Irak
China: Los motivos del 'no': todo al servicio del expansionismo económico
Marta Caseny

relaciones bilaterales con los EE.UU. El expansionismo de la economía china se debe medir también sobre la base de la influencia ejercida por los EE.UU. en Asia. En la medida en que el Gobierno chino consiga frenarla podrá paralelamente favorecer su expansión.

La posición de China con respecto al conflicto en Irak ha sido siempre clara. Su deseo era poner punto final al conflicto siguiendo los parámetros que se establecieran desde el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, sin importar cuáles fueran. Durante la primera conferencia de prensa concedida el 18 de marzo por el primer ministro chino, Wen Jiabao, para aclarar la posición del país respecto al conflicto, insistió que la solución pasaba por la vía política y diplomática, por la ONU. Y aquella misma tarde el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Kong Quan, explicó también que China estaba trabajando con las Naciones Unidas para llegar a resolver el conflicto conforme a la legalidad internacional.

De hecho, el día 6 de marzo el presidente chino, Jiang Zemin, ya había mantenido con el primer ministro francés, Jacques Chirac, una conversación telefónica durante la cual el presidente chino se posicionó claramente a favor de continuar con las inspecciones de la ONU y optó por una resolución pacífica del conflicto.

La oposición de China a la decisión tomada por Washington de atacar Irak puede resumirse, según un análisis publicado a principios de marzo en el Diario del Pueblo (órgano oficial del comité central del Partido Comunista Chino) sobre la base de tres ejes: "un principio", "dos proposiciones" y "tres peticiones". El principio al que hace referencia es resolver el conflicto en Irak pacíficamente, mediante el diálogo y sin recurrir al uso de la fuerza. Las dos proposiciones son, en primer lugar, abogar para que la solución política del conflicto se enmarque en las resoluciones tomadas en el seno de las Naciones Unidas para mantener la unidad del Consejo de Seguridad y, en segundo lugar, trabajar para que se conceda a la Comisión de la ONU para la Observación, la Verificación y la Inspección de las armas en Irak (UNMOVIC) y a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) el tiempo, el personal y el equipo necesarios para llevar a cabo su trabajo. Por último, las tres peticiones incluyen el llamamiento al resto de Estados soberanos a que defiendan y respeten la soberanía e integridad territorial de Irak; que éste acate las directrices y resoluciones de la ONU y, ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2020 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies