Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Liberia
Taylor deja el país y rebeldes y Gobierno firman un tratado de paz
Marina Teixidó

El año 2003 ha resultado decisivo para el futuro de Liberia. Tras 14 años de una sangrienta guerra civil que parece no acabar nunca, la salida de Taylor del país y el posterior acuerdo de paz entre las guerrillas y el Ejecutivo liberiano abren una pequeña brecha de esperanza entre la población, que ha sufrido, sobre todo en los últimos años, los enfrentamientos entre grupos rebeldes y las fuerzas de seguridad del presidente Charles Taylor. Las sucesivas guerras civiles que han ahogado Liberia durante más de una década, han dejado en un país de sólo 3’2 millones de habitantes un trágico balance de 200.000 muertos y cientos de millares de refugiados en otros países. La incertidumbre, de cualquier manera, sigue dominando en Liberia, que con una economía destrozada y gran parte de la población bajo los límites de la pobreza ahora sólo depende de la ayuda internacional.

Del esplendor a la crisis política y social

“Volveré”. Éstas fueron las palabras que pronunció Charles Taylor, antiguo jefe de los rebeldes del Frente Patriótico Nacional para la Liberación de Liberia (NPFL) y hoy ex presidente de la República en el exilio, antes de abandonar Liberia el pasado 11 de julio, tras aceptar oficialmente la invitación al asilo político de su colega nigeriano, Olusegun Obasanjo, que en una visita a Monrovia convenció al presidente liberiano de la imperiosa necesidad de que abandonara el poder. Detrás de sí, Taylor dejó un país devastado por 14 años de lucha de los grupos Liberianos Unidos para la Reconciliación y la Democracia (LURD), que cuenta con el respaldo de Guinea y Sierra Leona, al que recientemente se había unido el Movimiento para la Democracia en Liberia (MODEL), que cuenta con el respaldo de Costa de Marfil, contra las fuerzas del presidente, al que pretendían derrocar.

Pero es difícil que Taylor regrese a Liberia. Un acuerdo entre Naciones Unidas y el Gobierno de Sierra Leona ha servido para poner en marcha un tribunal especial que juzgará crímenes de guerra cometidos durante la guerra civil (1991-2001) –Sierra Leona participa en el proceso porque el gobierno de Liberia apoyó activamente al Frente Unido Revolucionario de oposición armada durante los diez años que duró el conflicto armado interno de Sierra Leona, caracterizado por la comisión de los peores abusos contra los derechos humanos conocidos. En 2001, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas impuso sanciones a Liberia a causa del apoyo gubernamental a las fuerzas rebeldes de Sierra Leona, en el que figuraba el adiestramiento militar, el suministro de armamento, y su participación en el tráfico de diamantes de las regiones de Sierra Leona controladas por los rebeldes–.

Además, a principios de diciembre, la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) emitió una orden de captura y arresto contra el ex presidente de Liberia Charles Taylor. Allison Cooper, portavoz del Tribunal Especial para Sierra Leona, anunció en esta ocasión que “la orden de Interpol sitúa a Taylor en la lista de las personas más buscadas por todas las policías del mundo”, según informa la Organización de las Naciones Unidas. Además, el ex presidente liberiano, según denunció en septiembre el Representante de la ONU para Liberia, Jacques Paul Klein, “ha traicionado la confianza” del único país que le ofreció ayuda, de Nigeria, ya que intentó seguir interfiriendo en los asuntos de su país manteniéndose en ...

Cronología año   2003

3 de abril. La ONG Global Witness acusa al Gobierno liberiano de desestabilizar la región debido al apoyo que está prestando a los grupos armados de Costa de Marfil y Sierra Leona.

4 de junio. La Corte especial de Sierra Leona ordena la detención del Taylor.

5 de junio. El presidente liberiano es acusado por el Tribunal Especial de Crímenes de Guerra de Sierra Leona.

9 de junio. Se intensifican los enfrentamientos entre el Rjército y las fuerzas rebeldes en Liberia.

11 de junio. Amnistía Internacional pide que las conversaciones de paz encuentren una solución para los civiles.

18 de junio. El Gobierno de Liberia y los líderes de dos grupos rebeldes en este país han llegado a la firma de una declaración de alto el fuego entre ambas partes con el que se espera poner fin a la guerra que asola al país desde hace cuatro años.

4 de julio. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) inicia la evacuación de refugiados sierraleoneses en Liberia.

8 de julio. Taylor accede abandonar el poder y a exiliarse en Nigeria. Esta ocasión parece que puede ser la definitiva, ya que ha aceptado la invitación del presidente nigeriano, Olusegun Obasanjo, que acudió personalmente a Monrovia para "invitarle al exilio en nombre de la paz".

11 de julio. La Comisión de Defensa y Seguridad de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), reunida en Ghana, anuncia que contribuirá con el envío de 3000 efectivos a Liberia para hacer cumplir el acuerdo de alto el fuego al que han llegado las partes en conflicto.

23 de julio. EE UU movilizará 4.500 soldados que en estos momentos están en el este del continente.

4 de agosto. Las primeras tropas de una fuerza internacional para restablecer la paz en Liberia inician hoy su entrada en el territorio de ese país desde Nigeria.

11 de agosto. Nombran a Moses Blah presidente interino, tras el exilio en Nigeria de Taylor. Colin Powell, Secretario de Estado de EE UU, anunciaba esta semana que "un asilo en Nigeria para el presidente de Liberia, Charles Taylor, no anula por ello sus acusaciones por crímenes de guerra por el Tribunal Especial de Sierra Leona”.

12 de agosto. Moses Blah, nuevo presidente de Liberia, no es reconocido por los rebeldes.

13 de agosto. El Tribunal Especial de Sierra Leona mantiene los cargos contra Taylor.

18 de agosto. Gobierno y rebeldes firman un acuerdo de paz tras 14 años de guerra.

21 de agosto. Designan al empresario Gyde Bryant jefe del gobierno de transición en Liberia. El Ejecutivo entrará en funciones en octubre próximo. La Organización Internacional de Migración inicia el registro de los refugiados de países de la zona.

26 de agosto. El enviado especial de la ONU en Liberia, Jacques Paul Klein, inicia una ronda de visitas a los países vecinos para promover el apoyo al proceso de paz en Liberia. Klein ha pedido más tropas de la ONU para asegurar el proceso.

17 de septiembre. Kofi Annan reclama ante el Consejo de Seguridad la autorización para enviar 15.000 soldados de la ONU y 875 oficiales de policía Liberia. El Gobierno de Nigeria advierte a Taylor que detenga sus intervenciones en la política liberiana si quiere continuar en el país.

18 de septiembre. El diario “New York Times” hace público que el exiliado dictador de Liberia, Charles Taylor, consiguió robar aproximadamente cien millones de dólares de las arcas estatales antes de verse obligado a abandonar el país por la presión internacional.

21 de septiembre. Naciones Unidas aprueba el envío de 15000 soldados de las fuerzas de paz a Liberia.

23 de septiembre. Un informe de Naciones Unidas publica que los dos movimientos rebeldes liberianos obligan a los civiles a hacer trabajos forzados y que muchos civiles están muriendo de hambre en la población de Gbarna, a 150 kilómetros de Monrovia.

24 de septiembre. El líder del movimiento rebelde LURD, vuelve a Liberia después de su exilio en Guinea y tras firmar el acuerdo de paz.

25 de septiembre. El movimiento rebelde liberiano más importante, LURD, anuncia que va a dejar las armas. La ONU publica en un informe que más de 15.000 niños soldados combaten con el Ejército y con las fuerzas rebeldes en Liberia. UNICEF envía 7 millones de dólares a Liberia para volver a escolarizar 750.000 niños y desmovilizar a los 15.000 niños soldado. Organizaciones humanitarias en Liberia advierten que aunque se ha firmado el proceso de paz este país sigue en guerra y que se debe seguir enviando ayuda humanitaria.

30 de septiembre. Un equipo humanitario de las Naciones Unidas consigue entrar en la población de Gbarnga, 150 Km al norte de Monrovia, que fue el foco militar y político más importante de Taylor hasta que lo ocupó el movimiento rebelde LURD en julio.

1 de octubre. Charles Taylor podría ser juzgado por crímenes de guerra en su país, según ha declarado el presidente nigeriano, Olusegun Obasanjo, presionado por la comunidad internacional.

2 de octubre. El líder del movimiento rebelde LURD Sekou Conneh y el presidente Moses Blah se entrevistan por primera vez en la capital liberiana. La visita provoca nuevos combates y atentados en Monrovia donde mueren nueve personas.

3 de octubre. Las fuerzas de paz consiguen controlar Monrovia después de dos días de ataques y saqueos.

6 de octubre. Las fuerzas armadas de Liberia acusan el principal movimiento rebelde LURD de romper el alto al fuego y atacar una región de la costa del país provocando la muerte de 65 personas.

7 de octubre. El comandante de la MINUL (Misión de las Naciones Unidas en Liberia), el general Daniel Opande, se reúne con miembros del Gobierno liberiano y con los dirigentes de los movimientos rebeldes LURD y MODEL en Monrovia.

14 de octubre. El nuevo presidente de Liberia, Gyde Bryant, presta juramento en la Asamblea Nacional de su país, convirtiéndose así en el jefe de las instancias de transición hasta enero de 2006.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull