Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
República Checa
La economía de Chequia goza de buena salud mientras su Gobierno enferma
Mireia Maristany

La República Checa se encuentra, junto a Polonia, Hungría, Estonia, Eslovenia y Chipre, en el grupo de vanguardia de ingreso a la Unión Europea (UE), países que ya iniciaron negociaciones en marzo de 1998. En la actualidad sólo ha conseguido cerrar ocho capítulos de la negociación (de un total de 30), y la fecha de su ingreso, como la de los demás países, sigue sin esclarecerse.

Praga 2000

Siete años después de la disolución de Checoslovaquia, las dos naciones resultantes, la República Checa y la República de Eslovaquia, se encuentran a las puertas de la UE, aunque Chequia está mejor situada, debido en gran parte, a la ayuda financiera del programa PHARE (de aplicación en el país desde 1990) y cuya distribución tiene lugar según los criterios de población, de Producto Interior Bruto (PIB) y otras pautas cualitativas.

El PHARE reaviva Chequia

Este programa ha invertido en Chequia, en el período que va desde el año 1990 al año 1999, un total de 629,1 millones de euros. A iniciativa de la Unión, y para ayudar económicamente a los países ex comunistas a empezar a recorrer el camino hacia la UE, se crearon en 1989 el banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y el programa PHARE.

En noviembre de este año tuvieron lugar en la República Checa elecciones al Senado. La Coalición checa de los Cuatro, que agrupa a formaciones como la Unión Cristiano-Demócrata (KDU-CSL) y la Unión de la Libertad (US), consiguieron una holgada victoria en la segunda vuelta de los comicios parciales al Senado. Estas elecciones han supuesto un retroceso para el partido del presidente de la Cámara de los Diputados Vaclav Klaus, el Partido Democrático Cívico (ODS), que sólo ha conseguido ocho representantes, mientras que los partidos de izquierda han sufrido una caída estrepitosa. El Partido Social-Demócrata (CSSD) del actual primer ministro Milos Zeman, y el partido Comunista de Bohemia-Moravia (KSCM), son dos de los más perjudicados. De esta forma el Senado, con 81 escaños a ocupar, tendrá una mayoría de la Coalición (39 diputados), por 22 del ODS, 15 de los socialdemócratas, 3 del KSCM y dos independientes.

Alud de dificultades para Zeman

Milos Zeman, que fue nombrado primer ministro de la República Checa en junio de 1998, sigue teniendo problemas para gobernar. Durante este año ha llevado a cabo varias remodelaciones de Gobierno, que le han llevado a cambiar a varios de los ministros de su Gabinete. Puesto que Zeman ya ha anunciado que abandonará la presidencia del Partido Social Demócrata en la primavera del año 2001, él mismo ha asumido toda la responsabilidad por el fracaso de su partido en las elecciones senatoriales y regionales.

Un documento del Fondo Monetario Internacional (FMI) augura un panorama optimista para la totalidad de Europa del Este, ya que el área incrementará su PIB en un 3% este año y en un 4,2% en 2001. Por otra parte, un informe privado de Credit Suisse First Boston estimaba que las doce economías de la región se beneficiarán de la aceleración que experimentará la UE de forma global. República Checa y Hungría, dos países que han llevado ciclos de crecimiento similares, serán los más afortunados. En concreto el PIB de Chequia crecerá un 3% este año 2000; la tasa de inflación se situará en el 4,0%; y la inversión extranjera, que podría llegar a significar el 12,5% del PIB, acudirá atraída por la transformación del modelo bancario y por un intenso proceso de privatización.

Ningún informe presentado hasta el momento sitúa a a la República Checa en la Unión Europea antes del año 2006. Los países que se mantienen como principales candidatos a ala adhesión, por el momento, son la República de Hungría y la República de Eslovenia, cuyo ingreso en el seno de la UE está previsto para el año 2004.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull