Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
República Checa
Praga ingresa en la OTAN en un momento de inestabilidad política
Gemma Rubiol

El 12 de marzo de 1999, la República Checa ingresó, sin referéndum previo, formalmente en la OTAN. Esta adhesión, poco antes del inicio de los bombardeos a Serbia, generó una situación de malestar por parte de la población, que acusó al Partido Socialdemócrata Checo (CSSD), actualmente en el Gobierno, de haber ignorado su postura cuando tomó la decisión de entrar a formar parte de la organización militar.

Otro muro de la vergüenza

Con el inicio de los bombardeos la situación se agravó ya que la mayoría de la población, en desacuerdo con estas medidas, acusó al Gobierno checo de contribuir a que esta operación se llevara a cabo. Este hecho fue uno de los elementos que generaron la pérdida de popularidad del actual Gobierno.



Descontento popular

A este descontento popular, hemos de añadir una inestabilidad política producida por las continuas escisiones y pugnas internas de un Gobierno minoritario, que sólo controla 74 de los 200 escaños de la Cámara baja. Además, la falta de apoyo parlamentario ha supuesto un obstáculo para el primer ministro, Milos Zeman, a la hora de aplicar su programa y le ha impedido desarrollar la legislación necesaria para que el país acceda con comodidad a la UE.

Con el propósito de agilizar algunas de estas medidas, el líder socialdemócrata ha intentado materializar un gobierno de coalición con el derechista Partido Democrático Cívico, en el gobierno hasta el 1998, que le permitiría aprobar la legislación relacionada con la adhesión a la UE. Finalmente, el empeoramiento de la situación económica provocó manifestaciones de los sindicatos, que acusaban al Gobierno de no cumplir las promesas electorales. Así, el descenso de popularidad del partido socialdemócrata y, en general, de gran parte de la clase política, a la que la población considera tecnócratas, coincide con el creciente apoyo al Partido Comunista de Bohemia y Moravia.

Tradicionalmente, la República Checa ha sido el país con uno de los crecimientos más importantes dentro de Europa del Este. Pero debido a la crisis política y a los errores cometidos en política económica, el país experimentó un importante retroceso económico a partir de 1997, que todavía dura.



Indicadores positivos

Pese a la problemática situación financiera, destacan algunos indicadores macroeconómicos positivos, como la reducción del desequilibrio entre exportaciones e importaciones, la disminución de la inflación y el progreso de la privatización de la banca. Aunque, según los analistas, se debe dar prioridad a la aceleración de las privatizaciones, a la continuidad del proceso de liberalización de los precios, a la mejora del marco legal en las actividades empresariales y a la reestructuración de las finanzas públicas.

Del segundo informe de la Comisión Europea, publicado en octubre, se desprende que la República Checa cumple los criterios políticos necesarios para su adhesión a la UE, pero se tienen que realizar más esfuerzos para reformar el sistema judicial y mejorar la situación de la etnia roma (gitana). El Gobierno debe aplicar una política adecuada que cuente con los recursos necesarios para luchar contra las actitudes discriminatorias de la sociedad.

Según algunos analistas, la República Checa, país que todos presentaban como el alumno aventajado para entrar el primero en la Unión Europea, tendrá serios problemas para superar los criterios de adhesión. Su situación económica, su arrogante postura que tiene mucho que ver con el crecimiento de los sentimientos xenófobos y los ataques contra los gitanos, la corrupción imparable y las luchas entre los partidos democráticos, que ya han generado un espectacular crecimiento del partido comunista, son los principales obstáculos que antes debe superar.

(Texto traducido del catalán por Juan Salvador Martínez)

Cronología año   1999

16 de abril. El Gobierno checo apoya el plan de paz alemán por Kosovo.

12 de marzo. Entrada de Polonia, la República Checa y Hungría en la OTAN. Los primeros ministros de estos tres países firman los protocolos de adhesión e ingresan formalmente en la organización.

12 de octubre. El Gobierno checo acepta la petición, presentada por la alcaldía de una pequeña ciudad, de construir un muro que separe el barrio de la etnia gitana, romaní, de la población considerada autóctona.

13 de octubre. La Comisión Europea publica su segundo informe sobre el progreso de la República Checa hacia la adhesión. En sus conclusiones afirman que la república cumple los criterios de Copenhague, pero que todavía tiene que hacer esfuerzos para reformar el sistema judicial y mejorar la situación de la etnia romaní.

16 de octubre. Poco antes de que empiece el debate parlamentario sobre el presupuesto para el año 2000, el que fuera jefe de Gobierno y líder del principal partido de la oposición checa, Vaclav Klaus, deja entrever que quiere rescindir el actual pacto de cooperación con los socialistas, que actualmente están en el Gobierno. Esto se debe, según el líder de la oposición, a que el actual Gobierno ha demostrado que está incapacitado y necesita una remodelación.

2 de noviembre. Finaliza la construcción de la pared levantada en la localidad de Usti nad Labem con el objetivo de aislar a la comunidad gitana.

11 de diciembre. El Gobierno, ante las críticas de la opinión pública internacional, decide derrocar el muro que separaba la comunidad gitana en Usti nad Labem.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull