Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Hungría
Hungría elige presidente sabiéndose en primera línea para el ingreso en la UE
Mireia Maristany

La república de Hungría se ha establecido durante el transcurso de este año 2000 que finaliza, en el candidato mejor situado de Europa del Este de cara a una próxima adhesión. El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) húngaro ha sido de casi un 7% en el primer semestre del año (con un crecimiento sostenido de una media del 5% anual), la tasa de inflación ha quedado situada por debajo del 9% y el paro asciende al 7%, un registro que se asemeja al de varios de los países de la Unión Europea (UE).

Hungría fue uno de los primeros países en abrir su economía al mercado, incluso antes de la apertura a Occidente de los países del Este, y en el curso de la privatización radical de su economía atrajo hacia sus fronteras a numerosos inversores foráneos; Hungría registra la tasa de inversión extranjera más alta por habitante de Europa del Este. Los dos socios comerciales más importantes en la actualidad para Hungría son Alemania y Austria; esta última se ha convertido en el primer país exportador de productos húngaros.

Hungría en la UE en el 2004

La República húngara respira optimismo, un optimismo inspirado por el crecimiento continuado y por la percepción de verse claramente situado a la cabeza de los primeros países que está previsto se adhieran a la UE a partir de 2004. En uno de los últimos informes elaborados por la Comisión Europea, la Repúbica de Hungría recibió muy buenas notas, aunque aún quedan algunos suspensos en su expediente: la corrupción, la agricultura, la ecología y la marginación de la población gitana (un 5%). La situación de la población gitana en la república magiar es desesperada; no parece haber encontrado su lugar en la transición y, hasta en un 70%, han perdido su trabajo y la asistencia sanitaria y educativa.

A pesar de todas las ventajas de carácter económico de las que en la actualidad colocan a Hungría al frente de los demás países, un buen marco macroeconómico y una economía de mercado totalmente abierta y aceptada, existen varios problemas endémicos difíciles de superar. La economía húngara basa su crecimiento en lo que entra del exterior, es muy dependiente de la inversión extranjera (tres cuartos de la Bolsa son empresas extranjeras) y el ritmo actual de transformación requiere una inversión anual de 2.000 millones de dólares.

La estabilidad húngara de fin de siglo

Según su actual Primer Ministro, Viktor Orbán, uno de los líderes más jóvenes de Europa, a sus 36 años, en Hungría “los años noventa fueron muy duros pero hemos conseguido ser el país más estable de la región”, y las cifras apoyan esta afirmación. Para Orbán, poner como fecha para el ingreso el 2004 no es un buen dato. “Mi idea es que antes de las elecciones legislativas de abril o mayo de 2002 las negociaciones estén terminadas, afirma y pide a los primeros ministros europeos que concluyan las negociaciones para finales de 2001”.

El jefe del Gobierno magiar, Victor Orban, llegó al poder tras las elecciones del año 1998, año en el que se formó un gobierno de coalición entre la Alianza de Demócratas Jóvenes (FIDESZ-MPP) y del Partido de Pequeños Agricultores.

Un recambio para Goenz: Madl

En agosto de este año Ferenc Madl fue elegido tras la tercera ronda de votaciones en el Parlamento como nuevo presidente de Hungría. Madl sucede en el cargo a Arpad Goencz, que ha ocupado la jefatura del Estado durante dos mandatos de cinco años, desde el año 1990, cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas en Hungría.

Madl, que ya había sido designado candidato a la Presidencia en el año 1995 y que perdió con Goencz, se presentaba por los dos miembros principales de la coalición en el Gobierno de Budapest: el Partido Cívico Húngaro (FIDESZ) y el Partido de los Pequeños Propietarios, mientras el tercero, el Foro Democrático, se pronunció a favor de su candidatura.

Ferenc Madl se presentó como candidato único propuesto por los partidos de coalición gubernamental, y no fue hasta la tercera ronda (243 votos a favor, 96 en contra y 12 nulos), en la que sólo hace falta mayoría simple, cuando consiguió la Presidencia.

Cronología año   2000

30 de enero: El primer minsitro húngaro, Victor Orban, abandona la dirección del Partido Cívico Húngaro-FIDESZ, la principal fuerza de la coalición guvernamental. Le sustituye en el cargo Lászlo Kover, actual encargado de los servicio de seguridad. El relevo tuvo lugar en el congreso extraordinario celebrado en Budapest.

16 de febrero: Bruselas inicia las negociaciones con seis nuevos candidatos para el ingreso en la UE. Los elegidos son: Bulgaria, Eslovaquia, Letonia, Lituania, Malta y Rumanía.

marzo de 2000: Se anuncia la puesta en marcha del Plan Széchenyi. Es un plan de desarrollo económico a madio plazo con el objetivo de acortar las distancias en el plano económico que separan a Hungría de la UE.

17 y 18 de marzo: Reunión en la capital, Budapest, de los jefes de gobierno de los países vecinos a Yugoslavia: Albania, Bosnia, Croacia, Macedonia, Rumania y Hungría.

28 y 29 de abril: Reunión de jefes de Estado de Europa Central en Hungría.

4 de agosto: Ferenc Madl elegido presidente de Hungría tras celebrarse la tercera ronda de votaciones en el Parlamento. Sustituye en el cargo a Arpad Gönz.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull