Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Austria
La ultraderecha llega al poder de un nuevo Gobierno austríaco que indigna a toda Europa
Isidor Torres

Austria ha cambiado de Gobierno. Y este cambio no ha pasado inadvertido en Europa porque el nuevo Gobierno austríaco está formado por el FPÖ, de ultraderecha, y el ÖVP, democristianos. Schlüssel es el nuevo canciller de Austria aun cuando dijo que el Partido Popular (su partido) no participaría en un gobierno si no ganaba las elecciones. Pues no ganó, quedó tercero, y además se ha ayudado del ultraderechista Haider para formar un Gobierno con diez carteras compartidas; cinco por la derecha, cinco por la ultraderecha.

El presidente austríaco, Thomas Klestill, después de que Viktor Kima, ganador de las legislativas, no pudiera encontrar socio de Gobierno, ha permitido que la ultraderecha suba al poder una vez que Haider y Schlüssel subscribieran una declaración de apoyo a los valores democráticos y de condena del apoyo austríaco al nazismo.

Pero este nuevo gobierno no demuestra un talante muy democrático. El mismo Thomas Klestill ha vetado a dos ministros del FPÖ. A uno, porque durante la campaña electoral afirmó que los residentes extranjeros recibían hormonas para procrear más que los “austríacos”. El otro ministro colgaba carteles contra los extranjeros con terminología nazi.

Todo esto ha sobresaltado a la comunidad internacional. La presidencia portuguesa emitió un comunicado firmado por catorce países de la Unión en el que se amenazaba a Austria con romper relaciones bilaterales. La Comisión Europea también ha afirmado que seguirá muy de cerca las decisiones del nuevo Gobierno de Austria.

Austria ya acabó el año 1998 con un mal sabor de boca que no se ha podido sacar a lo largo de 1999. El último semestre de 1998 proporcionó al país un protagonismo europeo que no supo aprovechar puesto que, si bien fue el país que ostentaba por turno la presidencia de la Unión Europea, no pudo finalizar ninguno de los temas capitales que se habían fijado como objetivos en las reuniones cumbre europeas que se celebraron allí. Numerosos asuntos se quedaron en fase de preparación: la Agenda 2000 (que define los principios estructurales de la reforma de la Unión Europea), la institución de Míster PESC (Política Extranjera y de Seguridad Común) y la revisión del sistema de financiación del presupuesto de la UE por los Estados miembros. Estos temas fueron muy debatidos por los líderes políticos de los países de los Quince pero no llegaron a un consenso en ninguna de las tranquilas e históricas ciudades de Austria.



Una vez pasada la responsabilidad de encabezar las reuniones políticas europeas, Austria se centró en su política y economía interiores, temas en los que se iba a afrontar un año muy duro según reflejaba la agenda del nuevo año. El año 1999 era para Austria el de las elecciones regionales, europeas y legislativas, aun cuando la llegada de los comicios no fue demasiado tranquila. Una de las fuentes de ingresos importantes de Austria, el turismo de nieve, se mostró reticente por culpa de un alud en Galtuer (en los Alpes, frontera con Liechtenstein), que ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull