Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Rusia
La detención de Jodorkovski cuestiona la falta de libertades en Rusia
Leticia Gonzálvez

Vladimir Putin preside un régimen con tendencias autoritarias, sometido a su obsesión por ganar las elecciones de mayo de 2004. Elecciones manipuladas en Chechenia, asesinatos políticos, censura en los medios de comunicación, persecución de los oligarcas que aspiran a ser candidatos en las presidenciales... Son prácticas habituales para un Kremlin monopolizado por los “chequistas”, políticos procedentes de los servicios secretos.

Rusia posee un régimen presidencialista deformado, en el que el jefe de Estado tiene enormes competencias y el resto de las instituciones son muy débiles. La presidencia se eleva por encima de todas ellas y puede bloquear en la práctica todas sus manifestaciones de independencia. El sistema es así desde el conflicto del 4 de octubre de 1993 –del que este año se cumplieron diez años–, cuando las tropas del presidente Borís Yeltsin cañonearon la sede del Parlamento ruso, donde se habían atrincherado los nostálgicos del comunismo. Fue el desenlace de una pugna entre dos instituciones, el presidente y el sistema parlamentario de corte soviético, que aspiraban al poder y que no querían hacer concesiones.

El monopolio del poder en manos del actual presidente ruso, Vladimir Putin, quien espera ser reelegido en las elecciones de 2004, se ha transformado en un progresivo deslizamiento hacia el poder absoluto, a menudo abusando del uso de la fuerza. La estrategia de Putin para asegurar su reelección está basada en poner a sus hombres de confianza en todos los puestos de mando, utilizar la guerra en Chechenia como ejemplo de la lucha antiterrorista y, por último, explotar la ausencia de soluciones de recambio creíbles.

Cuando, el 25 de octubre, la policía rusa arrestó al magnate del petróleo Mijaíl Jodorkovski, propietario de la petrolera Yukos, se habló de “golpe de Estado”. Los medios de comunicación vieron rápidamente que detrás de la campaña contra Jodorkovski, que llevaba varios meses en marcha, estaban los “siloviki” o “chequistas”, políticos de confianza del presidente Putin que, como él, proceden de los servicios secretos (FSB). Jodorkovski –uno de los hombres más ricos de Rusia; su fortuna estaba calculada en 8.000 millones de dólares– era acusado de estafa y evasión de impuestos. Pero lo que más inquietaba al presidente eran sus ambiciones políticas: Jodorkovski financiaba dos partidos políticos opositores, Partido Liberal Yábloko y Unión Liberal de Derechas. No por casualidad el cerco sobre el oligarca comenzó a estrecharse en julio, poco antes de comenzar la campaña electoral. Primero fue la detención del principal accionista de Yukos, Platon Lebédev, el 2 de julio. Poco después, la Fiscalía General manifestó que se retrasaba la aprobación de la fusión de Yukos, la primera petrolera del país, con Sibneft –propiedad de Roman Abramovich y sexta en el ranking de las petroleras rusas.

El magnate, a la cabeza de la primera petrolera del país, ...

Cronología año   2003

25 de enero. El Consejo de Europa opina que no hay condiciones para votar en Chechenia.

17 de febrero. Putin anuncia que 4.700 personas han muerto desde el inicio de la segunda guerra chechena en 1999.

23 de marzo. El 80% de los chechenos votan la constitución propuesta por Moscú para zanjar el conflicto en la zona y votan no a la independencia de Rusia.

12 de abril. Encuentro de Alemania, Francia y Rusia en San Petersburgo para reclamar el papel central de la ONU en la posguerra de Irak.

19 de abril. El líder de la oposición más crítica con el Kremlin, el liberal Sergei Yushenkov, es acribillado en la calle y muere.

23 de abril. Putin propone crear un sistema de seguridad internacional contra el terrorismo.

13 de mayo. Un ataque con camión bomba deja 54 muertos en Chechenia.

15 de mayo. 14 muertos tras un atentado suicida contra el líder prorruso en Chechenia

5 de junio. 17 muertos en un atentado suicida contra autobús ruso en Osetia.

7 de junio. 22 civiles, entre ellos 8 niños, mueren en dos explosiones en Chechenia. La Duma aprueba la ley de amnistía para los guerrilleros chechenos que depongan las armas.

8 de junio. Un atentado suicida deja 18 muertos entre las tropas rusas en Chechenia

2 de julio. Arrestado Platon Lebedev, jefe de Finanzas y uno de los principales accionistas de la petrolera Yukos.

6 de julio. 2 suicidas chechenas matan a 18 personas durante un festival de rock en Moscú.

3 de agosto. 40 muertos en atentado suicida contra hospital militar ruso en Chechenia; la guerrilla chechena niega su implicación.

17 de septiembre. La Duma aprueba unas enmiendas a la Ley de Prensa que limita la libertad de expresión durante las operaciones antiterroristas y durante los periodos electorales.

24 de septiembre. La oposición recurre ante el Tribunal Constitucional la nueva Ley de Prensa.

27 de septiembre. Envenenado el primer ministro checheno, Anatoli Popov.

29 de septiembre. Rusia no ratifica el protocolo de Kioto.

4 de octubre. El Kremlin anuncia que se reserva el derecho a intervenir en territorio de la URSS para proteger sus intereses.

7 de octubre. Ajmad Kadírov, el hombre del Kremlin, logra la victoria en las elecciones presidenciales chechenas.

25 de octubre. Arrestado Mijaíl Jodorkovski, dueño de Yukos y el hombre más rico de Rusia.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull