Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Serbia
El primer ministro reformista Djindjic muere asesinado por la mafia
Leticia Gonzálvez

Yugoslavia ha pasado a la historia. En enero nació un nuevo Estado: la Unión de Serbia y Montenegro, una confederación en la que ambas repúblicas comparten muy pocas competencias y que muchos dan por escindida dentro de pocos años. Las relaciones entre Serbia y Montenegro, tradicionalmente conflictivas, se han calmado; pero el “polvorín balcánico” sigue en brasas. El 12 de marzo era asesinado a tiros el primer ministro serbio, Zoran Djindjic, cuando ponía en marcha la campaña gubernamental contra la mafia. La población no confía en la política y lo demuestra con el absentismo electoral, tanto en Serbia como en Montenegro. Tres comicios no han sido suficientes para elegir presidente serbio: la amenaza de los ultranacionalismos vuelve a planear sobre la política balcánica. Y, entre tanto, el Gobierno de Zivkovic convoca elecciones anticipadas al Parlamento.

El primer ministro de Serbia, Zoran Djindjic, cayó abatido a tiros en la puerta del edificio del Gobierno de Serbia. Era la mañana del 12 de abril; el primer ministro salía de su coche blindado, rodeado de guardaespaldas. A punto de atravesar el umbral de la sede gubernamental, su lugar de trabajo, las balas penetraron en su cuerpo, procedentes de un edificio contiguo abandonado.

Rápidamente, la presidenta en funciones, Natasa Micic, declaró el Estado de Emergencia y Zoran Zivkovic, viceprimer ministro y ministro de Defensa, asumió la presidencia del Gobierno. Esta mudanza se produjo con mucha rapidez para no prolongar la acefalia institucional. El 18 de marzo, el Parlamento serbio aprobaba el nombramiento de Zivkovic como nuevo primer ministro, por un estrecho margen de votos: de un total de 250 escaños, 128 diputados votaron a su favor, mientras que 100 votaron en contra. Los grandes partidos de la oposición nacionalista, el Partido Democrático Serbio (DSS), los socialistas de Milosevic y el Partido Radical Serbio (SRS) votaron en contra de la investidura.

Djindjic, líder de la coalición Oposición Democrática de Serbia (DOS) –que agrupa partidos de centroizquierda–, había sido un primer ministro reformista. Obsesionado por la integración de Serbia en la Unión Europea (UE), quería acabar con el aislacionismo del país y se mostraba dispuesto a reabrir el debate sobre el estatus de Kosovo. La voluntad de integración internacional del primer ministro y su cooperación con la extradición de Milosevic al Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) de La Haya lo convirtieron en favorito de las Administraciones estadounidenses de Bill Clinton y George W. Bush.

Su batalla –no siempre transparente– contra la mafia motivó su asesinato. Desde 2001, Djindjic encabezaba la batalla del Gobierno contra el crimen organizado. Aparentemente, el asesinato se comenzó a planear en enero, cuando Djindjic aprobó la apertura de una investigación sobre la mafia belgradense. Los grupos mafiosos, que habían actuado con impunidad durante la época de Milosevic, respondieron a la campaña con cuatro atentados fallidos contra el primer ministro, atentados que comenzaron a mediados de febrero y que iban acompañados de amenazas públicas a Djindjic y a sus aliados, publicadas en periódicos próximos a la extrema derecha.

Tras el magnicidio, la campaña policial contra la mafia se convirtió en el único asunto de interés político. El Gobierno arrestó a más de ...

Cronología año   2003

8 de enero. Un informe de la ONU anuncia que la situación en Kosovo se ha deteriorado mucho en los últimos años.

10 de enero. El primer ministro serbio Zoran Djindjic dice que si Kosovo sigue insistiendo en la independencia, Belgrado pedirá una nueva conferencia de Dayton para discutir nuevas fronteras.

16 de enero. Anuladas por segunda vez las elecciones presidenciales serbias por baja participación.

21 de enero. Milan Milutinovic, acusado de crímenes de guerra, se entrega al Tribunal de La Haya a pesar de insistir en su inocencia.

28 de enero. Se elige el Parlamento de la Federación de Serbia y Montenegro, que sustituye a la antigua asamblea federal yugoslava.

5 de febrero. Se proclama el nuevo estado de Serbia y Montenegro

9 de febrero. Desaparece el nombre de Yugoslavia de los mapas. A partir de ahora, será Serbia y Montenegro.

20 de febrero. Detenidos tres líderes albanokosovares de la ALK acusados de crímenes de guerra, la primera operación de este tipo operada por la OTAN en Kosovo.

24 de febrero. El ultraconservador Vojislav Seselj, líder del Partido Radical Serbio, acusado de crímenes de guerra, se entrega a La Haya.

7 de marzo. El montenegrino Svetozar Marovic, de la coalición gobernante socialdemócrata, es elegido presidente de la Unión de Serbia y Montenegro durante la tercera convocatoria de presidenciales.

12 de marzo. Zoran Djindjic, uno de los causantes de la caída de Milosevic, es asesinado a tiros en la puerta del Parlamento serbio. Se declara el Estado de Emergencia. Le sustituye en el cargo el vicepresidente, Zoran Zivkovic

11 de mayo. Filip Vujanovic, de la coalición socialdemórata, gana las elecciones al Parlamento de Montenegro, y anuncia un referéndum para la independencia de su país dentro de tres años.

21 de junio. Los Quince declaran “irreversible” la adhesión de los Balcanes durante la cumbre de Salónica (Grecia), en la que participan cinco países balcánicos.

16 de julio. Entra en prisión un comandante albanokosovar de la KLA por crímenes de guerra en 1998-1999.

22 de julio. Harri Holkeri, ex presidente de la Asamblea General de la ONU, es el nuevo administrador de la ONU en Kosovo, en sustitución de Michael Steiner.

5 de agosto. Asesinan a un policía en Kosovo, el primero desde que la región está bajo la protección de la ONU

6 de agosto. Los fiscales de La Haya acusan a los jefes de seguridad de Milosevic del asesinato del ex presidente serbio Ivan Stambolic.

19 de agosto. Acusan a un serbio del asesinato del policía kosovar.

28 de agosto. Mueren asesinados dos chicos serbios en un pequeño enclave serbio de la región albanesa de Kosovo.

9 de octubre. La mayoría albanesa del Parlamento de Kosovo bloquea el envío de una delegación a las conversaciones con Serbia-Montenegro del 14 de octubre.

14 de octubre. Fracasan las primeras conversaciones entre serbios y kosovares desde 1999, celebradas en Viena.

20 de octubre. El TPI lanza cuatro nuevas acusaciones contra generales serbios, dos de los cuales siguen en activo, por supuestas atrocidades cometidas durante la guerra en Kosovo.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull