Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Australia
Australia endurece sus medidas migratorias en su papel de guardián occidental del sudeste asiático
Jordi Quixano

Gobierno de Camberra ha vivido un intenso enfrentamiento con los inmigrantes afganos, ya que existe, según ha dicho el Gobierno australiano un “exceso de ilegales”.
Las Naciones Unidas advirtieron a Camberra de que no podían proseguir por el camino de la restricción a la inmigración, sobretodo de origen afgano, puesto que el Gobierno australiano retenía a todos los ilegales en campos de refugiados donde recibían un trato inhumano, según informes de la ONU. En estos campos de refugiados se han dado casos de intentos de suicidio bebiendo detergente, y se han realizado diversas huelgas de hambre en las que, no sólo se abstenían de comer, sino que se cosían literalmente los labios. La advertencia de la ONU sobre los dirigentes australianos pesó de tal manera que el Gobierno de Camberra llegó a ofrecer recompensas económicas a los inmigrantes que abandonasen el continente, ya que los gastos de manutención de los campos eran mayores.
Esta situación de rechazo a la inmigración, sobretodo de origen musulmán, de los últimos años se ha visto reforzada por la cruzada internacional iniciada por EE.UU. contra el terrorismo a raíz del 11-S y vista como cuestión interna tras el atentado de Bali del 12 de octubre, ya que muchas de las víctimas eran turistas australianos.
Muchas personas vieron en la explosión de Bali la versión indonesia, o incluso australiana, del ataque del 11 de septiembre contra el World Trade Centre. Tras el atentado, entre las élites políticas australianas surgió una reacción visceral contra los grupos islámicos fundamentalistas (muy presentes en los países del sudeste asiático), supuestamente ligados a la red de Al Qaeda de Osama Bin Laden. Por ello, el atentado en el club nocturno del centro turístico de Kuta fue rápidamente atribuido, tanto por parte del Gobierno de Camberra como por el de Yakarta, al grupo ‘JI’ (Jemmah Islamiyah), que tiene en Indonesia su particular campo de batalla además de tener lazos con la vecina Abu Sayaf (guerrilla islámica que pretende crear un Estado musulmán en el sur de Filipinas) y con el propio Bin Laden.
Fueron necesarios más de 200 muertos y otros tantos desaparecidos en el acto terrorrista de Bali para que Indonesia se sumase a la lucha internacional contra el terrorismo. Lucha promovida por el propio George Bush desde Estados Unidos, y seguida fervientemente por Australia. A raíz del atentado, el primer paso para la unión antiterrorista de Australia y el país del sudeste asiático lo dio el primer ministro australiano, John Howard, que envió al ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Downer, y al de Justicia y Aduanas, Chris Ellison, a negociar el tratado, que finalmente se firmó a principios de noviembre. En dicho tratado se comprometieron a colaborar militarmente e intercambiar la información para combatir el terrorismo.
El Gobierno de Australia ha llevado a la práctica la idea norteamericana de luchar contra el terrorismo internacional en su zona de influencia. Tanto es así, que además del acuerdo alcanzado con Indonesia, ha sellado pactos de la misma índole con países del sudeste asiático como Tailandia y Malasia, en los cuales se aprobaron nuevas leyes antiterroristas que se definían al terrorismo como daño grave a la población o a la propiedad, poner en peligro la vida, arriesgar la salud pública o la seguridad.
Por todo ello, Australia ha ratificado su postura de aliado importante de Estados Unidos en la lucha contra los extremistas islámicos, a la vez que ha desarrollado sus vínculos en este sentido con países del área.

Página anterior

Cronología año   2002

19 de enero. Unos 200 inmigrantes afganos se cosen los labios y se declaran en huelga de hambre para mostrar su sufrimiento por la prolongada espera que aguardan mientras procesan sus peticiones de asilo.

8 de febrero. Australia e Indonesia sellaron un memorando de intenciones por el que ambos países se compremeten a intercambiar información en la lucha contra el terrorismo internacional.

23 de mayo. El gobierno de Camberra ofrece dinero a los inmigrantes afganos para que abandonen el país.

30 de mayo. Australia y Tailandia acuerdan fortalecer el comercio y preparar un memorando de entendimiento en materia de lucha antiterrorista.

27 de junio. El Senado aprueba Ley antiterrorista en respuesta al 11-S.

22 de julio. Irak redujo a la mitad sus importaciones de trigo de Australia.

22 de agosto. La capital australiana de Camberra despenaliza el aborto.

16 de septiembre. El Gobierno australiano favorece atacar a Irak aún sin el apoyo de la ONU.

3 de octubre. Australia y Tailandia firman un pacto de cooperación antiterrorista.

12 de octubre. Atentado de Bali. Australia declara el día 20 de octubre como día de luto nacional.

19 de octubre. Naufraga el navío “Siev X”.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull