Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Brasil
Cardoso logra cerrar el año con la economía brasileña estabilizada
Ramon Aymerich

Brasil, cierra un 2001 marcado por numerosos casos de corrupción que han afectado a las altas esferas de la política del país. Este año han ocupado el cargo de presidente del Congreso tres personas diferentes. El primero en llegar a la presidencia de la Cámara Baja fue Carlos Magalhaes, acusado de violación de secretos parlamentarios. El sucesor de Magalhaes fue Jáder Barbalho, envuelto en un escándalo sobre enriquecimiento ilícito y, finalmente, el tercero en presidir este hemiciclo, ha sido Ramez Tabet, que a los 34 días de ocupar la presidencia fue acusado de percibir una pensión mensual por una jubilación a la que no tendría derecho.

Las cárceles: el infierno brasileño

El Gobierno libera a centenares de “esclavos”

Estos tres casos de corrupción solo son un ejemplo de la forma de actuar de muchos políticos de este país, un país gobernado por Henrique Cardoso, del Partido de la Social Democracia de Brasil, PSDB, un hombre que fue autor de varios libros de referencia para los intelectuales de izquierdas de la década de los 70 y que en 1993, dando un viraje ideológico de 180 grados, entró a formar parte del Gobierno de Itamar Franco ocupando el cargo de ministro de Economía y Finanzas. Este hecho fue, como mínimo, sorprendente ya que el ex profesor izquierdista siempre se había opuesto a la política neoliberal de Franco.

Actualmente, Cardoso, que se considera hombre de izquierdas, ha de soportar las críticas de la oposición, liderada por el Partido de Trabajadores, el PT, que lo acusa de llevar una política, sobretodo en el campo económico, totalmente de derechas y sostenida mediante tesis neoliberales. El presidente, para defenderse de estas acusaciones, ha preparado para este año, su último en el cargo, un ambicioso plan social para luchar contra la pobreza, uno de los principales males de la sociedad brasileña. A pesar de las críticas sobre el cambio ideológico del presidente, nadie puede ocultar los méritos que ha hecho Cardoso, que ya en 1993, gracias al Plan Real, consiguió acabar con la hiperinflación, y ahora como presidente, ha sido uno de los principales valedores del Mercado Común de la América del Sur, el Mercosur, y de la plena integración en éste de Brasil, como primera Economía de la América Latina. En el 2001 Brasil, según el Ministerio de Hacienda, ha crecido un 2,5 por ciento. Cardoso, no ha sufrido aún ninguna acusación de corrupción sería, salvo el caso de su “corrupción” ideológica, que, quizá, por ser político de un país como Brasil, se puede soportar como un mal menor.

La crisis parlamentaria

El miércoles 14 de febrero salió elegido como nuevo presidente del Congreso de los Diputados Jáder Barbalho, líder del Partido Movimiento Democrático Brasileño, PMDB - que forma parte de la coalición gobernante junto con el Partido de Frente Liberal, PFL, y el partido de Cardoso- . Nadie podía imaginar que este nombramiento diera origen a una sucesión de dimisiones, tanto de presidentes del Congreso, como de ministros, dignas de la mejor telenovela suramericana.

El predecesor de Jáder Barbalho, Antonio Carlos Maghallaes, fue el que encendió la mecha de esta serie de acusaciones hacia la clase política brasileña. Magalhaes, líder del ...

Cronología año   2001

17 de febrero. El ex presidente del Parlamento brasileño Antonio Carlos Magalhaes acusa al Gobierno de manipular las elecciones parlamentarias para evitar su victoria.

23 de febrero. El presidente brasileño, Henrique Cardoso, destituye a dos ministros próximos a Magalhaes. Los destituidos son Waldeck Ornelas, ministro de Prevision Social, y Rodolpho Torinho, Ministro de Energía y Minas.

24 de febrero. El ministro destituido Waldeck Ornelas reconoce que existen “focos de corrupción” en el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

13 de marzo. Robert Brant y José Jorge Vasconcelos, ambos del partido de Cardoso son nombrados nuevos ministros de Prevención Social y de Energía y Minas respectivamente.

22 de julio. La situación del nuevo presidente del Congreso brasileño, Jáder Barbalho, se complica. La revista “Istoé” acusa al senador de haber extorsionado a un empresario que pretendía obtener un crédito de un organismo estatal.

29 de agosto. El presidente del Congreso insiste en que es inocente de los casos de corrupción en los que ha sido implicado y califica las investigaciones en su contra de ridículas y señala al PMBD como el principal instigador de estas acusaciones vertidas hacia su persona.

20 de setiembre. Jáder Barbalho deja su cargo y lo sustituye Ramez Tabet. Ramez Tabet, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, la principal fuerza electoral del país, había sido anteriormente Ministro de Integración Nacional.

23 de octubre. El nuevo y ya tercer presidente del Parlamento, Rámez Tebet. Es acusado por la prensa brasileña de recibir ilegalmente 735 dólares mensuales como pago por una jubilación a la que no tendría derecho. Se empieza a rumorear que Tebet dejará el cargo.

14 de noviembre. Cardoso nombra a un nuevo secretario de la Presidencia y tres nuevos ministros en Justicia, Transportes e Integración. Estos nombramientos, según la prensa local, sirven para preparar el terreno para las elecciones del 2002 que se celebrarán en el mes de noviembre.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull