Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
China
Nuevos caminos para China
Esther Romagosa

“Debemos garantizar el derecho del pueblo chino a celebrar elecciones democráticas”. Ésta ha sido una de las frases que el actual presidente de China, Hu Jintao, pronunció en un discurso ante el Comité Central del Partido Comunista el pasado 1 de octubre, fecha en la que se conmemora la fundación de la República Democrática de China (1949) por Mao Zedong, defensor a ultranza de la hegemonía absoluta del único partido del país, el Partido Comunista Chino (PCCh). Este llamamiento a la reforma política hecha por Hu Jintao (cuarta generación de políticos comunistas chinos) tras siete meses al mando del país marca un principio de cambio en la historia política de China. “Los dirigentes debemos satisfacer las necesidades económicas, políticas y sociales de nuestros ciudadanos”, y así poder alcanzar el objetivo de poner en práctica la “democracia socialista”. Unas declaraciones que se producen en un momento difícil para el Gobierno de China, que vive una etapa marcada por los problemas internos.

Pánico mundial

Muchos intelectuales chinos esperan, precisamente, estas nuevas medidas que lleven a China hacia un sistema político más democrático. Pero el nuevo presidente sólo ha tratado el tema declarando que las reformas “intrapartido” deberán realizarse de una manera “activa y estable”, sin especificar en qué van a consistir. De momento, el único cambio expresado desde Pekín es que el Comité Central presentará un documento anual especificando el trabajo que se ha realizado durante el año correspondiente, un hecho que dará mayor transparencia a las decisiones políticas. Desde sus inicios, el PCCH ha gobernado en el más absoluto secreto, suprimiendo cualquier intento de disidencia, con el mayor control de las informaciones y encarcelando a aquellos que quisieran formar algún partido de la oposición. Pero ahora parece que los gobernantes políticos empiezan a hablar sobre la posibilidad de democratizar el partido y el sistema socialista. Aunque, eso sí, en ningún caso se permitirá la existencia de oposición política. “La mejora de la ética política está basada en el liderazgo del partido”, dijo Hu Jintao. Se trata pues de una democratización interna del único partido de China, permitiendo más libertades civiles y de expresión (incluida la libertad de prensa) y elecciones periódicas y reales.

Por su parte, los sectores más críticos con el gobierno comunista se muestran partidarios de conseguir una mayor democracia política modificando la Constitución. Unos cambios que Hu Jintao y su antecesor, Jiang Zemin (ahora jefe del Comité Militar Central, quien, según expertos, sigue manteniendo un gran poder en la sombra, y es el creador de la llamada “teoría de las Tres Representaciones”, muy alejada de la democratización del sistema político) no están dispuestos a aceptar. Mientras, muchos de los ciudadanos que lideran el diálogo y la discusión para revisar la Constitución han denunciado la cancelación sin explicaciones, por parte del Gobierno, de varios mítines; los ataques a ciertos puntos de vista “políticamente incorrectos” publicados en Internet y la detención y encarcelamiento de las personas que han escrito ciertos artículos contrarios al Gobierno. Muchos chinos de dentro y fuera del Partido Comunista ven en el secretismo, la inflexibilidad y la falta de claridad del actual sistema político serios riesgos que están causando las crisis sociales y que, sobre todo, dificultan el posicionamiento y la imagen de China en el panorama internacional.

Con la epidemia ...

Cronología año   2003

6 de marzo. China se suma a Francia, Rusia y Alemania en su rechazo a una resolución que autorice la fuerza en Irak.

25 de marzo. Detectado el primer caso de neumonía atípica en un miembro del hospital francés de Hanoi.

27 de marzo: China y Rusia acuerdan reforzar la asociación de cooperación entre ambos países.

2 de abril. EEUU aconseja a sus diplomáticos que abandonen el sur de China y Hong Kong por la neumonía atípica. Pekín abandona su secretismo en torno a la neumonía atípica y permite la entrada de la OMS.

3 de abril. Pekín admite que la neumonía se ha extendido por toda China.

5 de abril. China admite graves fallos de coordinación para combatir la neumonía atípica.

16 de abril. La OMS acusa a China de ocultar casos de neumonía atípica.

20 de abril. China destituye a su ministro de Sanidad y al alcalde de Pekín. El Gobierno chino admite que ocultó datos sobre la neumonía atípica y que no actuó a tiempo.

23 de abril. La OMS aconseja no viajar a Pekín ni a Toronto en tres semanas. (El Mundo)

25 de abril. La OMS fija en 4.836 los casos posibles de neumonía atípica registrados en 28 países.

26 de abril. Los países asiáticos más afectados por la SARS refuerzan los controles en las aduanas.

28 de abril. China, único país afectado que no logra atajar la neumonía atípica.

29 de abril. La OMS Acusa a China de seguir ocultando casos de afectados.

5 de mayo. Corea del Norte suspende los vuelos con China debido a la neumonía atípica.

6 de mayo. El primer ministro chino advierte de que la situación por la neumonía atípica sigue siendo muy grave.

8 de mayo. Rusia cierra parte de su frontera con China.

15 de mayo. China amenaza ejecutar a las personas que propaguen la neumonía de forma intencionada.

19 de mayo. Un total de 124 países limitan la entrada de chinos a su territorio.

31 de mayo. China asegura tener la epidemia de neumonía bajo control.

1 de junio. China asiste a la cumbre del G-8

12 de junio. La OMS anuncia que la neumonía está bajo control en China.

29 de julio. Dan de alta a los últimos pacientes de neumonía atípica en China.

12 de septiembre. China confirma la reunión a seis sobre la crisis norcoreana del 27 al 29 en Pekín.

7 de octubre. China, Japón y Corea del Sur firman una declaración conjunta de cooperación.

15 de octubre. Primer astronauta chino en el espacio.

30 de octubre. Finaliza la cumbre UE-China con importantes acuerdos de cooperación comercial.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull