Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Suecia
Suecia dice “no” al euro
Cristina Collado

suecos, a mediados de septiembre, apoyaban el euro. Del mismo modo, la oposición de derechas, principalmente los democristianos más conservadores, así como los liberales, han apoyado la propuesta de la socialdemocracia. La presión por conseguir un “sí” en el referéndum la pusieron empresas suecas de extensa influencia internacional, como es el caso de la compañía de teléfonos Ericsson o la de coches Volvo. Ambas, con sede central en Estocolmo, amenazaron con que un “no” podría provocar que se trasladaran a otra ciudad, en el caso del gigante de telefonía móvil, o les podría acarrear pérdidas económicas importantes a la compañía, como anunció Volvo. Ambos destacaron el problema que supone tener la sede y gran parte de la producción en un país que no pertenece a la moneda única. Las amenazas de estas y otras empresas, sin embargo, no se han llegado a consumar una vez que la población sueca ha dicho “no” al euro.

Los partidarios del “no” –principalmente partidos de izquierda, como los ex comunistas, y los verdes, además de los sindicatos, gran parte de los funcionarios, jóvenes y pequeños y medianos empresarios, e, incluso, cuatro miembros del Gabinete de Persson_ creen firmemente que el euro provocará un aumento descontrolado de precios –por el redondeo_, desempleo y el descenso de gasto en asistencia social, lo que ellos ven como un ataque contra la democracia y la pérdida del Estado del Bienestar. Estos argumentos se basaron, principalmente, en lo que veían que estaba sucediendo en países de la UEM, como Francia o Alemania. Suecia ha registrado unas cifras económicas mucho más saludables que las de la eurozona. Ante el miedo a perder todas estas ventajas, más de la mitad de la sociedad dijo “no” al euro.

Una de las personas que más firmemente luchó por la victoria de la moneda única europea fue la ministra de Exteriores, Anna Lindh. Lindh –casada, de 46 años y con dos hijos_ fue apuñalada en los brazos y el abdomen el 10 de septiembre del 2003 mientras estaba de compras en un centro comercial de Estocolmo. La ministra no llevaba escolta, porque le incomodaba su presencia. En Suecia este servicio sólo es de aplicación regular para la figura del rey, Carlos Gustavo XVI, y del primer ministro, Göran Persson. Los demás políticos pueden solicitar un guardaespaldas en momentos en que ven amenazada su vida, pero este no suele ser el caso, ya que en los países nórdicos los ministros se han movido siempre casi con la misma libertad que los ciudadanos de a ...

Página anterior

Cronología año   2003

27 de agosto. Ericsson amenaza con abandonar Suecia si gana el “no” en el referéndum del euro.

4 de septiembre. El 51% de los suecos se opone al euro a diez días del referéndum de adhesión, según un sondeo.

10 de septiembre. La ministra de Exteriores sueca, Anna Lindh, en estado crítico tras ser apuñalada en Estocolmo.

11 de septiembre. Muere Anna Lindh.

15 de septiembre. Los suecos dan un “no” rotundo al euro.

16 de septiembre. La policía sueca detiene a un sospechoso del asesinato de la ministra Lindh.

18 de septiembre. El único detenido por el asesinato de la ministra Lindh niega su implicación en el caso.

24 de septiembre. La policía sueca exculpa al arrestado por el asesinato de Anna Lindh.

Noviembre. Un joven serbio, Mijailo Mijailovic, confiesa haber matado a la ministra porque una voz interior le ordenó que lo hiciera.


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies