Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Siria
El legado de la bestia
Héctor García

Cuando el presidente Bashar el Assad tomó el poder en julio de 2000, el Times de Londres publicó un análisis sobre las expectativas del nuevo gobernante con el título Las miradas se vuelven hacia el estudiante aventajado. Bashar el Assad, licenciado en Oftalmología por una prestigiosa universidad británica, declaró en el discurso de su investidura que pretendía llevar a cabo una reforma profunda que acabaría con la corrupción en el Gobierno y que pondría al país “en el camino de la democracia”. Desde que fue designado sucesor de su padre en la presidencia, debido al accidente mortal de su hermano Basil, Bashar había empezado a aparecer en público, con muestras de una voluntad aperturista respecto a la línea oficial del partido Baas: amparó en ocasiones la labor de periodistas críticos con el régimen y ayudó a relajar el control policial sobre las organizaciones humanitarias y las que luchan por los derechos civiles. Sus estudios de medicina en el extranjero le valían para presentarse ante el pueblo como un joven “moderno”, un “doctor”, en apariencia alejado de la conducta policial que los sirios temen de su Gobierno.

Tres años después, el talante reformista del presidente sólo se ha manifestado en la superficie. El Gobierno de Assad ensaya una reforma económica de riesgo, y mantiene atada la reforma política. En el fondo Siria vive sumida en la dictadura socialista que ha consumido el país desde que el partido Baas asumió el poder en 1963. El anterior presidente, Hafiz el Assad, ató los cabos sueltos del dominio del partido durante su mandato, absorbiendo al resto del espectro político (formado por tres partidos entonces, convenientemente purgados) en un Frente Nacional de Progreso, una suerte de consejo más que una coalición democrática, que controla el partido dominante. Creó un enorme aparato policial del Estado con 13 cuerpos paramilitares, para colocar al frente de ellos a familiares y amigos, y se aseguró de que los nuevos jefes estuvieran bien situados en la cúpula del Baas, favoreciéndolos en el poder en función de la adhesión a su persona. Assad padre ancló la doctrina del partido en todos los sectores de la sociedad siria, desde la educación infantil a la vida doméstica, pasando por el Ejército. Y acabó de perfilar el corte presidencialista del régimen, celebrando el culto a su persona durante los últimos años de su mandato y de su vida.

Desde entonces, el aparato político y militar del Estado ha servido para proteger al presidente y salvaguardar a la élite familiar que controla el país. Con el Doctor Bashar el Assad no ha cambiado el estilo. De hecho, él mismo tuvo que preparar con cuidado su entrada en el poder, tras la muerte de su hermano, sustituyendo a los jerarcas reticentes con su ascensión por otros de la vieja guardia muy próximos a su familia y a su padre. Los retoques de Bashar al férreo régimen se han limitado a tolerar la publicación de tres periódicos, los tres controlados por los partidos que forman el Frente de Progreso, y a transigir con los llamados foros de diálogo, unas reuniones de intelectuales y de unos pocos políticos independientes, que se celebran en la semiclandestinidad y están estrechamente supervisadas por la policía, y que suelen acabar con arrestos o con peleas provocadas por agitadores del Baas, que hacen uso de su derecho de asistir a las reuniones exclusivamente para boicotearlas. La ley de Emergencia, que permite a la policía mantener un arresto sin presentar cargos y privar de asistencia legal a los presos políticos, no ha sido derogada, y es vigente desde 1963. Según el informe de Amnistía Internacional de ...

Cronología año   2003

Enero. El editor de diario “Al Hayat”, I. Humayda, es arrestado bajo la Ley de la Prensa de Siria y condenado a tres años de cárcel, acusado de publicar noticias incorrectas. El artículo desencadena el arresto y la condena de Humayda está relacionado con las decisiones gubernamentales para prevenir una posible ola de refugiados del vecino Irak, y la posible entrada en el país de miembros del régimen derrocado. El presidente sirio, Bashar el Assad, expresa su rechazo a la ministra de Exteriores española, Ana de Palacio, porque se fuerce el exilio de Saddam Hussein.

Siria firma una declaración conjunta con Egipto, Turquía, Irán y Arabia Saudí en la que instan a Irak a cooperar con la ONU, pero no mencionan a Estados Unidos en el documento. Donald Rumsfeld advierte a Siria que Estados Unidos considerará una acción “hostil” cualquier suministro a Irak mientras dure la guerra.

Marzo. Se realizan elecciones para escoger los representantes de la Octava Asamblea del Pueblo. El Partido Baas gana 167 escaños, los 83 restantes los ocuparán independientes. Amnistía Internacional denuncia la muerte por torturas de un periodista canadiense en una cárcel siria.

Abril. Estados Unidos acusa a Siria de ser fabricante de armas químicas y de estar alojando a antiguos miembros del régimen de Saddam, así como a grupos armados con fines terroristas. Siria niega las acusaciones, pero ofrece colaboración para que se abran inspecciones. Gran Bretaña desmiente los rumores que plantean una posible invasión de Siria. El portavoz del Gobierno estadounidense Ari Fleischer advierte que su Gobierno podría usar sanciones económicas para frenar el desarrollo del plan armamentístico sirio. Días más tarde Siria rechaza que la ONU envíe una misión de inspección para certificar que no fabrica armas de destrucción masiva. Ana de Palacio afirma que Siria es un país serio en sus relaciones internacionales.

Mayo. Siria niega las acusaciones de la Agencia de la ONU para el desarrollo de estar militarizando la educación, y retira la obligatoriedad del uniforme caqui entre los alumnos de educación primaria y secundaria. El secretario de Estado norteamericano visita Siria y advierte que Estados Unidos “vigila los pasos de Siria”. El presidente Assad califica el encuentro de cálido y constructivo. Hezbollah rechaza desde el Líbano los argumentos de Powell para aceptar la paz.

Junio. Soldados sirios atacan un convoy militar iraquí que transportaba lingotes de oro, que estaba siendo tiroteado a la vez por una patrulla norteamericana. Los soldados sirios fueron arrestados por el Ejército norteamericano y liberados diez días más tarde.

Agosto. Estados Unidos permite reestablecer el comercio entre Siria e Irak. La ONU alerta de que el comercio se produce de manera ilegal, en su mayoría.

William Burns, enviado especial de Estados Unidos a Oriente Próximo, visita Siria y se reúne con el presidente Assad para debatir sobre el proceso de paz entre Israel y Palestina, con el claro mensaje del Gobierno norteamericano de que el país se “arriesga a percibir sanciones económicas” si sigue “hospedando a organizaciones armadas con fines terroristas”.

Octubre. Un raid de las Fuerzas Aéreas Israelíes destruye un conglomerado de edificios a cincuenta kilómetros de Damasco, identificado por el Gobierno de Israel como un campo de entrenamiento de Hezbollah. Dos días más tarde, otro ataque aéreo israelí sobre el norte del Líbano arrasa una presunta fábrica de armamento de Hezbollah. Siria amenaza con actuar militarmente contra Israel si se produce una nueva agresión de este país en territorio sirio.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull