Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Polonia
La inestabilidad del Gobierno ralentiza las reformas para entrar en la UE
Leticia Gonzálvez

El pueblo polaco aceptó con un “sí” optimista la entrada de su país en la Unión Europea (UE) el 1 de mayo de 2004. La clase política, que daba por hecho el éxito del referéndum, no le prestó mucha atención. Los escándalos de corrupción, la rivalidad entre el primer ministro y el presidente del país, y la salida de la coalición de Gobierno del Partido Campesino que le proporcionaba la mayoría, han dejado a los socialdemócratas de Leszek Miller en un estado de debilidad que les ha impedido sacar adelante las reformas exigidas por Bruselas en la Cumbre de Atenas, y que son requisito para entrar en la Unión. La Comisión Europea no lo ha pasado por alto: Polonia es el mayor país de la ampliación y es también el que presenta mayores deficiencias. Tiene seis meses para ponerse al día.

El 1 de mayo de 2004 Polonia entrará a formar parte de la Unión Europea, y la Comisión Europea ya le ha avisado de que si no cumple con los requisitos firmados en el Tratado de Adhesión –suscrito el 16 de abril en la cumbre de Atenas–, Bruselas podría poner en marcha las llamadas “cláusulas de seguridad”, aprobadas en el Tratado, que cerrarían el mercado comunitario a las exportaciones polacas (agrícolas, mayoritariamente).

Según la Comisión, el sector agrícola polaco se está retrasando a la hora de ajustar su legislación a los estándares europeos, especialmente en la producción cárnica y láctea. Si no se realizan los progresos suficientes antes del 1 de mayo, podría haber serias dificultades para pagar las subvenciones directas que el sector primario polaco deberá recibir de la UE una vez dentro. El informe de la Comisión enumeraba otros capítulos negativos, como la corrupción y los estrechos lazos entre la Administración pública y los políticos. Además, Polonia debe modificar su legislación en lo concerniente a la libre circulación de personas, de servicios, de capitales y de bienes; en las políticas de competencia; transportes; impuestos y control de alimentos. En total son nueve capítulos del informe, publicado en noviembre, que dan a entender que, pese a ser el país más importante de Centroeuropa, Polonia es el peor preparado de todos los futuros miembros de la UE.

A pesar de que el presidente de la Comisión, Romano Prodi, se mostró optimista con respecto al tiempo que queda para ponerse al día antes de mayo, el miedo se disparó entre la población, y especialmente entre los millones de granjeros polacos que creen que no podrán competir en el mercado europeo. La introducción de todas las medidas exigidas por la UE implicará un gran gasto que muchas pequeñas granjas no podrán costear. A pesar de que Polonia será el país que más se beneficie de los fondos comunitarios al sector agrícola, los pagos íntegros no se realizarán inmediatamente, sino desde 2004 y hasta 2013 sólo recibirán la cuarta parte del total de los pagos de la Política Agrícola Comunitaria (PAC), según lo establecido en el actual presupuesto comunitario. La incertidumbre del campesinado sobre qué pasará después de mayo es caldo de cultivo para los partidos “euroescépticos”, contrarios a la entrada del país en la UE. El partido nacionalista Samobroona (Autodefensa), liderado por Andrsj Lepper, ha alcanzado ya el tercer puesto en las encuestas de opinión y lucha por aumentar su 11 ...

Cronología año   2003

7 de enero. Comienza la investigación por el “Rywingate”

28 de febrero. El Partido Campesino (PSL) de la coalición gobernante vota en contra de una iniciativa de impuestos. Miller pide la renuncia de los dos ministros del PSL tras una pelea entre los dos socios

1 de marzo. El gobierno de coalición se disuelve con la salida del PSL.

29 de marzo. El presidente Alexandr Kwasniewski pide la dimisión del primer ministro para que el escándalo de corrupción no perjudique la oportunidad de entrar en la UE.

16 de abril. Firma del Tratado de Atenas de adhesión a la UE

7 de mayo. Polonia rechaza asumir en solitario el mando militar de su región en Irak.

6 de junio. El canciller Schröeder visita Polonia buscando la reconciliación tras la tensión de la guerra de Irak. Kwasniewski reitera por televisión la dimisión de Miller.

10 de junio. Referéndum de entrada en la UE, con un 77% a favor

13 de junio. El gobierno supera el voto de confianza, gracias en parte al refuerzo del voto de entrada en la UE.

24 de junio. Polonia impone una multa de 2.600 euros a un barco fletado por feministas para abortar en alta mar.

31 de junio. Bush visita Polonia para estrechar lazos con su nuevo aliado, en reconocimiento por el apoyo a la guerra de Irak

3 de septiembre. EEUU cede la autoridad de una zona del centro de Irak a la fuerza multinacional dirigida por Polonia.

1 de octubre. Por exigencia de la UE, se exige visado a cada visitante de Rusia, Bielorrusia y Ucrania, mientras que antes bastaba un pasaporte para entrar en el país. España y Polonia hacen frente común para defender su poder en la UE.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull