Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Costa de Marfil
Vuelta al punto de partida tras los avances en el proceso de paz
Marina Teixidó

Costa de Marfil vuelve al punto de partida. Tras un año de crisis desde el levantamiento de los rebeldes que conllevó la guerra civil, el proceso de paz impulsado por los Acuerdos de Marcousis, que había llevado a los revolucionarios a participar con el presidente Gbagbo en el gobierno de reconciliación desde el mes de abril, se ha paralizado. El esperado desarme de los grupos armados, que se tenía que producir justo cuando se ha bloqueado el proceso, vuelve a estar lejos de ser una realidad, y Costa de Marfil, un país hasta ahora dividido en dos bandos y sumido en una extraña paz bajo la vigilancia de 4.000 soldados franceses, vuelve a encontrarse al filo del abismo. Una nueva escalada de enfrentamientos podría ensombrecer de nuevo la región, y empeorar las condiciones de un pueblo que justo ahora se empezaba a recuperar de las gravísimas violaciones de los derechos humanos que ha sufrido sobre todo este 2003, y que han quedado impunes.

El proceso de paz acordado en Marcousis, en el extrarradio parisiense, el 24 de febrero del 2003, se ha paralizado una semana después del primer aniversario del sangriento levantamiento militar de los rebeldes del Movimiento Patriótico de Costa de Marfil (MPCI), el 19 de septiembre del 2002, sobre el que quedan aún muchas cosas por aclarar. Los rebeldes, que participaban en el gobierno de reconciliación nacional desde el mes de abril a través de un grupo de representantes reconvertidos en ministros de la República, tras celebrar una reunión en la ciudad de Bouake, feudo de los grupos armados y la segunda ciudad del país, anunciaron su retirada del Gobierno, un Gobierno que, según ellos, “se está rearmando para una nueva guerra”. El mismo día que los rebeldes tomaron esta decisión, su líder, Guillaume Soro, en declaraciones a BBC África advirtió que "el presidente Gbagbo no está dispuesto a implantar el acuerdo de paz y está haciendo todo lo que puede para encontrar obstáculos artificiales. Ninguno de los ministros ha tenido poder ya que el presidente Gbagbo actúa sin consultarles y no les permite nombrar a sus propios equipos”.

Una vez más ha sido aplazado el programa de desarme de los rebeldes, que se esperaba ver finalizado el uno de octubre, como anunció el representante especial del secretario general de la ONU en Costa de Marfil, Albert Tevoedjre. Aun así, de momento se respeta el alto al fuego que firmaron las dos partes, que no es poco teniendo en cuenta las masacres que se llevaron a cabo durante el golpe militar y en los meses siguientes. La sublevación, que comenzó el 19 de septiembre del 2002, costó de inmediato la muerte de al menos 300 personas en la capital, Abiyán, y en las localidades norteñas de Bouaké y Korhogo. Y tras el levantamiento, tanto el Gobierno como los rebeldes cometieron ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y destrucciones de viviendas. Por ejemplo, en octubre de 2002, los rebeldes del Movimiento Patriótico de Costa de Marfil (MPCI) asesinaron a sangre fría a unos 60 policías y a sus hijos (medio centenar de niños) en la prisión militar de Bouaké, donde habían sido encarcelados pese a no llevar armas.

Las reacciones internacionales no se han hecho esperar, especialmente por parte de Francia, antiguo poder colonial de Costa de Marfil y país promotor del acuerdo de paz firmado el pasado mes de febrero. Tras conocerse la decisión de los rebeldes, el Gobierno francés ha emitido un comunicado en el que ...

Cronología año   2003

2 de enero. Mensaje a la nación del presidente Laurent Gbagbo: "La crisis ni es debida a la mala gobernancia ni a un déficit de democracia. Mientras el Gobierno trabaja para la prosperidad y la democracia, los enemigos del país preparan la guerra".

4 de enero. Fin oficial de la guerra que azota el país desde el 19 de septiembre del 2002. En un encuentro con el ministro de Exteriores francés, Dominique de Villepin, Gbagbo declara que las Fuerzas Armadas Nacionales de Costa de Marfil (FANCI) se abstendrán a partir de ahora de todo combate.

8 de enero. Grupos rebeldes y tropas francesas vuelven a mantener enfrentamientos armadas en el oeste de Costa de Marfil, en la ciudad de Duekoue.

13 de enero. EE.UU. ayuda económicamente pero se opone al envío de fuerzas de la ONU.

15 de enero. Gobierno y uno de los grupos rebeldes llegan a un acuerdo de alto el fuego. Se trata del segundo acuerdo de este tipo desde el alto el fuego acordado en octubre y hasta ahora no respetado.

20 de enero. El Ejército y los rebeldes del Movimiento Popular de Costa de Marfil del Gran oeste (MPIGO) vuelven a mantener enfrentamientos armados en la zona occidental del país.

21 de enero. El grupo de contacto de la Comunidad Económica de los Estados de África Oeste (ECOWAS) para Costa de Marfil se reúne en la capital de Togo, Lomé, para exigir a las partes involucradas en el conflicto una solución pacífica "para preservar la región entera".

24 de enero. La enviada especial de la ONU para mediar en el conflicto ha denunciado que existe una catástrofe humanitaria en Costa de Marfil.

27 de enero. Se producen los primeros disturbios en Abidjan por parte de los simpatizantes del destituido Gobierno, al mismo tiempo que ayer se ratificaba en una cumbre en París el acuerdo de paz para Costa de Marfil.

28 de enero. Las manifestaciones continúan en la capital comercial de Costa de Marfil, Abidjan. Los principales objetivos son los centros de influencia franceses, demostrando el odio que ha levantado el acuerdo de paz al que se llegó en París.

2 de febrero. El malestar político en Abidjan está poniendo en peligro la situación humanitaria en el resto del país. Ni el transporte de alimentos ni las transferencias bancarias son posibles en la parte central y norte de Costa de Marfil.

5 de febrero. El Consejo de Seguridad exige que se implante el plan de paz. Se aprueba el envío de tropas de la CEDEAO por un periodo de seis meses.

11 de febrero. Se nombra oficialmente a Seydou Diarra como primer ministro. Diarra ocupa su cargo mientras los rebeldes amenazan con atacar Abidjan.

16 de febrero. Se crea comité de supervisión de paz mientras Diarra discute con los rebeldes.

19 de febrero. El Banco de Desarrollo Africano evacua su sede en Abidjan y se traslada temporalmente a Túnez.

25 de febrero. La ONU envía al país una misión multidisciplinaria que analizará el impacto económico del conflicto e intentará buscar alternativas al papel de la organización en la búsqueda de la paz.

11 de marzo. Las fuerzas militares francesas en Costa de Marfil informan de que han encontrado entre 200 y 300 cuerpos sin vida en Bangolo, en el oeste del país.

26 de marzo. El alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados solicita a la comunidad internacional la suma de 29 millones de dólares para poder cubrir las necesidades para este año de más de 163.000 personas.

1 de abril. El Consejo de Seguridad exige a todas las partes aceptar los dos acuerdos de paz.

3 de abril. La crisis económica y sanitaria se extiende a todo el país. Además, las actividades económicas en el norte del país siguen paralizadas debido a las actuaciones de los grupos rebeldes.

6 de abril. Los rebeldes asisten por primera vez a una reunión del Gobierno.

5 de mayo. Declarado un nuevo alto el fuego.

18 de mayo. Representantes del Gobierno y de los grupos rebeldes se reúnen para discutir un posible acuerdo de desarme que ponga fin a la guerra civil.

10 de junio. La Comunidad Económica de los Estados de África Oeste (ECOWAS) está solicitando a los donantes occidentales casi 40 millones de dólares para poder doblar o incluso triplicar el tamaño de sus fuerzas para el mantenimiento de la paz.

4 de julio. Las fuerzas rebeldes han amenazado con retirarse del Gobierno de reconciliación nacional después del ataque contra uno de sus líderes en Abidjan.

7 de julio. Declarado el fin de la guerra. Los rebeldes presentan una declaración en la que se pone fin al conflicto armado.

8 de agosto. El Parlamento aprueba la amnistía para los rebeldes que ocupaban el norte del país y que provocaron la guerra civil.

28 de agosto. Frustrado un intento de asesinato contra el presidente Gbagbo.

3 de septiembre. El gobierno de transición ha pedido ayuda a Naciones Unidas para trazar el plan del proceso electoral del año 2005 y llevar a cabo los preparativos con el fin de que se pueda garantizar la seguridad del proceso de una "manera limpia y confiable".

10 de septiembre. Se abre la frontera terrestre entre Costa de Marfil y Burkina Fasso.

23 de septiembre. Los rebeldes abandonan el Gobierno, paralizando el proceso de paz. 24 de septiembre. Reconciliación y desarme en suspenso: Los ex rebeldes, rebautizados como Fuerzas Nuevas, anuncian que suspenden su participación con el Gobierno y que interrumpen su colaboración en el programa de desarme.

2 de octubre. Miles de ciudadanos salen a la calle a protestar contra la ocupación rebelde y a pedir el desarme de las partes en Abidjan.

3 de octubre. La producción de cacao, de la que Costa de Marfil es el líder mundial, desciende un 6 por ciento.

4 de octubre. Las fuerzas rebeldes piden al presidente Gbagbo que dimita.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull