Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Uzbekistán
El presidente Karimov se lanza en brazos de Estados Unidos para reafirmar su primacía regional
Ignasi Castelló

Uzbekistán ha sido el país de Asia Central que más y mejor ha aprovechado la campaña norteamericana en Afganistán para mostrarse como el firme aliado de Occidente, distanciándose de la tutela rusa y realzando su papel de líder en la zona. Al autoritario Islam Karimov, la operación global contra el terrorismo le ha servido para justificar su represión de los movimientos islamistas y para atraer las simpatías de Washington.

Desde que Estados Unidos empezó a buscar aliados en Asia Central para iniciar su ofensiva contra el Gobierno de los talibán y capturar al máximo responsable de los ataques del 11-S, Ossama Ben Laden, Uzbekistán fue uno de los primeros países en ofrecer sus instalaciones de albergar tropas norteamericanas en su territorio. Desde la llegada de los talibán al poder en 1994, Uzbekistán había financiado a los afganos de etnia uzbeka, dirigidos por el “señor” de la guerra Abdul Rashid Dostum, para combatir a los estudiantes coránicos, por la que la relación entre ambos países era de enemistad.

Para facilitar la operación militar en Afganistán, el régimen de Islam Karimov cedió la base terrestre de Janabad -que aloja a unos 2.000 soldados-, y los pequeños aeropuertos de Kokoida y Termez. Toda esta ayuda uzbeka a la campaña militar ha provocado que Uzbekistán se haya convertido, junto a Afganistán, en el mayor baluarte norteamericano en Asia Central.

Durante todo 2002, el régimen de Karimov ha visto recompensada esta ayuda, y los viajes de distintos líderes políticos y militares occidentales al país han sido constantes. Tanto el jefe del Comando Central de EE.UU., Tommy Franks, como el secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, visitaron Tashkent y firmaron acuerdos de cooperación militar y estratégica con Uzbekistán, que recibió ayudas por valor de 22 millones de dólares para seguir combatiendo el Movimiento Islámico de Uzbekistán (MIU), vinculado a Al-Qaeda. Esta guerrilla islámica había sido acusada, tanto por Uzbekistán como por los servicios de espionaje estadounidense, de colaboracionista con la organización encabezada por Osama Ben Laden.

También el presidente del Banco Mundial, James Wolfesohn, fue uno de los huéspedes de Karimov durante 2002, y acordó que el país recibiría respaldo económico si avanzaba en la instauración del libre mercado. Exigencia que, sin embargo, no fue requerida por la Unión Europea para aprobar nuevas ayudas por un montante de 50 millones de dólares anuales y firmar un acuerdo de seguridad nuclear. Ante este claro y definitivo viaje de Uzbekistán hacia la órbita occidental –anteriormente sólo se habían firmado pequeños acuerdos de cooperación comercial con la Bruselas y Washington-, el antiguo guardián de la zona, Rusia, trató de no perder influencia sobre Tashkent, pero, hasta la fecha, el Kremlin no ha podido detener el giro occidental del país.

Con este apoyo de las democracias y las instituciones ...

Cronología año   2002

10 de enero. Visita del ministro de Exteriores ruso, Igor Ivanov, para tratar de frenar la influencia norte americana.

22 de enero. El jefe del Comando Central de los EEUU, Tommy Franks, firma un tratado de cooperación militar.

28 de enero. Karimov gana el referendum con el 91’58% de los votos para ampliar su mandato 7 años.

29 de enero. La UE duplica la ayuda al Uzbekistán (50 millones de euros) y firma un acuerdo de seguridad nuclear.

3 de marzo. El presidente interino de Afganistán, Hamid Karzai, visita el país y se compromete a luchar contra el narcotráfico.

12 de marzo. Firma de un tratado de colaboración estratégica con EE.UU.

3 de abril. El presidente del Banco Mundial, James Wolfeson, visita el país.

10 de mayo. Uzbekistán da su apoyo a Alemania para su ingreso en el Consejo de Seguridad de la ONU.

14 de junio. Uzbekistán abandona la organización de la integración regional del GUNAM.

15 de julio. Los EEUU donan 22 millones de euros para mejorar las estructuras militares.

9 de septiembre. El presidente del Kazajstán propone la unificación de los dos países.

18 de octubre. Karimov ataca la ONU y alaba a EE.UU. por su presencia en Afganistán.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull