Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Gran Bretaña
El antiguo imperio de descentraliza con los Parlamentos de Escocia, Gales y el Ulster
Isidor Torres

Tony Blair, primer ministro británico y líder del Partido Laborista, vive en una nube. Y esta felicidad no sólo le viene proporcionada por los escasos problemas que la derecha thatcheriana plantea al Gobierno británico y porque volverá a ser padre, según anunció su mujer, sino también por el éxito conseguido en el Reino Unido por la aplicación de su Tercera Vía. En este 1999, entre los éxitos de Tony Blair, destaca el estreno de los Parlamentos autónomos de Escocia, Gales y el Ulster.

En Gales y Escocia se celebraron elecciones el 2 de mayo. El Partido Laborista fue el más votado en ambos países, aunque tras los comicios hubo pactos entre partidos de ámbito estatal y se han unido laboristas y liberales. Los nuevos Parlamentos de Gales y Escocia podrán subir o bajar hasta un 3% la tasa de la renta y tendrán plenas competencias en todas las materias excepto en política exterior, trabajo, seguridad social, seguridad nacional, defensa y temas constitucionales; asuntos que seguirán dependiendo del Parlamento británico. En Irlanda del Norte, tras más de un año de problemas y negociaciones, se llegó a un acuerdo, el 28 de noviembre de 1999, para la formación del Gobierno autónomo del Ulster, que entró en funcionamiento el 1 de diciembre.

El otro gran asunto, también como el del Ulster seguido en todo el mundo, ha sido el caso Pinochet. El ex dictador chileno fue detenido, cuando estaba de visita en Londres en 1998, a raíz de una demanda de extradición de la justicia española. El 8 de octubre de 1999, la justicia británica concedía finalmente su extradición y el ministro del Interior británico, Jack Straw, optó por hacer caso a los jueces y no obstaculizar el proceso. Los recursos, sin embargo, impidieron el retorno de Pinochet a Chile, pero a principios del año 2000, el mismo ministro, Straw, aceptó un recurso de los abogados del ex dictador y le declaró enfermo terminal, por lo que todo apuntaba a que podría volver a su país. Posteriormente, siete recursos a la decisión tomada por Straw, que fueron presentados por Bélgica y seis ONG, han impedido la liberación de Pinochet hasta que la justicia los examine.

También el racismo ha protagonizado algunas de las noticias más importantes del año y se convirtió en un problema que sacudió al país a lo largo de 1999. Stephen Lawrence, de raza negra y asesinado en 1993, ha sido el protagonista. La sociedad inglesa se escandalizó este año al cerrarse el caso sin culpables aun cuando se conocían los asesinos, un asunto que hizo notorio el racismo dentro del cuerpo policial inglés. Los hechos, sin embargo, no quedaron ahí y además de los brotes racistas existentes en la policía del Reino Unido, otros sucesos sacaron a la luz la intransigencia inglesa, como, por ejemplo, un atentado contra una comunidad de negros o una bomba que estalló en un barrio asiático.

Con respecto a la situación política, los laboristas aprovecharon la crisis por la que atraviesa la derecha inglesa. Incluso hay casos ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull