Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Cuba
El régimen de Castro ejecuta a tres disidentes que pretendían llegar a Florida en la ola de represión más dura de los últimos años
Alèxia Peláez

11 de abril de 2003. Esta fecha marca un antes y un después del último año en Cuba. Antes del 11 de abril las acusaciones y el fuego cruzado de declaraciones entre el Gobierno cubano y el de los EUA se habían sucedido con frecuencia y apuntaban un año de tensiones entre la isla del Caribe y la Administración Bush. Pero a partir de ese día las relaciones fueron más tensas, y ambos países radicalizaron sus posiciones. El 11 de abril de 2003, viernes, el régimen de Fidel Castro ejecutaba en La Habana a tres personas. Las tres habían secuestrado un ferry y habían tomado como rehenes a las cuarenta personas que viajaban en él para hacer llegar el barco a Florida. Las tres fueron silenciadas para siempre. Enrique Copello Castillo, Bárbaro Leodán Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaac fueron acusados por el régimen y condenados por delitos de terrorismo. Ante esta acusación, los tres detenidos apelaron la sentencia en el Tribunal Supremo Popular de Cuba, que la ratificó.

La comunidad internacional en pleno y la disidencia cubana manifestaron su rechazo a tales ejecuciones –que definieron como una privación de la libertad y de la vida- y tomaron medidas al respeto. Cuba perdió el apoyo de Europa; los países de la UE redujeron los intercambios bilaterales, sus visitas oficiales a la isla y su participación en actos culturales cubanos. La ONU aprobó, por 24 votos a favor, 20 en contra y 9 abstenciones una resolución moderada que pedía a Cuba que aceptara la visita de la jurista y representante de la ONU Christine Channet para valorar el cumplimiento del respeto a los derechos humanos. De entre los países que votaron a favor se encontraban los países europeos, EUA y, de latinoamericanos, México, Paraguay, Chile, Guatemala y Costa Rica. Era la primera vez en tres años que las autoridades cubanas volvían a ejecutar a alguien, después que en el año 2000 las ejecuciones hubiesen sido suspendidas. Ante un posible reinicio de la aplicación de la pena de muerte, Amnistía Internacional (AI) instó a la Administración cubana a “comprometerse públicamente a volver a suspender las ejecuciones, a conmutar todas las condenas a muerte existentes y a eliminar la pena de muerte del sistema penal cubano”. Pero la respuesta de Castro, ante todas las voces que se alzaron contra las tres ejecuciones, fue clara, contundente y justificante. Por una parte, hacía recaer las culpas de lo que había sucedido a EUA y a su “política hostil, y sacaba una conclusión de causa-consecuencia: a más presión norteamericana sobre la isla, más represión interna. Por otra parte, justificaba las ejecuciones porque eran una “medida disuasoria” para evitar una ola de emigración. Ya por último, desde el Gobierno castrista se acusaba a los países de la UE de actuar de vasallos de EUA. De España se apuntaba que era un “sargento político” al servicio de la gran potencia. Y de EUA se aseguraba –dentro del marco de la resolución aprobada por la ONU- que ejercía fuertes presiones sobre los países de América Latina y de África. En este sentido, Juan Antonio Fernández, representante de la misión cubana ante la ONU, manifestó que la resolución era “una gran maniobra, completamente desacreditada e inmoral, cuyo objetivo era inventar un pretexto para justificar el bloqueo genocida y la política de agresión que EUA lleva practicando contra Cuba durante más de 40 años”.

Esta decisión irrevocable de Castro se convirtió en el punto álgido de la represión en 2003. Esta represión ...

Cronología año   2003

6 enero. Los disidentes llaman a boicotear las próximas elecciones en Cuba el día 19 de enero, donde los cubanos elegirán el Parlamento que confirmará a Fidel Castro

18 enero. Cuba acusa a EEUU de estimular el terrorismo contra la isla

19 enero. Elecciones generales donde más de 8 millones de personas están convocadas para elegir a 609 diputados a la Asamblea Nacional y a 1.119 delegados a las 14 Asambleas Provinciales en unos comicios en que el Gobierno llama a votar y la oposición a abstenerse, votar en blanco o dañar la papeleta

21 enero. Disidentes denuncian fraude en los comicios, en contraste con las cifras oficiales. Oficialmente votó un 97,81% (8,1millones de personas). Sin embargo, reportes independientes hablan de un 20% de votantes desmarcados de la consigna oficial del voto unido

20 marzo. Detenidos decenas de disidentes “por actos de traición”. El régimen los acusa de conspirar con diplomáticos de EEUU

23 de marzo. El Gobierno mantiene detenidos a 78 opositores pese a las protestas internacionales

1 de abril. Los disidentes piden ayuda urgentemente a la UE

2 de abril. Más de medio centenar de escritores, artistas y políticos denuncian en una carta a Castro la represión por delitos de opinión en el país

3 de abril. Los disidentes acuden a juicio sin ver a su abogado. Los 78 encarcelados serán sometidos a juicios sumarísimos, acusados de cometer delitos “contra la seguridad del Estado” y se enfrentarán a duras penas de cárcel

6 de abril. Cuba vincula la represión interna a la “política hostil” de EEUU

7 de abril. Condenado a 20 años de cárcel el poeta y periodista Raúl Rivero por “actividades subversivas encaminadas a afectar la independencia e integridad territorial de Cuba”. Las sentencias para cerca de 40 disidentes giran entorno a los 10 y los 27 años de cárcel. En consecuencia, la oposición cubana anuncia que seguirá con su labor opositora, pese a las severas condenas de cárcel

11 de abril. Ejecutadas en Cuba 3 personas por el secuestro de un ferry que pretendía llegar a Florida con 40 personas a bordo. Se desatan reacciones en todas partes del mundo. Desde EEUU y desde España se condenan las muertes y la vulneración de los derechos fundamentales en la isla

14 de abril. Cuba insiste en que el Gobierno de Bush es un peligro del que debe defenderse. Intelectuales y artistas acusan a EEUU de promover un neofascismo mundial. Sin embargo, disidentes y diplomáticos en La Habana insisten en que EEUU es una simple excusa para “justificar la represión” y las tres últimas ejecuciones

17 de abril. Aprobada con 24 votos a favor, 20 en contra y 9 abstenciones una resolución moderada de la ONU que no hace ninguna referencia a la reciente ola de represión contra los disidentes y que insta al régimen a recibir a la emisaria del Alto Comisionado, Christine Channet. Mientras, la oposición denuncia a Castro por “despreciar a la comunidad internacional”. El Gobierno de la isla tacha a la UE de “servilismo” a los EEUU y a España de “sargento político” de EEUU. A EEUU los acusa de ejercer “colosales presiones” sobre países de América Latina y África para lograr la condena de Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU

18 de abril. Frente a las diferentes acusaciones Cuba justifica las ejecuciones como “medida disuasoria” para evitar una ola de emigración.

20 de abril. Cuba considera la posibilidad de retirar su solicitud de ingreso al acuerdo de Cotonú entre la UE y el grupo de países ACP (África, Caribe, Pacífico) que concede sustanciales ventajas económicas a sus signatarios

25 de abril. Cuba pierde apoyo de Europa y de un lobby de EEUU tras las ejecuciones. Varios países de la UE reducen sus intercambios bilaterales como represalia. Los 15 limitan sus visitas oficiales a la isla, su participación en actos culturales cubanos y tienden la mano a los disidentes

26 de abril. Castro dispersa por toda la isla a los presos políticos cubanos, como “castigo adicional”

30 de abril. La Comisión Europea archiva la petición de Cuba de entrar en el acuerdo de Cotonú..

17 de mayo. cadena perpetua para 5 personas que intentaron secuestrar un avión

5 de junio. UE pide a Cuba mediante una carta abierta a la comunidad internacional la inmediata libertad para los disidentes encarcelados

8 de junio. En respuesta a la carta, Castro arremete contra la UE por las sanciones impuestas a la isla y culpa a Aznar de quien dice que “está obsesionado con el castigo a Cuba”

14 de julio. 3 personas mueren al intentar secuestrar un barco en la isla. En el accidente un niño resultó herido al recibir un tiro en la cabeza

17 de julio. EEUU intercepta cerca de Florida un barco secuestrado en Cuba. Los guardacostas trasladan a los 15 ocupantes a una patrulla en aguas internacionales. Secuestro de dos barcos en 24 horas.

21 de septiembre. Líderes de Washington visitan Cuba pese a la condena de los disidentes. Cada vez son más los políticos y los empresarios de EEUU que desembarcan en La Habana para recuperar el terreno, aprovechando las grietas del embargo.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull