Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Nicaragua
El FMI examina detalladamente a Nicaragua para hacer efectiva una condonación del 80 por ciento de la deuda externa
Alèxia Peláez

Nicaragua intentó a lo largo de todo el 2003 seguir el camino hasta la recuperación económica y la disminución de la pobreza. Este ha sido un año crucial en la carrera desesperada del país para salir de la dramática situación de miseria en que se encuentra y con un solo objetivo: conseguir pasar la prueba del Fondo Monetario Internacional, el FMI, es decir, responder satisfactoriamente a las propuestas económicas pactadas con el organismo internacional en diciembre de 2002. Nicaragua confiaba en la valoración positiva de su gestión por parte del FMI, cosa que permitiría aplicar la Iniciativa para países Pobres Altamente Endeudados (HIPC), que impulsa una condonación del 80% de la deuda externa, un paso básico para poder deshacerse de esta ahogante losa y comenzar a salir del oscuro agujero donde se encuentra metido el país. Sin embargo, en este difícil camino, siempre dos pasos por detrás, avanzaba también el fantasma del que fuera presidente de la República, Arnoldo Alemán, ahora entre rejas. Su poder parece no tener fin ni tampoco su área de influencia ya que, a pesar de estar arrestado, acusado de fraude al Estado y corrupción, se le sigue considerando la cabeza invisible del PLC, el Partido Liberal Constitucional, que en la actualidad, y des de las elecciones del 10 de enero de 2002, preside Enrique Bolaños.

El aborto de una niña de nueve años en Nicaragua enfrenta a la opinión pública

En Nicaragua, y según datos del Banco Mundial, casi la mitad de la población, un 45,8%, se encuentra al borde de la pobreza. Una situación que se ha visto agravada estos últimos años por el huracán “Mitch” y sus devastadoras consecuencias, así como también por la sequía y por las migraciones que sufre el país. En este sentido, el Banco Mundial presentó, el 13 de marzo, una Estrategia de Asistencia para el País (EAP). El objetivo del proyecto es mejorar la infraestructura de las áreas rurales, invertir en salud y educación, y crear un programa de protección social para los más vulnerables. Para conseguir hacer efectivo el programa, que durará hasta 2005, se invertirán entre 120 y 160 millones de dólares. En educación, el MECD (Ministerio de Educación, Cultura y Deportes) promueve un plan nacional para reducir el analfabetismo, considerado un gran problema, tres veces mayor en las zonas rurales y cifrado, en adultos, en un 32,5%. El analfabetismo es inseparable de la pobreza y, esta, de la deuda externa que arrastra el país y que alcanza unas cantidades que se presentan impensables –unos 6.500 millones de dólares en febrero de 2003-. La única forma posible de romper el círculo parece ser la condonación de la deuda y una posterior gestión acertada del país. Nicaragua avanzó con el objetivo de satisfacer la demanda del FMI y, ya de paso, con el de empezar a satisfacer las necesidades de sus ciudadanos, olvidadas, en parte, por el Gobierno ocupado en aparecer bien ante el Fondo Monetario. Más que alabarlo, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en la oposición con Daniel Ortega como líder, satanizó al FMI, de quien dijo estaba haciendo chantaje a Nicaragua. Asimismo, los sandinistas acusaron al actual presidente de llegar a acuerdos con el fondo internacional sin contar con ninguna clase de consenso político en el interior del país. Sea como sea, ángel salvador o diablo, parte del futuro del país pasa por el FMI, después de que éste diera un ultimátum a la República: o cumplía con los acuerdos del programa económico o se congelarían las ayudas –con lo que quedaba anulada cualquier posibilidad de condonación de la deuda-. 2003 se convirtió pues en el año de las pruebas, de los exámenes para el país centroamericano. Cuando el FMI elaboró sus informes en el año 2002 presentaba una difícil situación de Nicaragua, ya que durante los últimos tres años el crecimiento había sufrido una desaceleración (del 7% en el año 1999 al 1% en el 2002). Según el FMI, ...

Cronología año   2003

18 de enero. El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en la oposición, sataniza al Fondo Monetario Internacional (FMI) por chantaje a Nicaragua, después de darle un ultimátum al país para que cumpla con lo que el ejecutivo pactó con el organismo. De no ser así, congelará cualquier apoyo a este país, tanto de organismos internacionales como de parte de las naciones cooperantes. Por otro lado, el Gobierno señala que el FSLN está satanizando al FMI cuando éste lo único que pide es que Nicaragua “ordene sus finanzas públicas”.

24 de enero. Presencia de la Unión Europea (UE) en Nicaragua para investigar al ex presidente de la República, Arnoldo Alemán, acusado de haber lavado dinero. Alemán se encuentra en arresto domiciliario desde diciembre de 2002, acusado de encabezar el fraude de 1,3 millones de córdobas que sacó a la televisión estatal.

1 de febrero. El caso de una niña embarazada a los 9 años a consecuencia de una violación en Costa Rica –país donde inmigraron sus padres- conmociona al país y abre el debate internacional sobre el aborto.

20 de febrero. La niña viaja a Nicaragua, donde finalmente aborta. Se desata el escándalo.

2 de junio. Alemán denunciado otra vez por fraude, malversación y lavado de 86 millones de dólares.

7 de junio. Byron Jerez, ex director de Ingresos, condenado por fraude de 7 millones en perjuicio del Estado.

15 de septiembre. séptima ronda del Cafta (el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y EEUU) en Managua. De los temas a tratar se excluyen el textil y la agricultura, dos pilares básicos para la economía de Nicaragua.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull