Anuario 2000

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Bangladesh
Bélgica
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Brasil
Burundi
Canadá
Chile
China
Colombia
Congo
Cuba
Cuba
Dinamarca
Egipto
El Salvador
España
Estados Unidos
Filipinas
Finlandia
Francia
Gran Bretaña
Grecia
Guatemala
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Letonia
Líbano
Libia
Lituania
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Taiwán
Tayikistán
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Grecia
Simitis revalida la mayoría absoluta y consuma una histórica entrada en el euro
Gustavo Da Silva

Los griegos renovaron su confianza en el primer ministro, Costas Simitis. El líder del Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) venció en las elecciones legislativas con un estrecho margen de votos que, gracias al sistema electoral, le otorgó la mayoría absoluta. Sólo 71.000 sufragios separaron al Pasok de su rival conservador, Nueva Democracia (ND). Las urnas avalaron la gestión de Simitis, pero revelaron la insatisfacción de una parte creciente de la sociedad griega.

Política de distensión con Turquía

El primer ministro se volcó en el cumplimiento de los criterios de convergencia a la moneda única, a la postre su gran éxito personal. Sin embargo, la empresa europea distanció al Gobierno socialista de las grandes preocupaciones de la población: un alto índice de desempleo –11%–, una precaria enseñanza pública, la mala calidad del sistema sanitario y la inseguridad ciudadana. Los agricultores –un 20% del electorado– han visto reducidas las subvenciones comunitarias en los últimos años y los pequeños inversores han sufrido la caída de los valores de la Bolsa de Atenas. La meta del euro generó una política tecnocrática y austera, jalonada por decisiones impopulares.

Consciente de este estado de opinión, el líder de la opositora ND, Costas Karamanlis, enarboló la bandera del cambio y de la modernización –el Pasok ha estado en el poder desde 1981, excepto entre 1990 y 1993–. El apretado resultado supuso una victoria moral para Karamanlis, de 44 años, quien se consolida como una alternativa para la Jefatura del Gobierno. La relación de fuerzas salida de los comicios instaura el bipartidismo e inaugura una tendencia a la uniformidad ideológica. Pasok y ND convergen en la centralidad política, tan alejada del espíritu populista del viejo socialismo del ex primer ministro Andreas Papandreu; coinciden en las directrices macroeconómicas, en la actual orientación de la política exterior y en el férreo control de la inmigración ilegal procedente, sobre todo, de la vecina Albania.

Adiós a la dracma

La secular historia de la divisa griega escribirá su penúltimo capítulo desde el 1 de enero de 2001. El último, a partir del 2002, cuando desaparezca físicamente de la circulación. El mercado financiero heleno se incorpora a la Unión Monetaria Europea (UME) tras un camino milagroso para cumplir las condiciones del Banco Central Europeo (BCE). Grecia ha tenido que seguir una estricta dieta; por ejemplo, ha reducido un 8’6% su déficit público entre 1995 y 1999. En cambio, el BCE advierte de que el repunte de la inflación –un 4’2% de noviembre de 1999 a noviembre de 2000– es un lastre para la Zona Euro. El ingreso como duodécimo país de la UME supone un gesto de confianza de sus socios, ya que Grecia siempre ha viajado en el vagón de cola de la Unión Europea.

Cronología año   2000

19 de enero. El ministro de Exteriores, Yorgos Papandreu, inicia una visita oficial de cuatro días a Turquía.

10 de marzo. El ministro de Economía, Yannis Papandoniou, solicita a la UE la entrada de Grecia en el euro.

10 de abril. Elecciones legislativas: Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), 43’8% de votos y 158 escaños –cuatro menos que en 1996–; Nueva Democracia (ND), 42’7% y 125 escaños –17 más–; Partido Comunista (KKE), 5’5% y 11 escaños; Coalición de la Izquierda y el Progreso (SYN), 3’2% y 6 escaños. Participación: 75%.

30 de mayo. Los ejércitos de Grecia y de Turquía inician maniobras militares de la OTAN frente a la costa del Peloponeso.

16 de septiembre. Las comunidades grecochipriota y turcochipriota reanudan las conversaciones en Nueva York, con la mediación de la ONU, sin aparentes avances. Chipre, que se independizó como colonia británica en 1960, es una isla de 750.000 habitantes dividida por la llamada línea verde desde 1974, tras la invasión parcial del Ejército de Turquía. La parte grecochipriota –el 62% del territorio y el 82% de la población– está reconocida internacionalmente con el nombre de República de Chipre, presidida por Glafkis Clerides. La soberanía de la zona turcochipriota sólo está legitimada por Ankara. Los grecochipriotas reclaman la reunificación de la isla, bajo el gobierno de sus actuales autoridades, y la retirada de las tropas turcas. Los turcochipriotas rechazan este último punto en aras de garantizar los derechos de su minoría y sólo aceptan una confederación de dos Estados independientes.

22 de octubre. Suspensión de los ejercicios militares con Turquía.

23 de noviembre. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos sentencia que el Estado debe indemnizar o devolver las propiedades expropiadas al rey Constantino, tras el advenimiento de la República en 1973.

1 de enero de 2001. Grecia ingresa en la Unión Monetaria Europea. El tipo de cambio oficial e inamovible es de un euro por 340’75 dracmas.


Periodismo Internacional © 2018 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull