Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Sri Lanka
El proceso de paz y la reconstrucción de Sri Lanka, a la espera de elecciones anticipadas tras la crisis constitucional
Susanna González

Las diferencias entre la presidenta de Sri Lanka, Chandrika Kumaratunga, y el primer ministro, Ranil Wickremesinghe, ya se dibujaban como el principal obstáculo para el avance del proceso de paz desde que el año pasado los Tigres de Liberación de la Patria Tamil (LTTE) y el Gobierno iniciaron las negociaciones tras acordar un alto al fuego. El 4 de noviembre de 2003, tres días después de que el LTTE (que lucha desde 1983 por el control del norte y el este del país, donde habita la mayoría de población de etnia tamil) presentase un plan de autogobierno y autonomía de esa zona de la isla, Kumaratunga expulsó a tres ministros, suspendió el Parlamento y ordenó el despliegue de tropas en lugares estratégicos del país. Según el portavoz de la presidencia, Wickremesinghe, que en ese momento se encontraba de visita oficial en Washington, había hecho “demasiadas concesiones” ante las exigencias de los Tigres, “poniendo en peligro la seguridad del país”. Sin que Kumaratunga haya conseguido formar un gobierno de unidad nacional, Sri Lanka espera que se anticipen las elecciones.

“Sin controlar los departamentos de Defensa, Interior e Información (los asumidos por la presidenta) no es posible para el primer ministro aceptar las responsabilidades del proceso de paz”. Con esta declaración de G. L. Peiris, ministro de Asuntos Constitucionales y portavoz del Gabinete, quedaban claras, el 10 de noviembre, las consecuencias de las drásticas medidas adoptadas por las presidenta. El proceso de paz con la guerrilla tamil quedaba aplazado indefinidamente; peligraba la continuidad del alto al fuego que estaba en vigor desde el 24 de diciembre de 2001 (gracias a la mediación noruega) y se ponía en duda la concesión de la ayuda internacional prometida, de unos 3.600 millones de euros, para la reconstrucción del país.

Tras permanecer paralizado durante siete meses, el proceso de paz había dado un gran paso hacia delante el 30 de octubre, cuando los tigres tamiles presentaron un proyecto de Autoridad Interina de Autogobierno para los territorios de mayoría de población tamil del norte y del noreste. El Gobierno de Wickremesinghe recibió el proyecto tamil como la base para empezar nuevas negociaciones en enero de 2004, pero el partido de Kumaratunga, Alianza Popular, lo rechazó de entrada. La presidenta, comandante suprema de la Fuerzas Armadas, depositaria de amplios poderes ejecutivos y electa en elecciones separadas a las del primer ministro, es más partidaria de la intervención armada para la resolución del conflicto. Kumaratunga opina que la política de Wickremesinghe, que alcanzó el poder tras basar su campaña electoral en las promesas de paz, ha contribuido a que la seguridad del país “se deteriore desde la firma de la tregua” y ha ayudado a que los Tigres “tripliquen sus fuerzas”. Los informes de la delegación noruega de control de proceso de paz habían alertado de que los tigres seguían reclutando a menores. La presidencia se atrevía a denunciar que habían sido 10.000 las personas captadas durante la tregua.



Negociaciones

Durante la primera semana de febrero, la representante del Gobierno en las conversaciones de paz, Milinda Moragoda, y los tigres tamiles se encontraban reunidos en Berlín (Alemania). Fue entonces cuando tres integrantes del LTTE se suicidaron en la costa de Jaffna (entre India y Sri Lanka) porque el bote en el que viajaban, cargado de armas, iba a ser abordado por oficiales noruegos de la misión de control del proceso de paz. Los rebeldes intentaban introducir las armas por la costa norte de ...

Cronología año   2003

3 de enero. El LTTE pide la desmilitarización de la península de Jaffna

17 de enero. Una delegación del FMI negocia con Sri Lsanka posibles planes de financiación a largo plazo `para la reconstrucción del país

1-7 de febrero. El LLTE y una representación del gobierno se reunen en Berlín.

9 de febrero. Los tigres hacen explotar un barco en una atentado suicida

18 de marzo. Ronda de converaciones en Hakone, una estación termal en Tokio. Noruega, mediadora en el conflicto habíahecho presión para evitar un boicot por parte de los rebeldes tamiles después de varios incidentes con la marina cingalesa.

14 de junio. La conferencia intenacional de donantes asigna 3.600 millones de dólares para la reconstrucción de Sri Lanka.

30 de octubre. Los tamiles remprenden el proceso de paz, tras meses de paralización, al presentar un plan de autonomía para el norte y el este de la isla.

4 de noviembre. Kumaratunga expulsa a tres ministros, cierra el parlamento y coloca tropas en puntos estratégicos del país alegando motivos de seguridad.

5 de noviembre. El mercado de valores cingalés cae hasta un 13 por cierto a causa de la crisi constitucional.

10 de noviembre. El ministro de asuntos constitucionales afirma que el primer ministro no puede seguir haciéndose cargo del porceso de paz a causa de las medidas adoptadas por la presidenta.

14 de noveimbre. La delegación noruega encargada de la mediación en el conflicto entre tamiles y gobierno afirma que seguirá velando por el alto al fuego pero que las negociaciones deberán posponerse hasta que se resuelva la crisis política.

15 de diciembre. Se anuncia el adelanto de las elecciones generales tras las negociaciones infructuosas entre primer ministro y presidenta.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull