Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Guatemala
La candidatura presidencial de Ríos Montt marca la vida política de Guatemala en una de las elecciones más violentas de la historia del país
Alèxia Peláez

“Ojalá que esto sea el final de la crisis del genocidio en Guatemala y que consigamos empezar a construir un país libre y democrático donde se pueda hablar de cultura, del valor de nuestra identidad, de nuestros progresos y de las perspectivas que espera nuestra población para el futuro”. Con estas palabras, Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz en el año 1992, manifestaba el sentir de todo un pueblo ante la celebración de las elecciones el 9 de noviembre; unas elecciones que organismos internacionales definieron como una de las más violentas de la historia de Guatemala; unas elecciones llenas de polémica, de violencia, de irregularidades, de miedo, en definitiva, al posible retorno a la presidencia del ex dictador Efraín Ríos Montt (del Frente Republicano Guatemalteco, FRG), que había presidido el país desde marzo de 1982 a agosto de 1983 dejando un rastro de muerte con 16.000 personas asesinadas.

Ríos Montt ocupaba en el año 2003 el cargo de presidente del Congreso, es decir, que aunque ya no presidía el país, seguía teniendo un cargo de importancia y un elevado poder en Guatemala. Para incrementar este poder Montt presentó su candidatura a presidente de la República en las elecciones de noviembre. La candidatura no obtuvo los votos necesarios para pasar a una segunda vuelta y Ríos Montt salió derrotado. Por delante quedaron Óscar Berger, del partido GANA (Gran Alianza Nacional) y Álvaro Colom, de UNE (Unidad Nacional de la Esperanza). Sin embargo, Montt continúa jugando un papel imprescindible en el entramado político del país, tal y como lo demuestran unas declaraciones suyas hechas antes de saberse el resultado de las elecciones: “si no ganamos, daremos nuestro voto al segundo. Negociaremos con el más débil, que será quien más nos necesite”.

Veinticuatro horas antes de las elecciones se temía un ataque de los ex paramilitares del PAC (Patrullas de Autodefensa Civil), cosa que hizo encender la alarma en las instituciones nacionales, organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales. Los ex paramilitares utilizaron la campaña electoral para ejercer presión sobre el Gobierno, del FRG, para que el partido de Alfonso Portillo cumpliera con el pago a unos 600 ex paramilitares por los servicios prestados durante la guerra civil de 1960 a 1996, en lo que se conoce como el conflicto más largo de América Latina, que dejó unas 200.000 víctimas. Ante este temor y ante la posibilidad de un fraude electoral, marcado por los problemas con el empadronamiento y las presiones recibidas por la población, más de 4.000 observadores nacionales y extranjeros se desplegaron por la zona. La Procaduría de los Derechos Humanos (PDH) puso en duda el proceso electoral y dos días antes realizó inspecciones en “lugares estratégicos”. Visitó, entre otros, la Dirección General de Transportes y la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) para comprobar que el servicio de transportes y el subministro de energía estaban garantizados –ante los rumores que apuntaban lo contrario- y acudió también al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para verificar que las papeletas estaban empaquetadas. Por su parte, Amnistía Internacional (AI) e Intermón Oxfam denunciaron, por separado, la dificultad para conseguir celebrar unas elecciones democráticas. “Las numerosas irregularidades jurídicas y el clima de violencia política –que causó 27 muertes vinculadas a les elecciones, ...

Cronología año   2003

8 de enero. Visita del ministro de economía a EEUU para formalizar la fase inicial del TLC (Tratado de Libre Comercio).

21 de enero. UE exige una reducción y una modernización del ejército.

31 de enero. Guatemala entra, junto a Haití y Myanmar, a formar parte de la lista negra de los países que no cooperan contra el narcotráfico. Los intereses nacionales de EEUU en el país evitan que la medida se acompañe de sanciones económicas.

3 de marzo. Más de 20.000 personas de 120 organizaciones de campesinos, indígenas, sindicalistas y estudiantes, se manifiestan frente al Congreso y piden respuestas al Gobierno sobre la situación de la vivienda, la agricultura y la escuela.

1 de mayo. Más de 25.000 trabajadores piden al Gobierno respeto por sus derechos.

13 de mayo. Jornada en el Grupo de Diálogo (GD): representantes de la comunidad internacional y de grupos civiles señalaron la desaceleración del proceso de paz, el deterioro de los derechos humanos y la seguridad pública, así como los escasos avances en materia legislativa. El compromiso del GD –formado por Noruega, Canadá, EEUU, Suecia, España, Alemania, Holanda y Japón, así como el Banco Interamericano (BID) de Desarrollo y la Misión de la ONU en Guatemala- fue acelerar la implementación de los acuerdos de paz. Contrariamente, el presidente destaca los avances del Gobierno. La reunión finaliza con la exhortativa de la comunidad internacional a impulsar un diálogo nacional.

17 de mayo. Fin de la cuarta ronda de negociación sobre el TLC sin acuerdo. Los resultados del GD y la ronda del TLC reflejan la falta de consenso en la visión de la nación. En la ronda del TLC hubo discrepancias entre el presidente de Guatemala y los empresarios, lo que provocó tensión con otros países de Centroamérica.

24 de mayo. Ríos Montt proclamado candidato a las elecciones, previstas para el 9 de noviembre, por el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), el partido gobernante.

13 de junio. El jefe negociador de Guatemala confirma que el país mantendrá inamovible su posición –la apertura total al libre comercio que les permitiría “optar a productos más baratos y tener mejores oportunidades”- durante las siguientes rondas del TLC pese a los reclamos del resto de Centroamérica.

5 de julio. Corte Suprema de Justicia declara que Montt no puede ser, por 6 agravios en su contra como violación del derecho de igualdad, candidato presidencial. Sin embargo la Corte Constitucional (CC) tiene que aprobar la candidatura eferregista (diversos sectores democráticos sospechan que existe una confabulación política para beneficiar al actual presidente del Congreso).

15 de julio. CC permite al ex golpista su candidatura presidencial.

17 de julio. Guatemala acoge a los presidentes de Centroamérica para intentar salvar las negociaciones del TLC y promete flexibilizar su posición.

24 de julio. “Jueves Negro”. Eferregistas encapuchados intimidan a la ciudadanía con machetes y provocan destrozos ante la indiferencia de la policía.

4 de agosto. Más de 50 organizaciones firman el Manifiesto por la Democracia, un frente para garantizar limpieza en las elecciones. Entre los firmantes, Rigoberta Menchú.

29 de septiembre. Grupo del Diálogo dijo que el proyecto de presupuestos presentado por el Gobierno para el 2004 es incongruente con las recomendaciones de la comunidad internacional. Asimismo manifestó que el objetivo de conseguir la paz se está olvidando.

9 de noviembre. Ríos Montt queda fuera de la cursa electoral porque su candidatura no obtiene los votos necesarios para pasar a una segunda vuelta. Óscar Berger del partido GANA (Gran Alianza Nacional) y Álvaro Colom de UNE (Unidad Nacional de la Esperanza) serán los dos candidatos que se presentaran en las elecciones de diciembre.

29 de diciembre. Óscar Berger gana las elecciones.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull