Anuario 2002

Afganistán
Argelia
Argentina
Australia
Azerbaiyán
Belice
Bielorrusia
Brasil
Burundi
Chile
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa Rica
Cuba
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Honduras
India
Japón
Kazajstán
Kenia
Kirguistán
Libia
Marruecos
México
Nepal
Nicaragua
Pakistán
Panamá
República Dominicana
Rusia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Taiwán
Tanzania
Tayikistán
Tíbet
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Brasil
Lula gana las elecciones brasileñas por abrumadora mayoría
Míriam Nadal

institucional durante su doble mandato (ocho años).

Ahora, tras ser derrotado las tres veces anteriores, Lula da Silva ha logrado llegar al Palacio de Planalto. Dejando de lado las recetas comunistas y populistas, a favor del pragmatismo, y con un mensaje reforzado por la elección del empresario del Partido Liberal José Alencar como vicepresidente, Lula es la esperanza de los brasileños y es visto como una amenaza por algunos organismos internacionales y principalmente por los Estados Unidos.

Las elecciones
Mediante un modernísimo sistema de urnas electrónicas, en qué cada elector tardaba 30 segundos por votar su líder, y en la segunda vuelta, Lula derrotó José Serra, del Partido Socialdemócrata Brasileño, y candidato oficialista, que obtuvo el 38,62% de los sufragios.
Este sistema de voto electrónico se inició en 1996. Una parte importante de los 144 millones de brasileños con derecho a voto, confusos todavía con este sistema, porque muchos de ellos no están familiarizados con el uso de las máquinas y urnas electrónicas, formaron largísimas colas en los colegios. Y es que la participación en estas elecciones ha sido de las más altas de la historia del país.
En la primera vuelta de las elecciones, celebradas el 6 de octubre, Lula da Silva recibió treinta ocho millones de votos. El líder del Partido de los Trabajadores se enfrentó con José Serra, que obtuvo un 24,47% de los sufragios y con dos candidatos más: Anthony Garotinho, del Partido Socialista Brasileño (PSB), y también con Ciro Gomes, representando la coalición de centro izquierda, el Frente Laborista. Tras no conseguir los votos suficientes para pasar a la siguiente vuelta, con un 15,77% y un 12,49% de los sufragios respectivamente, Garotinho y Gomes dieron su apoyo a Lula da Silva y se incorporaron a su campaña. Los ex presidentes José Sarney y Itamar Franco también defendieron la victoria del Partido de los Trabajadores como la mejor solución para Brasil.

Tras ver los resultados de la primera vuelta, y después de los sondeos hechos previamente, y despertando muchas expectativas, la victoria de Lula ante José Serra en la segunda vuelta, parecía clara.
En conocer el triunfo del ex obrero metalúrgico, miles de seguidores del brasileño ocuparon las calles principales de las ciudades más grandes del país. La avenida Paulista de la primera ciudad del país, Brasilia, vivió una enorme fiesta que culminó con la presencia del nuevo presidente.
Lula tendrá que responder ante la ola de votos que ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull