Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Irak
Los aliados mantienen sus ataques pese a las discrepancias en la ONU por el mantenimiento del embargo
Xavier Tedó

barriles al día– que exporta Irak y que abastecía la refinería turca de Ceyhan. Los daños a la infraestructura petrolera iraquí causados por la guerra y el embargo hace que Irak sólo pueda vender la mitad de la cantidad que les es permitida según el programa "Petróleo por Alimentos". En este marco de bombardeos selectivos, el 4 de abril, EE.UU. destruyó la principal estación que controla el bombeo de petróleo iraquí hacia la estación terminal de Mina Al Bakr, en el Golfo Pérsico. A medianos de abril, mientras los bombardeos seguían castigando casi diariamente a Irak, empezaron a aflorar las primeras discrepancias en el Consejo de Seguridad de la ONU. Ante la apuesta anglo-estadounidense de proseguir la política de represión, China, Francia y Rusia presentaron una propuesta que se fundamentaba en la designación de una comisión de vigilancia que sustituiría la UNSCOM –desautorizada por su colaboración con EE.UU.– y en un gradual levantamiento de embargo, con especial énfasis en los productos de primera necesidad. Este nuevo planteamiento es fruto de la constatación de que el embargo a quien castiga, de hecho, es al pueblo iraquí y no al régimen de Sadam Husein, y al hecho que los regímenes totalitarios, sometidos a presiones bélicas externas, intensifican el sentimiento nacionalista de la población, que se aglutina en torno al líder. Los suculentos contratos de suministros de repuesto para las refinerías malogradas por los bombardeos entre Iraq y compañías extranjeras de Francia, Italia, Rusia y la China podrían haber tenido un peso importante a la hora de reconducir la situación.
En esta línea, Inglaterra y Holanda elaboraron un documento, que contaba con el visto bueno de Washington, y que proponía suspender el embargo de petróleo si Sadam permite la inspección de su armamento químico y biológico. Como contrapartida, la ONU permitiría la entrada en Irak de inversiones extranjeras una vez el régimen iraquí retomara su colaboración con una nueva organización de vigilancia armamentística que sustituyera la controvertida UNSCOM. Aun así, Rusia, China y, con más matices, Francia, no lo subscribieron porque apostaban por la suspensión de las sanciones impuestas a Irak. Este hecho ha dejado a Iraq en una situación crítica puesto que la población está pagando las consecuencias de la falta de entendimiento entre Occidente y los opositores al régimen iraquí, como la Asamblea Suprema de la Revolución Islámica, que tiene sus bases logísticas en Teherán y Londres y recibe sustanciales ayudas económicas procedentes de Estados Unidos (poco más o menos, unos 100 millones de dólares). Con todo, el régimen de Sadam presenta una solidez envidiable puesto que controla todas las estructuras sociales y políticas de la República.
A partir de noviembre, EE.UU. y Gran Bretaña empezaron a bombardear Irak con proyectiles de cemento para no causar más "daños colaterales" –o sea, muertos– que pudieran deteriorar la imagen de la Casa Blanca y despertar a la opinión pública internacional del letargo de la indiferencia. La precisión de estos proyectiles recae en el hecho de que sólo destruye objetivo marcado.
(Texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies