Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Gran Bretaña
La guerra en Irak, el “caso Kelly” y el euro llevan la crisis al Gobierno británico
Cristina Collado

El Reino Unido ha apoyado, contra viento y marea, a Estados Unidos en su afán por entrar en guerra con Irak. La opinión pública, en un primer momento, secundaba en gran medida la política propuesta por el líder laborista, que se vio reforzada por la rápida victoria en la guerra de Irak, pero el apoyo fue cayendo en picado cuando las inspecciones no lograron encontrar la excusa que llevó a la guerra: las armas de destrucción masiva. Este descontento se vio reflejado en las elecciones municipales, en las que los laboristas perdieron, cediendo la victoria a los conservadores. Pero el hecho que sin duda favoreció este declive paulatino del soporte de la opinión pública británica al laborismoo (aunque, a pesar de ello, Blair sigue siendo el principal candidato para ganar las elecciones que se celebrarán en 2005 o 2006) fue el “caso Kelly”, el experto en armas químicas que se suicidó después de que se difundiera su nombre como la principal fuente de la BBC, cadena británica que aseguró que el Gobierno había manipulado los informes sobre las armas de destrucción masiva de Irak.

Otra crisis en la monarquía británica

El conflicto del UIster

El “caso Kelly”

Esta crisis de confianza en el Gobierno se vivió también en el seno del partido con las dimisiones de ministros del Gabinete laborista como Robin Cook æjefe de los laboristas en la Cámara de los Comunes y ex ministro de Exterior (entre 1997 y 2001)æ y Clare Short æministra de Cooperación Internacionalæ; la renuncia de uno de los principales aliados de Blair, el ministro de Sanidad, Alan Milburn; o la dimisión del director de comunicaciones del primer ministro, Alastair Campbell, acusado de “hacer más sexy” el informe sobre Irak. Frente a estos acontecimientos, Blair ha mantenido siempre la calma y ha intentado convencer, con su don de persuasión, a los británicos, a la oposición y a su propio partido de que había hecho lo correcto. Esta misión de Blair para convencer de su buen hacer, sin embargo, es harto difícil ya que, por el momento, las inspecciones no han encontrado las armas de destrucción masiva por las que el Gobierno británico llevó el país a la guerra. De todos modos, Blair no se ha mostrado tan preocupado por la situación de desprestigio interno que vive en su país como por los problemas en las tensas relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea, o mejor dicho, con la “vieja Europa” ælos países fundadores de la unión, liderados por Francia y Alemaniaæ.

En un segundo plano, Blair ha tenido que combatir también con la oposición y con su propio Gobierno. Por un lado, con los conservadores que, liderados por Ian Duncan Smith –que en octubre dimitió tras perder una moción de confianzaæ se han alzado en críticas contra el Gobierno. Y, por otro lado, en el propio partido laborista Blair ha tenido que batallar con su ministro del Tesoro, Gordon Brown, en relación a cuándo debía hacerse la convocatoria del referéndum sobre el euro.

El año empezó con una revelación que nublaba la credibilidad del Gobierno. En febrero se publicó que para elaborar un informe sobre las acciones de Sadam Husein, el Gobierno británico se había basado en estudios realizados en años anteriores en vez utilizar la información nueva de los servicios secretos. La opinión pública empezaba a mostrarse en contra de las formas que empleaba el Ejecutivo. En febrero de 2003, sólo un 9% de los británicos creía que el Reino Unido tenía que ir a la guerra sin el mandato de la ONU, mientras que los índices en septiembre y octubre de 2002 eran muy superiores, 34% y 22%, respectivamente. Era sólo el principio de una dura carrera de obstáculos que sortear.

Un mes después, ...

Cronología año   2003

22 de enero. Blair afronta una oposición creciente a la guerra de la opinión pública.

7 de febrero. Acusan al Gobierno británico de plagiar el informe contra Irak que citó Powell.

3 de marzo. Tony Blair y el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, viajan a Belfast para reactivar el proceso de paz en Irlanda del Norte.

5 de marzo. Blair retrasa las elecciones del Ulster hasta el mes de mayo al fracasar las negociaciones. La demora electoral supone un revés para el proceso de paz, en crisis desde octubre, cuando Londres suspendió la autonomía por un supuesto caso de espionaje del IRA.

10 de marzo. Una ministra británica amenaza con dimitir si Londres entra en guerra sin la ONU.

14 de marzo. Bush, Blair y Aznar cierran en Azores “la última etapa diplomática”.

17 de marzo. Dimite el ministro británico Robin Cook por su oposición a un ataque a Irak.

20 de marzo. Blair logra ampliar el apoyo a la guerra en la opinión pública británica.

31 de marzo. Robin Cook dice que “el error de Blair es unirse al unilateralismo de Bush”.

3 de abril. El apoyo de los británicos a la guerra cae por primera vez por debajo del 50%. Cuando comenzó la invasión de Irak el respaldo de Blair era del 59%.

1 de mayo. Brecha entre Dublín y Londres por el retraso de las elecciones en Irlanda del Norte .

2 de mayo. Los conservadores derrotan a Blair en las municipales británicas

12 de mayo. Dimite Clare Short, la ministra de Blair más crítica con la guerra de Irak.

22 de mayo. Blair ofrece a su ministro de Finanzas ser su sucesor si apoya el referéndum sobre el euro. Gordon Brown rechaza la oferta porque quiere que el país entre en la zona euro después de convertirse en primer ministro y no antes.

30 de mayo. Un miembro del espionaje británico acusa al Gobierno de falsear un informe sobre Irak.

2 de junio. Dos ex ministros acusan a Blair de manipular los informes sobre Irak. Cook pide una investigación sobre las armas de destrucción masiva.

4 de junio. Blair ofrece una investigación secreta sobre las armas de Irak.

10 de junio. Londres cree que aún no se dan las condiciones para el ingreso del euro pero abre un plazo de un año.

28 de junio. La BBC denuncia intimidaciones del Gobierno de Blair por la guerra de Irak.

18 de julio. Hallado muerto el asesor acusado de contar a la BBC que Blair exageró el peligro de Irak. David Kelly fue señalado por el Gobierno como el responsable de las acusaciones de manipulación vertidas contra el primer ministro.

19 de julio. La policía británica confirma el suicidio del experto que filtró las “mentiras” de Blair.

21 de julio. El juez del “caso Kelly”, Lord Hutton, anuncia una investigación “urgente” y “pública”.

22 de julio. Blair niega haber autorizado la identificación de Kelly como “topo” de la BBC.

19 de agosto. El jefe de comunicación de Blair, Alastair Campbell, niega haber exagerado el informe sobre las armas de Irak.

24 de agosto. Un documento divulgado por el juez señala que Blair aprobó que se identificara a Kelly. Dos terceras partes de la población británica opina que su Gobierno mintió sobre las armas de destrucción masiva.

27 de agosto. La campaña a favor del euro, primera víctima de la crisis

29 de agosto. Alastair Campbell, director de comunicación de Blair, dimite por el “caso Kelly”.

3 de septiembre. Dos detenidos en Irlanda del Norte por el atentado de Omagh.

6 de septiembre. Londres veta una Europa de la Defensa al margen de la OTAN.

7 de septiembre. Un electricista en paro del Ulster, acusado por el atentado de Omagh.

11 de septiembre. El Parlamento británico acusa al ministro de Defensa, Geof Hoon, de mentir sobre los informes de Irak.

12 de septiembre. Blair mantiene a su ministro de Defensa pese a las críticas del Parlamento.

23 de septiembre. Londres pacta con Berlín y París las bases de una defensa europea autónoma de la OTAN.

28 de septiembre. Blair no descarta un referéndum sobre el euro para antes de 2005.

30 de septiembre. Blair logra el apoyo incondicional del laborismo para lograr su tercer mandato

6 de octubre. El ex ministro Robin Cook revela que Blair sabía que Irak no tenía armas químicas.

13 de octubre. Tony Blair y el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, concluyen su reunión sin acuerdo sobre las elecciones en Irlanda del Norte.

14 de octubre. Blair presidió la reunión en la que se decidió identificar a David Kelly.

21 de octubre. El IRA anuncia su tercer y mayor desarme.

29 de octubre. El líder conservador, Ian Dunca Smith, dimite tras perder una moción de confianza por 90 votos en contra y 75 a favor.

26 de noviembre. Las elecciones en el Ulster dan la victoria al radical Ian Paisley

10 de diciembre. Última reunión del Comité de Mediación, donde deben acordarse las reformas que propone Schröder.

12 y 13 de diciembre. Última reunión de la Conferencia Intergubernamental en la que se cerraron las negociaciones del año 2003 sobre la futura Constitución Europea.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull