe Faisal ben Fahd, hijo mayor del monarca wahhabí (aunque no estaba en la línea de sucesión al trono) evidenció el grave estado de salud del rey Fahd, que no pudo asistir a los funerales de su hijo en Riad. Esto hizo posible que el príncipe heredero asumiera el rol de jefe de la monarquía saudí. Asimismo, Abdalah ostenta la vicepresidencia del Consejo de Ministros desde el 25 de julio, lo que ha favorecido su ascenso en la carrera política y ha consolidado su poder en el seno de la familia real, que está dividida, con respecto a la sucesión del rey Fahd, entre los que son partidarios de proseguir la línea prooccidental de la monarquía wahhabí y los detractores del entendimiento con EE.UU. y el resto de Occidente. Aun así, el ascenso político de Abdalah reafirma el deseo del rey Fahd de consolidar la primera opción. Unas buenas relaciones que otorgan a Riad seguridad ante sus vecinos árabes y que, a la vez, permite a Washington importar petróleo a buen precio.

(Texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies