Irak
La Europa del 'sí' a la guerra: España, protagonista de la división del Viejo Continente
Javier Oms

"Nadie con sentido común puede pedirle a la Unión Europea que debilite o rompa relaciones con EE.UU. Que nadie espere de la presidencia española un discurso que nos aleje de la necesaria colaboración con EE.UU." Así se expresaba Josep Piqué, ministro de Exteriores español, durante la presidencia europea del Gobierno de José María Aznar en febrero de 2002. Ahora, más de un año después, y tras ver todo lo sucedido en Irak, con su reconstrucción y posguerra asomando la cabeza, esa frase parece casi mesiánica, teniendo en cuenta la política que el Gobierno español ha mantenido durante todo lo acontecido hasta el 20 de marzo, día en que comenzó el ataque a Sadam Husein por parte de las tropas anglo-norteamericanas.

El Reino Unido, principal valedor estadounidense en Europa

Las muestras de apoyo a Washington: la Carta de los 8 y la del Grupo De Vilnius

Aznar se coloca en el mapa político mundial

El Gobierno del PP tuvo la oportunidad de escoger: o bien entrar en una dinámica que buscara el consenso entre los socios más importantes de la Unión Europea o bien, tal como ha sucedido, entrar en la órbita de los intereses norteamericanos.

José María Aznar y toda la maquinaria diplomática del Gobierno han sido algunos de los mayores defensores de la política belicista que George W. Bush ha llevado a cabo desde enero de 2002. El mismo mes en que durante el discurso del Estado de la Unión el presidente norteamericano bautizaba a Irak, Irán y Corea del Norte como el nuevo 'Eje del Mal'. El término, que recordaba al Eje de la Segunda Guerra Mundial (Alemania, Italia y Japón), acusaba a los tres países de acoger y financiar a terroristas con objetivos norteamericanos en sus agendas. A la vez la Unión Europea empezó a dividirse a la hora de servir de equilibrio y lograr aplicar el derecho internacional antes de que se desatase una nueva guerra.

El Gobierno español, junto al británico, logró dar un empujón más a la división que arrastraba la UE desde que se discutieron las cifras para la ampliación a 25 miembros. La aparición de la llamada Carta de los 8 y la del Grupo de Vilnius no hicieron sino empeorar la situación y dar al PP y a José María Aznar un papel protagonista en la obra, sobre todo por lo ansioso que se mostró siempre el Gobierno en defender una causa en la que tenía voz por estar en uno de los asientos temporales del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Sea por lo que fuere, España ha sido uno de los países que más esfuerzos diplomáticos ha realizado en pro de la intervención para el desarme de Sadam Husein.

Las razones que se señalan son diversas, aunque nunca del todo concretas. Aznar reiteró en varios discursos su voluntad de ayudar en la lucha contra el terrorismo, de manera que esperaba recibir a cambio ayuda en las mismas tareas, es decir, en el conflicto en el País Vasco y en la lucha contra ETA. Otras voces señalaban el afán de protagonismo de Aznar, capaz de situar a España por fin en el mapa mental geopolítico de los grandes, o bien en la posibilidad de lograr un mayor peso en el mercado latinoamericano, donde España es la segunda potencia inversora y que está controlado, en gran parte, por Estados Unidos. Esta última opción puede no ser del todo viable dada la impopularidad que ha logrado España en los países de América del Sur gracias a su apuesta pro-Bush. Como ejemplo ...

Cronología  

Noviembre de 2002

Día 8. Tras semanas de negociaciones, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprueba por unanimidad, incluyendo a Francia y Siria, la resolución 1441. Ésta señala la obligación de Irak de permitir el regreso de los inspectores de la ONU y da una última oportunidad al régimen de Sadam Husein para deshacerse de las armas prohibidas. Amenaza al régimen con "graves consecuencias" en caso de incumplimiento.

Diciembre de 2002

Día 7. Irak entrega un informe sobre sus arsenales un día antes del límite establecido por los inspectores y la ONU.

Enero de 2003

Día 14. Francia y Alemania pactan la futura distribución de poder en la UE.

Día 22. París y Berlín renuevan el Tratado del Elíseo en su 40 aniversario.

Día 30. Publicación de La Carta de los 8.

Febrero de 2003

Día 6. La negativa de Francia y Alemania cierra la puerta a un apoyo militar de la OTAN en caso de guerra.

Día 8. China y Rusia acercan posturas con el eje franco-alemán

Día 10. Francia, Rusia y Alemania cierran la posibilidad a que la OTAN defienda a Turquía en caso de ataque iraquí.

Día 15. Millones de personas se manifiestan en todo el mundo en contra de la guerra en Irak.

Día 17. Los líderes de los Quince acuerdan un documento de mínimos donde afirman que "las inspecciones no pueden prolongarse indefinidamente", aunque afirman también que "la guerra no es inevitable" y que "la fuerza debe ser el último recurso".

Día 18. La mayoría de los países de la ONU apuestan por alargar las inspecciones y dejar como última opción la intervención militar.

Día 24. El Reino Unido, Estados Unidos y España presentan una nueva propuesta de resolución.

Día 26. 122 diputados laboristas votan contra la política de Tony Blair en la crisis de Irak.

Marzo de 2003

Día 10. Francia y Rusia anuncian que vetarán en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas cualquier resolución que lleve a un conflicto armado en Irak.

Día 12. Tony Blair presenta una propuesta de prueba de desarme basada en seis puntos que Sadam Husein deberá cumplir para evitar la guerra.

Día 16. Tras la cumbre de las Azores, Bush exige un desarme inmediato a Sadam Husein.

Día 17. Kofi Annan retira a los inspectores de Irak.

Día 20. Primer ataque norteamericano sobre suelo iraquí.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull