Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Rumania
La batalla contra la corrupción se queda en agua de borrajas
Leticia Gonzálvez

Rumania, el país más poblado de los Balcanes, es candidata para la ampliación de la Unión Europea (UE) en 2007. Bruselas no ha dado detalles a Bucarest, pero los rumanos ya saben cuáles son los requisitos para hacer realidad la adhesión: eliminar la corrupción y el nepotismo que se extienden por toda la Administración pública como una plaga, y obtener el estatus de economía de mercado. Ni lo uno ni lo otro ha conseguido Rumania en 2003. El Gobierno del socialdemócrata Adrian Nastase parecía dispuesto a dar la vuelta a la situación. Con la nueva Constitución en camino –y en lista de espera para entrar en la UE y en la OTAN–, Nastase anunció mano dura contra la corrupción y contra el crimen organizado. Pero los cambios parecen no llegar nunca: tres ministros del Gobierno dimitieron en bloque, acusados de sendos escándalos de corrupción.

La entrada de Rumania en la Unión Europea (UE) ha sido pospuesta para el año 2007. La fecha ya se sabía desde la cumbre de Copenhague de diciembre de 2002, pero Bucarest esperaba alguna concreción durante la cumbre de Atenas, el 16 de abril, cuando se firmó la adhesión de diez países para mayo de 2004. No fue así: ni Rumania ni Bulgaria merecieron una mención en el documento final de la ampliación de Europa. Durante el encuentro en la capital griega, el presidente de Rumania, Ion Iliescu, aseguró que el presidente francés, Jacques Chirac, le había certificado personalmente que la adhesión de Rumania a la UE en el 2007 era un “objetivo común” de los 25 miembros de la Europa ampliada.

Iliescu parecía olvidar las advertencias que Chirac, en febrero, había dirigido a los europeos del Este –y, sobre todo, a rumanos y búlgaros–, en las que les reprochaba una “falta de inspiración” y “ser maleducados” a raíz del apoyo prestado a Estados Unidos durante el conflicto de Irak. Los comentarios del presidente francés molestaron a la clase política rumana, y en especial al presidente Iliescu, quien dijo que eran “comentarios marcados por la arrogancia”. Iliescu destacó el hecho de que ni Francia ni Alemania hubieran pedido permiso antes de “erigirse en árbitros”, aunque respondió con moderación y bonhomía a las acusaciones de su homólogo francés, “de entrada, un buen amigo de Rumania”, quien tuvo “una reacción emocional”.

A propósito de las declaraciones reprobatorias de Chirac, el primer ministro rumano, Adrian Nastase, explicó: “Estamos ante una situación en la que debemos elegir entre la UE y la OTAN, entre Europa y América, cuando la realidad de Occidente tiene valores comunes”. Es una frase que refleja el sentir de la política rumana. Rumania no sólo es candidata a entrar en la UE, sino también en la Alianza Atlántica. Rumania no dudó en colaborar con EE.UU. Primero, firmó en febrero una declaración conjunta por la que diez países de Europa del Este manifestaban su apoyo al ataque a Irak, sumándose así a Reino Unido, España, Italia, Portugal, Dinamarca, Polonia, Hungría y República Checa. A continuación, el Parlamento aprobó la ayuda logística a las fuerzas norteamericanas en caso de ataque a Irak, antes de que la ONU adoptara ninguna resolución al respecto. Es paradójico que Rumania hiciera caso omiso de la actuación de la ONU, porque en octubre fue nombrada miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la organización. Rumania envió un contingente ...

Cronología año   2003

5 de febrero. Diez países de Europa del Este, entre ellos Rumania, apoyan el ataque a Irak en una declaración conjunta.

10 de febrero. El Parlamento aprueba ayudar logísticamente a EE.UU. en caso de atacar Irak.

4 de marzo. 3.000 personas se manifiestan en Bucarest pidiendo que se abran los archivos secretos de la policía comunista.

28 de marzo. Rumania retoma las relaciones con Rusia, enfriadas desde hace décadas.

16 de abril. La entrada de Rumania en la UE se pospone oficialmente hasta 2007.

30 de abril. La UE advierte a Rumania que uno de los requisitos de entrada a la Unión es acabar con la corrupción.

6 de mayo. Rumania y Rusia firman un tratado bilateral que esquiva la cuestión del retorno del oro y las joyas enviadas a Moscú durante la Primera Guerra Mundial.

30 de junio. El Parlamento aprueba reformar la Constitución, en línea con los requisitos que exige la UE, y se someterá a referéndum.

4 de julio. El presidente Ion Iliescu se encuentra con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Moscú para la firma de un tratado bilateral histórico.

11 de septiembre. Estalla un nuevo escándalo en el gobierno: la ministra para la Integración en la UE destinaba fondos de un programa comunitario a empresas de su familia.

13 de octubre. Rumania y la Unión de Serbia y Montenegro se encuentran en Bucarest para discutir sobre las fronteras comunes.

15 de octubre. Marcha protesta de 7.000 trabajadores que piden un salario mínimo de cien euros. El primer ministro Adrian Nastase pide una investigación sobre un intento de soborno de la Secretaría del Gobierno por parte de empresarios turísticos.

19 de octubre. El referéndum aprueba modificar la Constitución, aunque sólo participan la mitad de los electores.

5 de noviembre. El país no consigue el estatus de economía de mercado, imprescindible para entrar en la UE.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull