Anuario 1999

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Australia
Austria
Birmania
Brasil
Bulgaria
Burundi
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
Ecuador
Egipto
El Salvador
España
Estonia
Filipinas
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Kuwait
Líbano
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Sáhara Occidental
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Túnez
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Vietnam
Irlanda
El nuevo Gobierno del Ulster no garantiza la paz, atascado en la cuestión del desarme de los paramilitares
Isidor Torres

A pesar de que el 10 de abril de 1998 se firmó el acuerdo del Viernes Santo, en el que los nacionalistas republicanos reconocían el derecho a la autodeterminación y los unionistas reconocían el derecho de Irlanda del Norte para decidir por ella misma en sus asuntos, el proceso de paz no acababa de cuajar y se multiplican los problemas para poner punto y final al conflicto.

Parecía interminable. La lucha entre católicos y protestantes, entre nacionalistas y unionistas, estaba permanentemente viva y encendida. Ni las presiones de la calle, ni el deseo de paz de la población podía apaciguar un sentimiento de hostilidad aguda entre las dos comunidades, que se palpaba cada vez que algún grupo radical de cualquiera de ambos bandos cometía un atentado.

“Un día crees que la paz está a punto de llegar y el día siguiente vuelve el drama de la violencia”, son palabras de un habitante del Ulster que marcan la impotencia y el desaliento de más de un año de negociaciones fracasadas para formar el Gobierno Autónomo. Uno de los problemas más importantes a solucionar era el desarme de los grupos paramilitares. El IRA, un grupo radical católico, muy próximo al partido de Irlanda del Norte Sinn Fein, ponía como condición para su desarme que este grupo político participara en el Gobierno Autónomo del Ulster (provincia irlandesa que no es sinónima de Irlanda del Norte, sino que se refiere a seis de los nueve condados que tiene esta demarcación y que pertenecen al Reino Unido; los otros tres conforman, junto a tres provincias más, la República de Irlanda).

Las fechas clave para la conquista definitiva del Gobierno autónomo fueron el 11 de octubre y el 15 de noviembre de 1999. En la primera fecha, el Reino Unido reemplazó a Mo Mowlan por Peter Mandelson como ministro británico de Irlanda del Norte. El 15 de noviembre de 1999, el ex senador estadounidense encargado de dirigir las conversaciones sobre el Ulster, George Mitchell, dio a conocer un nuevo plan cuando el pesimismo era la característica más común entre los negociadores del Ulster: que el Gobierno se forme el mismo día en que se nombre a los representantes de los grupos paramilitares que negociarán el desarme ante la comisión encargada. El UUP y el Sinn Fein apoyaron la propuesta y el IRA hizo su primer comunicado público y se comprometió a designar interlocutor.

Tras este golpe de timón, el 28 de noviembre de 1999, se cerró la formación del Gobierno Autónomo. El nuevo Ejecutivo tendría doce representantes (dos del Sinn Fein) pertenecientes a cuatro partidos: los católicos, el Partido Laborista y Sinn Fein, los radicales protestantes, y los unionistas del UUP. Este Ejecutivo, que será presidido por David Trimble, perteneciente al moderado Partido Unionista del Ulster, el UUP, tomó poderes el 1 de diciembre, un mes antes de que se desarmen los grupos paramilitares, que ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull