Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Israel
La “intifada” de Al Aqsa paraliza el proceso de paz palestino-israelí
Mario Fort

El 28 de septiembre, Ariel Sharon, líder del partido conservador israelí Likud, visitó la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. La vista del político israelí a la antesala del tercer lugar más sagrado para los musulmanes, la Mezquita de Omar, estaba cargada indiscutiblemente de intencionalidad, puesto que su presencia simbolizaba la soberanía israelí sobre el Jerusalén Este y constituía una auténtica prueba de fuerza ante los árabes.

La frágil coalición del Gobierno laborista

El incidente marca un punto de inflexión en el proceso de paz entre israelíes y palestinos, a la vez que pone de manifiesto la profunda disensión existente en el interior del Estado hebreo entre los "palomas", partidarios de que los territorios ocupados puedan ser negociables y representados por el ala laborista del país; y los "halcones", nombre con el que se designa a los conservadores y a los ultrarreligiosos de Israel, contrarios éstos a devolver las conquistas de 1967 a sus vecinos árabes.
El Golán y el sur de Líbano
Hasta el 28 de septiembre, el camino hacia la paz entre Israel y los países árabes, principalmente Siria, Líbano y los Territorios Ocupados de Gaza y Cisjordania, va tomando cuerpo. El mes de enero lo marcan las conversaciones con Siria. La devolución de los Altos del Golán, ocupados por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967, es el tema fundamental sobre el que giran las conversaciones entre el primer ministro israelí, el laborista Ehud Barak, y el ministro de Asuntos Exteriores sirio, Fatuk Al Sharah, siempre bajo la atenta mirada del presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. Sin embargo, la cuestión del Golán enciende los ánimos en el conservadurismo israelí, que va poniendo trabas para que el repliegue de la altiplanicie se lleve a cabo y sitúa al Gobierno de Barak ante su primera crisis interna en el Parlamento israelí (Knesset), el 11 de enero. La movilización de más de 100.000 colonos judíos en contra de la devolución de la altiplanicie ocupada en 1967 mueve al Likud a promover un proyecto de ley mediante el cual el referéndum sobre la retirada del Golán requiera de una mayoría necesaria de más del 60%, en lugar del 51% propuesto por el Ejecutivo laborista.
No en vano, el repliegue israelí hasta la frontera del 4 de junio de 1967 supone abandonar una meseta en la que conviven dos intereses estratégicos vitales para los judíos. Por un lado, se trata de un lugar militarmente trascendental para evitar que tanto sirios como palestinos puedan bombardear Israel desde una situación privilegiada; y por otro, se halla una de las cuestiones fundamentales en Oriente Próximo: el agua, puesto que las fuentes de los Altos del Golán alimentan diversos afluentes del río Jordán. Sin embargo, y pese a los reiterados intentos de Washington por acercar posturas entre israelíes y sirios, el acuerdo no llega a consumarse por dos razones: primero, la negativa siria a que su ejército deje de controlar los recursos acuíferos que se encuentran ...

Cronología año   2000

3 de enero: Israel y Siria reanudan sus negociaciones decididos a hacer concesiones. El jefe del Ejecutivo israelí, Ehud Barak, pide a los israelíes que se preparen para un acuerdo territorial “fuerte y doloroso”.

11 de enero: Multitudinaria protesta de los colonos. Unos 100.000 israelíes rechazan la devolución de los Altos del Golán.

23 de febrero: El líder palestino, Yasser Arafat, denuncia que Barak intenta con sus humillaciones que algún radical lo mate.

29 de febrero: Barak, dispuesto a retirarse del Golán hasta la frontera del 4 de junio 1967.

2 de marzo: El Gobierno de Barak sufre su más duro revés parlamentario. La Knesset endurece las condiciones del referéndum del Golán y exige que para ser aprobado sea necesaria una mayoría de más del 60 %. Se trata de un proyecto de ley del Likud.

6 de marzo: Israel aprueba la retirada de Líbano haya o no acuerdo con Siria. Ariel Sharon dice que la retirada debe ser inmdiata y que no debe esperarse hasta el julio.

11 de marzo: Barak asegura que reconocerá al Estado palestino a cambio del 10% de Cisjordania para los colonos. Según la propuesta, se entregaría un 50% del territorio y se negociaría el 40% retsante. El objetivo de Barak es evitar una explosión entre palestinos e israelíes tras la declaración unilateral palestina de independencia.

14 de marzo: Barak supera tres mociones de censura en el Parlamento.

24 de mayo: Israel abandona el sur de líbano tras 22 años de ocupación.

29 de abril: Los ultrarreligiosos de Shas amenazan con abandonar la coalición de Gobierno si Barak entrega las localidades cercanas a jerusalén de Abu Dis y Azaria a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

7 de junio: Barak parece más dispuesto a las elecciones anticipadas que a ceder al chantaje del partido ultraortodoxo Shas, quienes exigen que el Gobierno financie el presupuesto de su red educativa.

4 de julio: Nueva crisis en Israel por una ley que exime a los jóvenes ultraortodoxos del servicio militar.

11 de julio: Barak llega tocado a la cumbre de Camp David. Shas, Israel Baalia y el Partido Nacional Religioso rompen la coalición de Gobierno israelí en un momento clave. El Likud pide al Primer Ministro que no viaje a Washington.

14 de julio: Barak acepta negociar sobre Jerusalén.

18 de julio: Barak sopesa por primera vez el retorno de los refugiados palestinos.

20 de julio: Jerusalén encalla la negociación de Camp David.

22 de julio: Según el diario “Yediot Aharonot”, el 70 % de los israelíes se opone a cualquier concesión sobre el futuro de Jerusalén.

1 de agosto: El Likud logra la presidencia de Israel. Tras la dimisión por un escándalo de corrupción del laborista Ezer Weizmann, Moshe Katsev ocupa la presidencia de la Cámara.

21 de agosto: Barak propone una Constitución laica para Israel.

28 de septiembre: El líder del Likud, Ariel Sharon, visita la explanada de la Mezquitas de Jerusalén y provoca la “intifada” (revuelta popular) de Al Aqsa. La visista del “halcón” conservador israelí coincide con la publicación en el diario “Jerusalem Post” de una entrevista con el primer ministro israelí, Ehud Barak, en la que habla por primera vez de la posibilidad del establecimiento de la doble capitalidad de Jerusalén.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull