Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Uruguay
Uruguay: La crisis argentina se extiende más allá de sus fronteras
Míriam Nadal

El pequeño país, conocido años atrás como la “Suiza de América Latina” por la solidez y fiabilidad de su sistema financiero, lucha hoy por salir de una enorme crisis económica. La crisis argentina ha cruzado el Río de la Plata, y ha golpeado duramente a Uruguay. La ruptura del gobierno de coalición entre los dos partidos tradicionales, los colorados y los blancos, dificulta la situación política de un país “ahogado” que ha recibido una importante inyección monetaria de los Estados Unidos, de 1.500 millones de dólares este 2002.

Uruguay afronta una crisis institucional después que el Partido Blanco (o Nacional) decidiera poner fin a la coalición de gobierno a finales del mes de octubre del 2002. Con la renuncia de cuatro de sus cinco ministros, el líder blanco y ex presidente Luis Lacalle justificó la decisión porque, según él, “el Gobierno está agotado y sus proyectos son vacíos de contenido”. A principios del 2.000, el candidato del tradicional Partido Colorado, de derechas, Jorge Batlle, asumió la presidencia gracias a la coalición formada por su partido y el Partido Blanco, los dos partidos políticos tradicionales en Uruguay, que derrotó en la segunda vuelta al Encuentro Progresista-Frente Amplío (EP-PAN), partido de izquierdas, que fue la formación más votada en la primera vuelta.

A pesar de que los ministros blancos anunciaron el fin del pacto gubernamental que hizo posible la presidencia de Batlle, de momento las dos fuerzas continúan actuando unidas en el Congreso. El líder del Partido Blanco, Lacalle, reprochó a Batlle que no “había compartido la conducción de la política económica en el sí de la coalición”; y también argumentó que el Gobierno no había concretado las reformas institucionales que había prometido durante el periodo electoral.

La crisis política se ha producido en medio de la profunda crisis económica que padece el país, que se encuentra en el cuarto año de recesión y con una inflación del 40%. La deuda externa se sitúa el 30 de junio del 2002 en 5.085 millones de dólares, el 111% por encima de los 2.408 millones de finales del 2001. El índice de paro supera el 19%.

Si las elecciones se celebrasen ahora, según una encuesta reciente (noviembre 2002), el partido de izquierdas Encuentro Progresista-Frente Amplío obtendría el 54% de los votos, mientras que el Partido Colorado y el Partido Blanco, tendrían el 16,5% y el 13,5% de los sufragios, respectivamente.

En estos momentos, Jorge Batlle, el presidente uruguayo, se encuentra en la mitad de su mandato, que finaliza el 2005.

La coalición entre colorados y blancos nació tras las elecciones de octubre de 1999 para enfrentarse al líder del Frente Amplío, Tabaré Vázquez, que había ganado en la primera vuelta. Pero ahora la “sintonía” entre unos y otros parece haber terminado. Según la dirección del Partido Blanco (o Nacional), su tarea era estabilizar la situación del país y no dar carta blanca al Gobierno. Como anécdota, las palabras de Lacalle, que afirmó que si hasta ahora colorados y ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull